documentando.la.historia

Hallados 233 migrantes centroamericanos en un tráiler abandonado al sur de México

El País

16/02/21

Hallados 233 migrantes centroamericanos en un tráiler abandonado al sur de México

SSP Veracruz

La Secretaría de Seguridad Pública del Estado de Veracruz ha hallado este lunes a 233 migrantes centroamericanos hacinados en un camión abandonado en una autovía entre Veracruz y Tabasco, al sur de México. Los viajeros, procedentes de Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua y Belice llevaban al menos 12 horas dentro de un tráiler inmovilizado en una carretera del municipio de Las Choapas, a unos 300 kilómetros de la frontera entre México y Guatemala. Algunos de los migrantes, que utilizan estas vías para atravesar México y llegar a Estados Unidos, presentaban signos de deshidratación y fueron puestos a disposición del Instituto Nacional de Migración (INM).

Las autoridades han informado de que el Operativo Interestatal Veracruz-Tabasco, que opera a lo largo de los límites de ambos Estados para combatir la delincuencia, ha interceptado uno de los últimos intentos masivos de trata de personas desde la frontera sur. La Secretaría de Seguridad Pública (SSP), a través de la Policía Estatal, ha detectado un tráiler abandonado en la autopista Raudales-Ocozocoautla, cerca de la frontera de Chiapas. Al inspeccionarlo, ha encontrado a 191 personas de origen guatemalteco, 11 salvadoreños, 19 hondureños, 11 nicaragüenses y un beliceño.

Algunos de los migrantes presentaban cuadros de deshidratación tras 12 horas encerrados en un contenedor sin ventilación, según ha informado Javier Contreras, portavoz de la SSP de Veracruz. El grupo recibió atención médica antes de ser trasladados al INM para determinar su situación en el país.

Chiapas, Estado limítrofe con Guatemala, es el territorio por el que pasan las rutas migrantes desde Centroamérica rumbo a Estados Unidos. El viaje, motivado por la pobreza y la violencia, está minado de obstáculos y peligros para los indocumentados. La proliferación de las caravanas migrantes y las mafias que cobran por proporcionar los medios de transporte son un reflejo de la demanda de formas de cruzar la frontera. Hace tres semanas, el Ejército mexicano encontró en un vehículo el cuerpo de 19 migrantes calcinados en Tamaulipas, al norte del país. Algunos aún llevaban puesta ropa camuflaje tipo militar y chalecos antibalas. Días más tarde se confirmaba la principal sospecha: eran migrantes guatemaltecos y salvadoreños, las últimas víctimas de los grupos criminales que trafican con los viajeros y atacan los vehículos de bandas enemigas.

Hace dos días, la Guardia Nacional interceptó un camión con 103 migrantes centroamericanos en una carretera de Nuevo León, muy cerca de la frontera con Estados Unidos. La copiloto, una mujer sin documentación, llamó la atención de las autoridades y delató al resto del grupo. “Al momento de acercarse a la caja se escucharon diversos golpes, por lo que solicitaron al conductor una inspección. Al abrir las puertas se percataron que trasladaban a 103 ciudadanos centroamericanos, quienes no contaban con la documentación que confirmara la legal estancia en el país”, aseguró el cuerpo de seguridad en un comunicado. A finales de enero, fueron hallados otros 128 migrantes en un camión que circulaba por una carretera en Veracruz.