top of page
Publicidad:

Inversionistas cubanos se instalan en fincas tabacaleras de Estelí. ¿Quiénes están detrás?

Existe preocupación en empresas que tienen 20 y hasta 40 años en el sector por privilegios gubernamentales que puedan tener los nuevos competidores del sector nicaragüense. También hay temor a confiscaciones. "Es una amenaza real si el régimen busca el monopolio del rubro, que deja millones de dólares en exportaciones", aseguran productores.

Por Voces En Libertad | @VocesNi

Estelí, Nicaragua
Fotografía de Coyuntura
Fotografía de Coyuntura


Los empresarios cubanos y norteamericanos de la industria del tabaco que desde hace 15, 20 y hasta 40 años se asentaron en la ciudad de Estelí tienen ahora "nuevos e incómodos" inversores que han comprado fincas y remodelan instalaciones para competir en el sector de las tabacaleras y pureras. Esto no tendría nada de malo, de no ser porque empresarios locales observan que los nuevos inversionistas llegan "de la mano" del régimen de Daniel Ortega y su esposa Rosario Murillo, con la posibilidad de operar con ventajas que ellos no han tenido y que tampoco tendrán. Los empresarios, que por obvias razones han pedido hablar de este tema bajo resguardo de su identidad, creen que algunos de estos nuevos magnates del tabaco y los puros son nada más que prestanombres llegados de la isla caribeña.


"Tras 30 o 40 años en este mercado, todos nos conocemos. Ningún inversionista, de estos nuevos, es alguien de nombre. Si acaso, son trabajadores de tabacaleras en Cuba. Es gente que solo presta el nombre. Hay capital del país (propio). Gente de esta administración", asegura un tabacalero local consultado por esta Redacción, quien señaló que se han establecido en fincas aparentemente ligadas a personas vinculadas al régimen sandinista.


Aseguró que entre los nuevos inversionistas hay funcionarios de la empresa estatal cubana, Cubatabaco, que es la compañía del Estado de Cuba, que controla todo lo relacionado a la producción y comercialización del tabaco en la isla.


¿De dónde salieron inversionistas cubanos privados?


A las y los nuevos inversionistas se les ha visto en varias fincas de Estelí, una de ellas cerca de la cuesta La Kukamonga, a unos 19 kilómetros hacia el norte desde la ciudad norteña, y en otra hacienda cercana a esa zona, que, según fuentes del municipio, se dedicaba al rubro tabacalero, pero que perteneció a personas de origen guatemalteco que supuestamente estaban vinculadas al crimen organizado.


Esa segunda finca, tras un operativo policial, quedó en manos del Estado. Se ubica en las cercanías de lo que una vez fue la Escuela de Agricultura y Ganadería de Estelí, conocida también como Universidad Católica del Trópico Seco de Estelí, (UCATSE), una entidad de educación superior confiscada por la administración sandinista en medio del cierre masivo de organizaciones no gubernamentales y la guerra contra la iglesia católica de Nicaragua.


A los nuevos inversionistas se la ha visto también en fincas de personas particulares que tuvieron que vender a los "poderosos adquirentes". Algunos comunitarios comentaron para este reporte que escucharon entre las conversaciones diarias que no solo buscaban hacer rendir su inversión, sino "ayudar a mejorar las vidas de los comunitarios". "Martín", a quien llamaremos así por seguridad, es uno de ellos. Ha trabajado casi toda su vida para varias fincas de tabaco en esta zona nicaragüense. Contó que desde propiedades, en las que hasta algunos meses reinaba el desuso por diferentes motivos -incluyendo los políticos-, han empezado a buscar jornaleros para reactivar sus funciones. "A algunos vecinos les han preguntado qué necesidades tiene la comunidad", confió.

"Esta propiedad -señala hacia una dirección- era de una gente que fue procesada por supuestos nexos con el crimen organizado; intervenida por el Estado. Después de que fueran encontrados culpables, y condenados a varios años de cárcel, ahora aparecen otras personas ahí, supuestos empresarios cubanos, invirtiendo en ellas", confirmó otro campesino sobre la propiedad que alguna vez fue de las y los guatemaltecos.

El comunitario relató que en la propiedad, además de trabajos para el cultivo de la hoja, construyeron plantas de más de dos pisos para el proceso y la elaboración de puro. "En Cuba no hay empresas privadas. ¿De dónde salieron inversionistas tabacaleros cubanos?", se preguntó un empresario local al comentar sobre el tema.


Temor a competencias desleales

Otra finca en manos de los nuevos tabacaleros es una que está ubicada a orillas de la Carretera Panamericana, muy cerca de la quinta "El Pedregal", y a pocos kilómetros de la ciudad de Estelí. En total, según comunitarios del lugar, serían al menos nueve propiedades en manos ahora de los nuevos tabacaleros.



Un trabajador local contó incluso que los dueños de una de las fincas renunciaron a cultivar hojas de tabaco debido a que los suelos estaban dañados por material volcánico. "Se extrajo material como piedrín, que se usaba para asfalto. Y ahora, los nuevos dueños la limpian para rehabilitar", comentó.


Los empresarios tradicionales señalan que en los últimos diez años el puro nicaragüense ha tenido buena demanda en mercados europeos, asiáticos y en los Estados Unidos de América (EE.UU.) y Canadá. "Eso explica estos movimientos", dice un pequeño tabacalero, quien llegó a llamar "grandes complejos y modernas fábricas" las remodelaciones que hacen los nuevos inversionistas del tabaco en este municipio. "La preocupación que hay en el sector es que estos grupos gocen de privilegios que afecten la sana competencia. Causaría molestia la competencia desleal", se quejaron. "Sabemos que en la isla (Cuba) existen graves problemas para sostener a este sector debido a las constantes fallas en la energía y los altos costos de producción por el bloqueo que sufre el país", señaló un empresario con 22 años en el sector.


Miedo a confiscaciones


Los empresarios dijeron también que padecen un temor fundado en las confiscaciones que podrían venir acompañando esa inversiones, como una forma de garantizar un monopolio de la industria para cierto sector protegido por el régimen.


Las confiscaciones ejecutadas por el régimen Ortega-Murillo han cimentado esa desconfianza. Desde el 2018 por ejemplo, ha anulado a 3.500 oenegés y se ha quedado con todos sus bienes. Solo en la toma de los bienes del diario La Prensa, el Instituto Centroamericano de Administración de Empresas (INCAE) y la Fundación del Río, lo robado ascendió a los 51.5 millones de dólares, según sus administradores.


Los bienes de la Universidad Centroamericana (UCA) suman más de media docena de instalaciones científicas modernas en 10 manzanas de tierra también confiscadas por el régimen, igual que 316 propiedades confiscadas a expresos políticos y profesionales entre los que se cuentan abogados y periodistas, que se fueron al exilio huyendo de la represión del régimen.


"Sabemos que en Nicaragua no hay seguridad jurídica con las propiedades. Hay empresas que llevan años en esta industria y han invertido en sus instalaciones, hay mucho en juego en verdad. A la mínima mala señal, estos capitales podrían abandonar el país y el que pierde es la gente porque son empleos perdidos", advirtieron.


Al sector tabacalero le va bien y "paga bien"


Entre C$ 2,000 y C$ 2,500 semanales gana un jornalero de Estelí en una tabacalera. El rubro económico es uno de los más importantes de este departamento, eso explica porque causa tanto interés que nuevos empresarios se instalen allá.


La Cámara Nicaragüense de Tabacaleros (CNT), reporta unos 42 mil empleos directos y unos 100 mil indirectos generados por el sector. La producción nacional de tabaco en el ciclo 2022/2023, fue de 17.640 quintales rama, mostrando un crecimiento de 3.2 %, 564 quintales más en comparación al ciclo anterior.


El tabaco es una de las principales fuentes de ingresos fiscales en muchos países. En Nicaragua, además de generar plazas de trabajo y dinamizar la economía de pequeños negocios cerca de las fábricas, son fuentes de impuestos para las comunas donde las empresas están establecidas, como en Estelí y sus municipios.


Debido a los entornos regulatorios, las economías en desarrollo ahora están impulsando el crecimiento en el mercado, tomando en cuenta la prevalencia del tabaquismo como un problema de salud pública y la demanda existente de este productos.


Lo anterior obligó a las empresas a introducir nuevos productos que son menos dañinos que los convencionales, a fin de mantener la demanda. Los nuevos productos de nicotina conocidos como productos de tabaco nuevos, alternativos o novedosos, resultan ser más atractivos para los consumidores. "Las exigencias las ha hecho evolucionar", dice un funcionario del sector.


Desde mayo de este año, a la ciudad de Estelí y Condega han llegado más de 400 ciudadanos de fuera del departamento, incluyendo de la Costa Caribe del país, para aprovechar la oferta de plazas de trabajo en las empresas del sector tabaco. "Al sector le va bien, y paga bien", dice un jornalero originario de Bluefields, quien desde hace seis meses vive en esta zona con su esposa y su hija de siete años.


Suscríbase aquí a El Boletín de COYUNTURA y reciba las noticias de la actualidad de Nicaragua, Centroamérica y el mundo.

0 comentarios

Comentarios


⌨️  Se parte del grupo de socias y socios que respaldan nuestra misión como medio independiente
Publicidad:
Publicidad:
📻 La radio en línea y plataforma de podcasts para Centroamérica y su gente
⌨️ ¡La meta es llegar a las y los primeros 100 suscriptores!
Publicidad:
¡La democracia se defiende con periodismo!
EN DIRECTOAula Magna
00:00 / 01:04
Aula Magna.gif

AHORA: Programación regular

En cabina: De las 07:00 a las 11:30 a.m.

La radio para Centroamérica, de COYUNTURA

bottom of page