• Juan Daniel Treminio

George Henríquez: "El miedo está en que no acepten mi candidatura"

El 17 de enero de este año, George Henríquez Cayasso, activista de derechos humanos y miembro del partido político regional Yapti Tasba Masraka Nanih Aslatakanka (YATAMA -Hijos de la Madre Tierra-), anunciaba por medio de su cuenta personal en Facebook sus aspiraciones a la Presidencia de Nicaragua, un acontecimiento que, según él, nadie esperaba. Henríquez, de 35 años de edad, cuenta con una Maestría en Género, Etnicidad y Ciudadanías Interculturales, sin embargo, pretende manejar su perfil político de una forma "muy particular".


En esta entrevista a profundidad, que da apertura a una nueva temporada de esta sección de Coyuntura, el joven y líder afrodescendiente, quien es respaldado por YATAMA como su precandidato presidencial, profundiza en los detalles relacionados a su precandidatura, las razones de su aspiración, el avance de su campaña y el ABC de su propuesta política, misma que pretende impulsar "una revolución".


Fotografía de Divergentes por Miguel Andrés
Fotografía de Divergentes por Miguel Andrés

¿Cómo, cuándo y por qué diste a conocer tus intenciones a la Presidencia?


"El 17 de enero del 2021 manifesté mi intención de postularme a la candidatura presidencial. Fue un domingo en la mañana. Me levanté a darle seguimiento a las precandidaturas, que hasta ese momento se estaban lanzando, y tomé en cuenta que durante todos estos años ninguno de los candidatos mencionaba las agendas de las demandas insatisfechas de las Costa, por lo tanto, decidí lanzar mi postulación a través de una publicación en Facebook".


¿Cómo fue recibida tu postulación?


"Sorprendió a mucha gente, porque es un tema del cual yo nunca había hablado con nadie; no lo había mencionado en mis planes políticos. Sorprendió. En las siguientes 24 horas me llamaron alrededor de doce periodistas a nivel nacional para entrevistarme sobre el tema. Lo interesante es que los medios me tomaron en serio; los medios y la clase política tomaron muy en serio mi postulación. Pero, hay un sector político y económico que no lo tomó en serio porque yo no cumplía con los estereotipos tradicionales de cómo se debería de ver un candidato presidencial. Los prejuicios raciales y los estereotipos permitieron que mucha gente manifestara epítetos raciales y discriminatorios en contra mía.


Yo tampoco estuve en los medios de comunicación, en los últimos tres años, de la misma forma en la que estaban algunos personajes y chavalos. Otros pensaron que lo hice solamente para farandulear".


Pero, tu discurso del 25 de febrero de 2020, durante la conformación de la Coalición Nacional, fue uno de los más aplaudidos en el auditorio. ¿Ese discurso cuenta como un precedente para tu campaña?


"Cuando yo hablo, en mis declaraciones o discursos, trato de alguna manera que el significado no sea personal, sino colectivo, sobre todo para los pueblos indígenas y afrodescendientes, y para toda la Costa. Cuando yo hablo, trato de manifestar ese sentimiento de la población que no tiene ese espacio. El discurso de ese día fue una manifestación de la gente de la Costa".


¿Por qué es difícil que la ciudadanía de la Costa tenga el espacio que reclama?


"A la Costa se le ve como ese lugar que tiene un hueso con mucha carne. Se ha vendido a la Costa como un lugar de baile, danza y deporte. Los líderes políticos que han salido de la Costa no han posicionado a la Costa como lo que es; lo hacen nada más como miembros o representantes de un partido político, lo que dificulta que las personas como yo, quienes rompemos el estereotipo nacional, tengamos una voz en los espacios públicos".


Para romper el estereotipo nacional, ¿tuviste que hacerlo en lo local?


"En lo local ha sido difícil, independientemente de que seamos Regiones Autónomas. Hay muchos municipios en donde predomina el mestizo, entonces, cuando se abordan temas de derechos humanos como la demarcación, saneamiento, autonomía, educación intercultural bilingüe, entre otros, sienten que estas son posiciones racistas, discriminatorias o radicales. La mitad de mi vida la he dedicado a trabajar derechos humanos, y a nivel local he tenido dificultad para posicionar estos temas. Con solo el hecho de abordarlos es motivo de incomodidad para mucha gente".


¿Quiénes apoyan tu candidatura?


"Tenemos una base comunitaria muy fuerte que apoya nuestras voces y nuestras demandas. Si yo no tuviese una base comunitaria, que establece estas demandas, no me metiera a esta contienda ni alzara mi voz. Estoy parado en una base comunitaria muy fuerte".


¿Qué le hace falta a tu proyecto para llegar a más personas?


"Más exposición ante los medios de comunicación. Si la gente no me ve, me lee o escucha, difícilmente se va a dar cuenta de este proyecto, y a mí se me ha dificultado el acceso a los medios".


"I Am Revolution" es el título de tu usuario en Twitter. ¿Será esa tu leyenda?


"Ese nombre lo puse desde antes de esta coyuntura, porque pienso que cada persona tiene la capacidad de cambiar o transformar algún tema a través de una revolución. La revolución de la que yo hablo no es una revolución de izquierda, ni de derecha; es una revolución que cambia paradigmas y estereotipos. Yo soy una revolución desde el espacio en el que esté".


"En mi perfil no quiero mencionar a mi pareja o a mis hijos, para protegerlos de los ataques de cualquier tipo. Lo que quiero resaltar en mi perfil es que soy alguien de a pie y de la calle, de buena formación académica. Pero mi mejor formación ha sido con la gente de la calle y es por la gente que lucho, y de quien tengo el apoyo. Tengo una Licenciatura y una Maestría, pero no quiero que mi perfil gire en torno a eso. El tener una Maestría o Doctorado no garantiza que vas a ser un buen líder. Esas no son garantías de desarrollo ni de honradez. Los valores deben de ponerse a prueba, y los míos han sido puestos a prueba"

¿Hasta dónde pretendes llegar?


"Yo voy a llegar hasta donde mi capacidad física, emocional y psicológica me lo permitan, sea la silla presidencial, la Vicepresidencia o cualquier cargo público en el que pueda servir al país. Con tal de que mi voz pueda generar cambios, yo no necesito un cargo público para ejercer dichos cambios".


¿Quiere decir que tus intenciones van más allá de llegar a la Presidencia?


"Nuestra lucha no es una lucha por el poder, ni una lucha de ideologías; es una lucha de supervivencia. Es una lucha por el medio ambiente. No es una lucha político-partidaria. Va mucho más allá de una situación coyuntural o un partido político".


¿Qué tanto peso tiene la juventud en tu agenda?


"La juventud representa la mayoría de la población. Somos más del sesenta porciento, y fue la juventud quien empezó el proceso de cambio en abril. Al ver que ningún joven está liderando este proceso, yo lanzo mi candidatura y asumo ese reto, y el riesgo. Así como creímos entre nosotros y nos apoyamos en la lucha, yo espero que los jóvenes me puedan brindar su apoyo".


¿De qué forma te pueden apoyar los jóvenes?


"Maximizando la propuesta en sus espacios y redes sociales; no caer en la provocación de comentar o promover discursos de odio; abstenerse a debatir con troles, porque desvincula las propuestas políticas que quiero traer a la palestra pública; y no centrar la discusión racial. Una forma de apoyo es compartiendo la información y la agenda que estoy presentando. Es más fácil que un joven le llegue a otro joven de manera propositiva".


El calendario avanza y el panorama es totalmente incierto. ¿Cómo vas a jugar en este escenario?


"En la Coalición se van a celebrar primarias internas. Se ha trabajado en un mecanismo, pero no se ha terminado de validar, y esperamos que sea en la segunda semana de abril que se celebren estos comicios. Voy a participar en ese mecanismo. Yo valoro la capacidad del resto de candidatos, pero, con mi candidatura, espero motivar a otros sectores de la población; que esto motive a las mujeres, a las personas LGBTIQ+, a los chavalos y chavalas a lanzarse a los espacios públicos y retar al sistema.


Si se hace una primaria democrática, observada y justa, yo voy a repuntar y ganarle a los candidatos que estén. El reto va a ser que la clase política y económica acepten los resultados en donde yo salga electo. Ese va a ser un gran reto para el país, y es por eso que pido el apoyo de los jóvenes. No tengo miedo de conseguir los votos necesarios. El miedo está en que no acepten mi candidatura".


¿Qué puede ofrecer un joven en este contexto electoral?


"Su voz y su voto. Yo prefiero a un chavalo que cometa un error por inexperiencia, a uno de la clase política tradicional que, teniendo la experiencia y la capacidad, todavía comete errores que afectan a toda la población".


¿Algún asunto pendiente por el cual te puedan criticar?


"En algún momento van a buscar o inventar algo, ya sea la clase política tradicional o el orteguismo. Hasta el momento, no han sacado nada y si sacan algo va a ser mi responsabilidad aclarar si es verdad o no. Si hay algo que yo no voy a hacer es mentirle a la población. Yo no he robado, no he malversado fondos, no hay cheques a mi nombre, no he sido acusado ni de violencia o narcotráfico.


En cuanto a YATAMA, lo que defiendo es lo que YATAMA representa: la lucha histórica actual y la que viene. En el año 2013, YATAMA rompió con el Frente Sandinista, sin embargo otros sectores rompieron hasta el 2018 y, si vamos bajo ese lógica, la iglesia estuvo en alianza con el Frente; el capital privado, periodistas y otro sinnúmero de personas. YATAMA fue uno de los primeros en darse cuenta de esa actitud totalitaria".


¿Y la aprobación de YATAMA a tus aspiraciones?


"De lo que estoy seguro es de que el tema de mi candidatura se va a agendar y proponer. Independientemente de cual sea el resultado, no dejaré de alzar mi voz. Pero creo que todo va a salir bien. Luego de la aprobación de mi candidatura en la Asamblea, vamos a definir los próximos pasos con la nueva Junta Directiva y con quienes me han manifestado su apoyo".


El sábado 20 de marzo del corriente año, durante la Asamblea General de YATAMA en Bilwi, más de 1,000 participantes ratificaron a Henríquez como el precandidato de dicho partido, lo que convierte al joven activista en aspirante oficial ante la Coalición Nacional.

¿Cuál es el ABC de tu propuesta política?


"Posicionar las agendas de las demandas insatisfechas de muchos sectores en el país que no tienen voz; pueblos indígenas, jóvenes, afrodescendientes, comunidad LGBTIQ+, movimiento feminista. Gobernar al país no es solamente para una clase. En Nicaragua hay una gran diversidad étnica, cultural, ideológica, sexual, religiosa y política. Todas y todos deben tener espacio en un Plan de Gobierno.


A menos que no logremos visibilizar esa diversidad en la palestra pública, para hacer políticas públicas, no van a estar en un Plan de Gobierno. Estoy haciendo política para posicionar esta agenda. Debo posicionar este discurso a nivel nacional, porque si yo no quedo nominado a la Presidencia, será un logro posicionar estos temas en la agenda pública, porque automáticamente obliga a que otros candidatos los aborden.


Además, lograr la independencia total en los Poderes del Estado. Crear una comisión que investigue los crímenes de lesa humanidad, y que se pueda brindar justicia y cero impunidad para las víctimas de antes de abril y luego de abril. La reducción del presupuesto destinado al Ejército, y con esto reducir la cantidad de efectivos de forma paulatina, hasta desaparecer la institución; con ello crear un hibrido entre la Policía Nacional y el Ejército".


En un país controlado por una dictadura, ¿cómo se puede posicionar esta agenda?


"En la Costa nunca ha sido fácil para nosotros, siendo democracia o dictadura. En ninguna época ha sido fácil; ni en somocismo, ni en sandinismo, ni en violetismo, ni en arnoldismo, ni en bolañismo, y mucho menos en orteguismo. Nunca ha sido fácil. Por ende, manifestar estas demandas, en esta coyuntura, es normal. Nunca ha habido un tiempo ideal para que la clase tradicional impulse estas demandas. El tiempo ideal es el ahora.


Quienes queremos lograr un cambio, tenemos que seguir. Simplemente tenemos que seguir porque no tenemos otra opción. No hay manera de retirarse de esto y retomar una vida normal, porque en Nicaragua nadie vive una vida normal, y hay que entender que esto lo hacemos por nuestro presente y para darle un mejor futuro a nuestros hijos. Si yo no tengo un buen presente, ¿cómo vamos a tener un buen futuro?"

documentando.la.historia