El regreso de la noche oscura: 12 años más de Ortega en el poder


El 10 de enero de 2007, mientras caminaba por las calles de mi pueblo, Sébaco, el ambiente era indescifrable; el día estaba empañado por una especie de nostalgia e incertidumbre por lo que estaba sucediendo en el país. Los simpatizantes de Daniel Ortega abandonaron la ciudad para ir a celebrar la "investidura" de su caudillo en una especie de 19 de julio en Managua, para el resto del país significaba el regreso de "la noche oscura" tal y como lo llamó el Papa Juan Pablo II en su segunda visita a Nicaragua el 7 de febrero de 1996.

El caudillo del FSLN asumió por segunda vez el poder el 10 de enero del 2007, Daniel Ortega pasó a la historia como la persona que más tiempo ha estado en el poder. Fotografía de La Prensa.

Luego del sufrimiento que la tiranía sandinista causó en los 80´s, era impredecible su regreso al poder, y solo fue posible gracias al pacto que hizo Daniel Ortega con sus "adversarios" mientras gobernó 16 años desde abajo.

Nunca fue una victoria y eso siempre hay que tenerlo en cuenta. Aunque los números no son confiables, debido a que el Consejo Supremo Electoral (CSE) en el 2006 ya estaba parcializado, Ortega obtuvo el más grande rechazo en la época democráica del país: el 62% de los electores votaron en su contra, sin incluir el casi 10% de los votos que hasta la fecha sigue sin contarse.

El nefasto mensaje de “reconciliación”

¿Por qué Ortega utilizó términos cómo “paz” y “reconciliación”? ¿Acaso tenía una deuda pendiente o una enemistad con la nación? ¿Apostaba a la memoria corta de quienes en poco tiempo olvidaron la desgracia que él había causado? Vestirse de camisa blanca no era suficiente. Las manos de Ortega siempre estuvieron manchadas con sangre. Solo una memoria corta no es capaz de recordar la forma en que Ortega y el Frente Sandinista dejaron el país en 1990, totalmente en cenizas y escombros, con un río de sangre de decenas de miles de muertos. La música hippie, los colores fucsias y los mensajes románticos solo eran caramelo envenenado para que algunos de memoria corta o ignorantes de la historia cayeran en la trampa.

Piñata, violación e impunidad

Zoilamérica Murillo acusó a su padrastro Daniel Ortega por abuso sexual en el año 1998. Foto/Cortesía.

Pocos recordarán que Daniel Ortega adquirió la residencia en El Carmen, donde actualmente vive, a través de “La Piñata” -confiscaciones ejecutadas por los sandinistas en la década de los 80-. Dicha residencia pertenecía a quien en el 2006 fue su fórmula en la vicepresidencia, Jaime Morales Carazo (ex asesor de La Contra). En esa misma casa Daniel Ortega violó desde los 11 años a su hijastra Zoilamérica Murillo; el relato completo de dicha violación está plasmado en el libro Sables y Utopías del Nobel Mario Vargas Llosa. La justicia le fue rotundamente negada a Zoilamérica; su madre le dio la espalda a costo del poder que ejercía y se convirtió en la primera exiliada expulsada junto a su esposo e hijos en agosto de 2016.

Funerales de la democracia

Desde el 11 de enero de 2007, un día después de la

"boda negra", Ortega fue consumando sus propósitos. Trasladó el despacho de la Presidencia a la casa que “piñateó” en El Carmen dando a entender que manejaría el país como si fuera finca. Luego de ello, poco a poco se fue dando el desmantelamiento total y descarado de las instituciones del Estado, y el debilitamiento de la Constitución del país. No tenía oposición, solo una manada de borregos con corbatas que tenían precio y fueron de gran ayuda para que Ortega cumpliera sus planes.

Todas sus acciones advertían que sus intenciones nunca fueron buenas. Poco a poco se fue convirtiendo en la persona más adinerada del país, junto a su familia y aliados, acumulando todo el poder posible y juntando o comprando adeptos.

Los días fueron oscureciendo

Dejamos pasar el hecho de que no se contara un 10% de los votos en las elecciones del 2006, y quien sabe que más pasó allá arriba. Ortega asumió el poder, bajo tela de duda, y algunos simplemente callamos o esperábamos que alguien más hiciera algo al respecto, lo que llegó a convertirse en una costumbre.

El 9 de noviembre de 2008, el 6 de noviembre de 2011 y el 4 de noviembre de 2012 se registraron los fraudes electorales más descarados en la historia del país. Todo quedó evidenciado de una y mil maneras. Funerales continuos de la democracia, sin que nadie hiciera nada, incluso con el aval de la Organización de Estados Americanos (OEA), sin embargo ocurrió lo contrario con el informe de la Misión de Observación de la Unión Europea dirigida por el señor Dante Caputo quien advirtió de los agravios y logró demostrar el dantesco irrespeto a la voluntad popular de los votantes.

Las elecciones de 2016 y de 2017 solo fueron como un requisito más para ellos seguir acomodando los números a su conveniencia y descaro.

Los funerales de la democracia no solo fueron simbólicos sino también literales debido a que en cada elección hubo asesinatos y ejecuciones extrajudiciales dirigidas por el Frente Sandinista; dichos casos han quedado en la impunidad.

Cada 10 de enero se conmemora un aniversario más del asesinato del mártir de las libertades públicas Pedro Joaquín Chamorro; de no ser por ello sería el día más oscuro de cada año el cual nos recuerda la permanencia en el poder de un sujeto que tiene secuestrado a nuestro país.

“No hay resurrección sin crucifixión”

Marcha de las flores, Managua. Fotografía de Coyuntura.

Hemos pagado un costo muy alto al permitir que Ortega destruyera la poca democracia que teníamos y desmantelara por completo la institucionalidad en el país. Dicho precio iba incrementando a medida que esperábamos que alguien más hiciera algo al respecto o por cada sujeto que renunciaba a su ciudadanía para convertirse en un indiferente más.

Demás está decir que no todo está perdido. Mi esperanzada madre siempre suele decir que “no hay resurrección sin crucifixión”, y la sangre de cada héroe de abril, mayo, junio, julio y demás son nuestro compromiso de preservar las libertades y la democracia una vez que las hayamos conquistado.


¡Ayúdanos a seguir en línea!
Coyuntura

"La sociedad tiene derecho a la memoria; el periodismo: el deber de recordar"

D_edited_edited.png

¿QUIÉNES SOMOS? • CONTACTO • APÓYANOS PUBLICIDAD • SUSCRIPCIÓN •  POLÍTICA DE PRIVACIDAD • AVISO LEGAL

 

direccion@coyuntura.co | www.coyuntura.co

© 2020 Coyuntura - Todos los derechos reservados - Diseño y Desarrollo Web por Alcahuete Studio.