¡La Corte dijo que sí!


La sede de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, ubicada en el hermano país de Costa Rica, fue el escenario de la histórica pronunciación a favor de la legalización del matrimonio entre parejas del mismo sexo. La Corte, organismo judicial de la Organización de Estados Americanos (OEA) expresó a sus Estados miembros lo siguiente: “Deberán reconocer y garantizar todos los derechos que se derivan de un vinculo familiar entre personas del mismo sexo, incluyendo el matrimonio”.

La Comunidad LGBTIQ de Costa Rica celebró la histórica decisión de la CorteIDH / Tomada de internet

Como era de esperarse, y, aunque la Corte está sirviendo de ejemplo para todos los países firmantes, su opinión no obliga a los miembros de dicho organismo, en cuya legislación es ilegal la unión civil entre parejas del mismo sexo, a que cambien sus leyes a favor sobre este tema de forma inmediato, sin embargo, ahora existe un precedente legal a nivel internacional para exigir el cumplimiento de esos derechos.

Naturalmente encontramos opiniones divididas sobre ésta decisión. Los que están en contra alegan que sería catastrófico e inapropiado alterar la concepción de familia tradicional que todos conocemos, Jesús, María y José. Por otra parte está un grupo de personas que exige el respeto a los derechos sin que tengan influencia sobre los mismos las preferencias sexuales.

De los países latinoamericanos adscritos a la Corte, el matrimonio entre las personas del mismo sexo es legal en:

• Argentina (desde 2010)

• Brasil (desde 2013)

• Colombia (desde 2016)

• Uruguay (desde 2013)

• México (solamente en algunos estados de la nación)

• Chile (solamente parejas de hecho - actualmente cuenta con trámite inicial)

• Ecuador (solamente parejas de hecho - desde 2009)

Mientras que de los países latinoamericanos miembros de la Corte, el matrimonio como tal y/o unión civil son ilegales en:

• Bolivia

• Costa Rica

• El Salvador

• Guatemala

• Honduras

• Nicaragua

• Panamá

• Paraguay

• Perú

• República Dominicana (desde 2014 no es miembro)

• Venezuela (desde 2012 no es miembro)

Cientos de activistas han luchado por sus derechos durante casi toda su vida / Tomada de internet

Como todos sabemos, la lucha por el reconocimiento de los derechos de las personas homosexuales, lesbianas, transgénero, transexuales y otras y otros lleva mucho tiempo siendo noticia y es una batalla diaria. Hemos visto desde marchas pacificas en las que no solo han sido participes los miembros de la comunidad LGBTIQ sino también sus familias, amistades, colegas, empresa privada y hasta instituciones y medios, hasta protestas que se han tornado ofensivas para la iglesia católica, pues se han utilizado de forma inadecuada imágenes de veneración y lamentablemente éstas últimas han terminado en violencia. Entonces debemos preguntarnos:

¿Por qué ahora la Corte ha decidido pronunciarse al respecto?

Según la BBC Mundo y medios de comunicación de nuestro vecino país del sur, esto se dio en respuesta a una solicitud realizada por el Gobierno de Costa Rica. El país Centroamericano pidió a la Corte su opinión sobre si tenia la obligación de extender los derechos sobre la propiedad para las parejas del mismo sexo y el Tribunal estimó que "sí". Otra de las interrogantes que se presentaron fue que si las autoridades de ese país debían permitir que las personas transgénero cambien el nombre de su documento de identidad y el Tribunal también dio una respuesta positiva alegando que "las personas deben ser llamadas y llamados con el nombre por el cual se identifican y no por el cual se les ha obligado a utilizar en la oscuridad de quienes no son".

De esta manera la Corte Interamericana de Derechos Humanos ha sacudido la mecánica legislativa de los países en los que la unión de personas del mismo sexo es ilegal, marcando la pauta para que de una vez por todas escuchen las exigencias de un sector de la población que por mucho tiempo ha carecido de participación.

En Nicaragua

BBC Mundo, Argo, Hanapin Marketing, CNN y otros medios y empresas celebraron el fallo / Tomada de BBC Mundo

Nuestra Constitución Política, en su artículo número 4, declara el compromiso del Estado de promover y garantizar los avances de carácter social y político para asegurar el bien común; asimismo el desarrollo humano de todos y cada uno de los nicaragüenses, protegiéndolos contra toda forma de explotación, discriminación y exclusión. De igual manera el artículo número 5 de nuestra Carta Magna textualmente dice: “Nicaragua se adhiere a los principios que conforman el Derecho Internacional Americano reconocido y ratificado soberanamente".

La decisión de la Corte no obliga a ninguno de sus países miembros a aprobar el matrimonio y/o unión civil entre personas del mismo sexo debido a que esto es más una solicitud apegada a la conciencia en derechos humanos. Nicaragua, como Estado perteneciente, no está obligado a aprobar o en este caso consolidar legalmente dicha solicitud pero si está obligado, como país, a poner dicho tema en discusión. Además, como ya se ha mencionado, el Estado tiene el compromiso, o más bien el DEBER, de asegurar el bien, desarrollo y felicidad de todas y todos, sin importantes rasgos, preferencias sexuales o identidad. Nuestra República lleva décadas de retraso en temas tan importantes como este y la decisión de la Corte debe ser un pequeño empujón positivo.

Sin ánimos de entrar en polémica, puesto que mi opinión es respetuosa y apegada a una realidad social y no a una inclinación religiosa y moral, pues a final de cuentas quienes somos para juzgar a los demás, mi posición frente a la respuesta de la Corte es la siguiente: Aplaudo el desarrollo, fomento el respeto y me encanta la felicidad.

Para mí, lo ideal sería que toda persona gozara de participación activa como miembro de la sociedad, pudiendo tener las mismas oportunidades de crecimiento sin ser excluidos por ninguna razón. Debemos ser consientes de que vivimos en un mundo donde la pluralidad es un ingrediente base y que al encerrarnos en tradicionalismos discriminatorios nos privamos del desarrollo.

Ana Helena Chacón, vicepresidenta de Costa Rica, celebró en bar gay el apoyo de CorteIDH / Tomada de BBC Mundo

Analicemos y dejemos vivir

Sabias palabras las del político mexicano Benito Juárez que expresaba: “Entre los individuos, como entre las naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz”. ¡No hay más mis queridos amigos! Todas y todos venimos a este mundo con una cuota de libertad para hacer de nuestras vidas lo mejor posible. ¿Qué quiero decir con esto? Pueda que usted considere incorrecto que dos personas del mismo sexo se unan en matrimonio ya sea porque así lo educaron o simplemente no es agradable a sus ojos y está en todo su derecho ya que eso es libertad de pensamiento, pero no debe sobrepasar los limites. Usted no tiene derecho alguno de insultar, discriminar o menospreciar a alguien solo porque decidió ser y vivir de una manera distinta a la suya; en tanto no violenten sus derechos ni las reglas del buen comportamiento que todo individuo en sociedad debe acatar, es necesario que recuerde que la sexualidad es parte de la vida privada de las personas.

Mi favorito de todos los tiempos, Don Mario Moreno, mejor conocido como “Cantinflas”, decía: “La primera obligación del ser humano es ser feliz, la segunda es hacer feliz a los demás”. La vida es solo una pero es tan corta e incierta y nadie nos garantiza el tiempo. De un momento a otro ya no estamos. Y, ¿si en lugar de discriminar nos preocupamos por ser felices nosotros? Debemos evaluar nuestro comportamiento y dejar de atacarnos, de creernos más o y mejores que los otros, y, sobretodo, dejar de creernos Dios y para los que no creen en él, dejemos de sentirnos dueños de la verdad.

Nicaragua y todos los países cuya legislación a la fecha contempla el matrimonio homosexual y demás derechos de la comunidad LGBTIQ como ilegales, deben analizar que es momento de cambiar. “Pasito a pasito”, porque un cambio trascendental como este involucra la educación que recibimos en casa, el conocimiento que nos transmiten en las escuelas y por supuesto el trato que recibimos en las calles.

Me siento contenta por todos mis amigos homosexuales y por los heterosexuales también. Me alegra y entusiasma mucho que en un futuro no muy lejano tengan la oportunidad de casarse con quien quieran y ser felices. La lucha continua y ahora mas que nunca hay que perseverar pues abrir mentes adultas y educar niños al respecto no será tan fácil. Amigos míos, la tarea es de todas y todos. En nuestras manos está hacer de este un mundo mejor, en donde todos gocemos del placer de vivir. ¡Seamos cuidadosos y tomemos este tema con la responsabilidad y el respeto que merece!

El diario El País y el Gobierno de Costa Rica celebraron la decisión en favor de la Comunidad LGBTIQ


Coyuntura

"La sociedad tiene derecho a la memoria; el periodismo: el deber de recordar"

¿QUIÉNES SOMOS? • CONTACTO • APÓYANOS PUBLICIDAD • SUSCRIPCIÓN •  POLÍTICA DE PRIVACIDAD • AVISO LEGAL

© 2020 Coyuntura - Todos los derechos reservados - Diseño y Desarrollo Web por Alcahuete Studio.