• Francisco Martínez

Los estudiantes y la oposición

Por años la juventud nicaragüense parecía encajar en el calificativo de "apáticos", que varias figuras y actores políticos relevantes usaban para referirse a ellos, sin embargo, abril de 2018 cambió las percepciones y realidades de muchos. A la dictadura se le cayó la máscara y la política dejó de ser un bien delegado sólo a unos pocos, y los estudiantes, mediante cívicas rebeliones, se ganaron a pulso nuevos calificativos: valientes, héroes, reserva moral, refundadores de la patria, etc.


Representantes del sector estudiantil en el Diálogo Nacional - Fotografía de Coyuntura por Juan Daniel Treminio

A medida que las protestas aumentaban, nuevas expresiones y organizaciones estudiantiles se presentaban ante la población; los orígenes y roles de dichas organizaciones serán motivo de discusión en próximas entregas. A inicios de mayo de 2018, cuando los estudiantes se vieron llamados por la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) para organizar un contingente que representara los intereses estudiantiles en el Diálogo Nacional, varias organizaciones respondieron al llamado y protagonizaron el icónico momento, aquel que será recordado por todos los nicaragüenses por mucho tiempo, especialmente por aquellos dos que fueron interpelados frente a todo un país.


Durante esos días reuniones entre distintos sectores y organizaciones estudiantiles iban y venían. Es así como nace la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia (ACJD), fundada por organizaciones estudiantiles, sindicales, académicas, empresariales y campesinas. Como miembros fundadores, los estudiantes asumimos un rol beligerante dentro de la organización y en la lucha por la libertad, justicia y democracia; las decisiones eran sometidas y aprobadas con el visto bueno de las organizaciones estudiantiles, excepto una, y en cada reunión se respetaba la opinión y propuestas de cada estudiante. Sin embargo, las cosas no son color de rosa por siempre. A medida que la crisis se agudizaba, los estudiantes dentro de las organizaciones de oposición, entre ellas la Articulación de Movimientos Sociales (AMS), la Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB) y la ACJD, se veían poco a poco relegados debido a discriminaciones por su juventud y supuesta falta de experiencia. Y es aquí en donde me permito expresar la ironía de la situación:


El estallido de abril ocasionó tanto desencanto con los políticos y sus formas de hacer política, que los estudiantes tuvieron que asumir una tarea hegemónica y arrebatar la vanguardia de la oposición a los dinosaurios políticos. Sin embargo, dicha vanguardia fue arrebatada a los estudiantes por la misma clase de políticos rancios; con esto no quiero cometer una falacia e inferir/sugerir que los adultos son menos democráticos, y que, por el contrario, los jóvenes son la democracia encarnada. Faltaba más. Incluso dentro de las organizaciones estudiantiles hay prácticas similares a las que despreciamos, pero eso también será motivo de discusión en próximas entregas.


El sector estudiantil encabezó muchas de las manifestaciones en contra de la dictadura - Fotografía cortesía

Por meses, muchos actores, especialmente ciertas figuras estudiantiles, han venido denunciando dicha situación, sin embargo, en lugar de respaldo y apoyo, han recibido rechazo y hasta se les ha tildado de inmaduros, divisionistas o infiltrados, llegando al punto de llamarles "angoras", un calificativo que recuerda mucho a la larga lista elaborada por Rosario Murillo para dirigirse a todo aquel que no apoye su régimen. Sin embargo, en este momento la lupa pública se encuentra más sobre la oposición que sobre el régimen, no por divisionismo, sino porque la ciudadanía debe constatar que dicha oposición es capaz de ofrecer una salida real y factible a la crisis; es por ello que la situación de las organizaciones estudiantiles dentro de las organizaciones de oposición se vuelve más relevante.


Cada vez más actores manifiestan su preocupación por dicha situación, por sus causas y por las consecuencias que acarrea; incluso algunos se han mostrado un tanto más críticos y han expresado públicamente sus incomodidades y molestias. En las últimas semanas hemos visto a muchas figuras estudiantiles manifestar públicamente los problemas que viven dentro de las organizaciones de oposición, incluso hemos visto la renuncia pública que hiciera Edwin Carcache a su rol como representante del sector estudiantil en el Consejo Ejecutivo de la ACJD.


"Somos conscientes de que la Alianza Cívica se fundó y creó con el objetivo de ser un espacio de diálogo entre sectores con visiones diferentes, pero con el objetivo común de salir lo más pronto de la dictadura. Una alianza donde ningún sector o movimiento impondría su voluntad sobre el otro… Por tanto, no estamos de acuerdo, ni tampoco permitiremos que este esfuerzo tome el mismo rumbo de los procesos políticos tradicionales de nuestro país…", expresó Carcache como uno de los motivos de su renuncia, apoyado por el Movimiento Estudiantil 19 de Abril (ME19A), una de las cuatro organizaciones estudiantiles dentro de la Alianza Cívica.


Edwin Carcache en el Diálogo Nacional - Fotografía de Coyuntura por Juan Daniel Treminio

Carcache y el ME19A hacen también un llamado a los jóvenes organizados a no absorber ni reproducir las mismas prácticas políticas obsoletas. Al mismo tiempo les llaman la atención a los demás actores dentro de la Alianza Cívica a escuchar de forma pro-positiva las críticas que el sector estudiantil ha venido manifestando. Las declaraciones de Carcache han sido bien recibidas por la ciudadanía, incluso por quienes antes rechazaban las críticas que hicieran los jóvenes en aras de obtener mejores prácticas políticas.


No obstante, al momento en que se escribe este artículo, la Alianza Cívica ha cometido uno de los más graves errores de comunicación dentro de la oposición: han anunciado que después de conversar con Carcache, han convenido reincorporarlo como miembro pleno de la Alianza Cívica. Minutos después, han borrado el tweet por no estar acorde a las declaraciones que diera el Dr. Carlos Tünnermann, quien informó que se le propuso a Carcache ser el representante de la Alianza Cívica en el exterior, atendiendo reuniones con exiliados y diplomáticos extranjeros, pero que están a la espera de su respuesta.


Independiente de los motivos que tuvo Carcache para tomar dicha decisión, pues mi objetivo no es atacarle personalmente, sino cuestionar brevemente la decisión de la Alianza Cívica y plantear ciertas consecuencias hacia el sector estudiantil, las organizaciones de oposición y hacia el mismo Carcache; debo decir que fue un tremendo error. Muy probablemente la decisión estuviera orientada a mitigar el fuego amigo y las fuertes críticas contra la Alianza Cívica, ocasionadas por las declaraciones de Carcache y otras figuras estudiantiles, sin embargo, anunciar la reincorporación de Carcache, sólo días después de que él hiciera pública su renuncia, no hace más que restarle credibilidad al sector estudiantil, a la Alianza Cívica, y, de nuevo, al mismo Carcache.


Reincorporar a Carcache, y festejarlo con bombos y platillos, sin haber resuelto las problemáticas internas y sin haber dado respuesta a las exigencias del sector estudiantil, solo presenta a la Alianza Cívica como una organización que se preocupa más por evitar críticas que por resolver los problemas y dificultades que ocasionan dichas críticas. Es la típica táctica fallida de palear los efectos en lugar de las causas. Por otra parte, presentar a Carcache como alguien que un día dice "sí" y a los tres días dice "no", no hace más que fortalecer la narrativa de que los estudiantes dentro de la oposición son inmaduros, y que quienes critican las malas prácticas son divisionistas, "angoras", infiltrados y los culpables de que todavía no salgamos de la dictadura.

¡Ayúdanos a seguir en línea!

"La sociedad tiene derecho a la memoria; el periodismo: el deber de recordar"

D_edited_edited.png

¿QUIÉNES SOMOS? • CONTACTO • APÓYANOS • SUSCRIPCIÓN •  POLÍTICA DE PRIVACIDAD

direccion@coyuntura.co | www.coyuntura.co

© 2020 Coyuntura - Todos los derechos reservados