top of page
Publicidad:

Vacunas para activistas del Presidente Juan Orlando Hernández

Con todas las comodidades posibles, los simpatizantes del Gobierno de turno recibieron sus vacunas en el Polideportivo de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) en Tegucigalpa, aunque no forman parte de las poblaciones priorizadas ante el coronavirus.


Mientras miles de ciudadanos reciben un "no" por respuesta cuando llegan a los centros de vacunación en todo el país, el Presidente Juan Orlando Hernández se encuentra en Israel inaugurando la nueva embajada y visitando el Muro de los Lamentos con el pastor evangélico Evelio Reyes.


Simpatizantes del Gobierno de Honduras recibieron la vacuna contra la Covid-19 | Fotografía cortesía
Simpatizantes del Gobierno de Honduras recibieron la vacuna contra la Covid-19 | Fotografía cortesía
Tegucigalpa, Honduras

Mientras la vacunación avanza a paso de tortuga en Honduras y varias poblaciones prioritarias o vulnerables han recibido apenas una dosis de la vacuna contra la Covid-19, miles de activistas del Partido Nacional de Honduras y sus familias han estado siendo vacunados y vacunadas desde el lunes 21 hasta hoy de manera preferencial en el Polideportivo de la UNAH en Tegucigalpa. La actividad seguirá mañana viernes, según los organizadores.


Las, los y les activistas, que en su mayoría no parecen pertenecer a las poblaciones vulnerables ante el ataque del coronavirus, estaban sentados cómodamente en sillas, en una agradable y espaciosa zona del Polideportivo, mientras esperaban su turno para recibir su dosis preferencial.


Casi todos llevaban puestos chalecos azules que los identificaban como guías de familia del programa Vida Mejor, que promueve el gobierno de Juan Orlando Hernández.


Mientras tanto, al lugar seguían llegando hordas de simpatizantes nacionalistas, debidamente identificados con insignias o chalecos.


En lugares estratégicos del Polideportivo se apostaron personas que guiaban amablemente a los y las próximos vacunados para que se formaran o sentaran en los lugares indicados.

Algunas de las personas que guiaban a los activistas llevaban puestos chalecos en los que se leía la leyenda “voluntarios”. Se trataba de estudiantes que están presentando su trabajo social en la UNAH. En la espalda de otros guías se leía la palabra "inspector"


El jefe de la Región Sanitaria Metropolitana del Distrito Central, Harry Bock, justificó la vacunación de este grupo argumentando que los y las "guías de familia" son personal de primera línea publica Criterio.hn.


Fuera del Polideportivo, los organizadores del "evento" preferencial pusieron enormes carpas donde los beneficiarios cachurecos se resguardaban del sol mientras verificaban sus datos antes de ingresar en las instalaciones.


El ingreso de personas era regulado por grupos de militares, quienes vigilaban los alrededores. Mientras tanto, otros coordinadores corroboraban que quienes entraban eran seguidores nacionalistas pertenecientes a los guías familiares de la Secretaría de Desarrollo e Inclusión Social (SEDIS).


Los encargados enviaban a otros centros de vacunación a quienes no formaban parte de los guías de la SEDIS.


Alrededor de las carpas había parapetos de plástico con logos de COPECO. Todas las comodidades eran pocas para los simpatizantes de Hernández.


La inoculación contra la Covid-19 de los simpatizantes nacionalistas transcurrió con un orden ejemplar, que contrasta con la falta de vacunas en la mayor parte del país.


Los y las convocadas al Polideportivo no parecen formar parte de las poblaciones prioritarias. No aparentan ser de la tercera edad ni sufrir de enfermedades graves. En su mayoría se ven sanos y jóvenes. Su única credencial para vacunarse consiste en apoyar al Gobierno de Juan Orlando Hernández.


Simpatizantes del Partido Nacional de Honduras esperando la aplicación de la vacuna contra la Covid-19 | Fotografía cortesía
Simpatizantes del Partido Nacional de Honduras esperando la aplicación de la vacuna contra la Covid-19 | Fotografía cortesía

Vacuna para los "aleros" de Hernández: la cereza del pastel de la corrupción y el robo


La velocidad y eficiencia con que el gobierno del Presidente Hernández vacuna y "chinea" a sus seguidores difiere radicalmente de la ineptitud y corrupción con que ha manejado la crisis por la pandemia del coronavirus durante más de año y medio. El gobierno nacionalista dicen que esta quinta campaña abarca desde el 21 de junio al 9 de julio, contemplando la inoculación de aproximadamente 500.000 personas a nivel nacional. Lo que equivale a 26,316 vacunas al día.


Desde que se presentaron los primeros dos casos del virus en Honduras, a mediados de marzo de 2020, el gobierno hondureño no ha hecho más que malgastar el dinero público o desviar supuestamente miles de millones de lempiras que debieron haberse usado para combatir la pandemia.


Un juzgado ordenó este lunes la apertura de juicio oral contra Marco Bográn y Alex Moraes, exdirector y exadministrador de la estatal Inversión Estratégica de Honduras (Invest-H), respectivamente, implicados supuestamente en la compra irregular de siete hospitales móviles, en Turquía, para enfrentar la pandemia de la Covid-19 que desde marzo de 2020 afecta al país.


La vacunación preferencial de hoy para los "aleros" de Juan Orlando Hernández no es más que una de las tantas cerezas del proverbial pastel de corrupción que les han dado de comer a los hondureños, con peligro de matarlos por atragantamiento.


Los escándalos se multiplican y abarcan desde el robo de miles de millones de lempiras del Seguro Social hasta la compra en 2020 de siete hospitales móviles que al final no sirvieron para el objetivo de remediar los graves problemas de salud ocasionados por el coronavirus confirmó el Ministerio Público.


La jornada fue organizada por el Gobierno central, dirigido por el Partido Nacional de Honduras | Fotografía cortesía
La jornada fue organizada por el Gobierno central, dirigido por el Partido Nacional de Honduras | Fotografía cortesía

"El costo de las siete unidades móviles y sus plantas de tratamiento fue sobrestimado a 47,5 millones de dólares" y la compra se realizó "al margen de lo que establece la ley, según contraste de oferta y proveedores, sin garantías de calidad, ni de cumplimiento, sin mantenimiento de oferta, sin un plazo fijo de instalación, sin observar la garantía de pago anticipado y sin autorización previa del consejo directivo de Invest-H", señaló en un comunicado el Ministerio Público.


A la corrupción se añade la inoperancia, verdadera o fingida, con que el gobierno ha emprendido la campaña de vacunación contra la Covid-19.


Millones de hondureños siguen esperando aunque sea una dosis de cualquier vacuna disponible. Los pocos que sí la han recibido se han quedado esperando la segunda dosis, con el temor de que esta nunca llegue.


No hay. Esa es la respuesta que miles de habitantes de Tegucigalpa recibieron ayer mismo cuando llegaron a los centros de vacunación capitalinos en busca de una dosis. La reacción de los ciudadanos indignados fue tomar las calles y quemar objetos en el pavimento en varios puntos de la capital hondureña.


Ayer era el segundo día que a los justamente coléricos capitalinos se les negaba la inoculación. Aunque muchos se apuntaron en línea para conseguir la dosis, les dieron con las puertas en las narices cuando llegaron a los establecimientos asignados por el Gobierno.


Entretanto, los funcionarios de JOH se lavan las manos. Se sacan de la manga el argumento de que las vacunas se venden “como pan caliente”. Por otra parte, el presidente y sus principales funcionarios, Ebal Díaz, junto con líderes evangélicos como Evelio Reyes, hicieron una oración en el Muro de los lamentos y el Santo Sepulcro en Jerusalén.


Desde este jueves, Honduras cuenta con una representación diplomática en Jerusalén, capital del Estado de Israel. El Presidente Juan Orlando Hernández viajó hasta Oriente Medio para inaugurar la embajada hondureña en la capital israelí.


Millones en propaganda política y cero soluciones


Según algunos analistas, el presidente Hernández parece seguir en campaña política, a juzgar por los millones de lempiras que gasta en publicidad en los medios tradicionales.


Honduras sólo lleva vacunadas 58 mil personas completamente y más de 533,800 ya recibieron su primera dosis. Hay más de 6,844 fallecidos por COVID-19 en el país. Las funerarias registraban hasta mayo más de 14 mil entierros por la enfermedad.


Para el abogado especialista en libertad de expresión, Rodolfo Dumas, el principal problema de Honduras es el acceso a la salud y el mal manejo de la pandemia de Covid-19.


"Ese es el tema más urgente, porque la gente se está muriendo, se está enfermando y no está recibiendo la atención que requiere porque han despilfarrado y se han robado el dinero. Ahí usted tiene la chatarra que hoy está de adorno, pues también los tales móviles no sirven para nada. Son adornos, nada bueno. Las vacunas no están llegando y el manejo que está haciendo es engañoso también porque usted le está poniendo una primera dosis a más gente, pero la segunda dosis la están recibiendo nunca más", expresó.


Mientras tanto, los principales distractores de la semana son el pleito entre la periodista Sarahí Espinal y el candidato a diputado Miguel Caballero Leiva, e incluso las fotografías en Roatán de Milagros Flores.


El nacionalismo para Dumas lleva 12 años "creando campañas y armas de desinformación masivas" para desviar la atención de los verdaderos problemas. "Son muy habilidosos en eso. Y si usa el término habilidoso o tal vez con algún sarcasmo, han sido, digamos, muy propensos a ese tipo de cosa".


0 comentarios

Comentarios


⌨️  Se parte del grupo de socias y socios que respaldan nuestra misión como medio independiente
Publicidad:
Publicidad:
📻 La radio en línea y plataforma de podcasts para Centroamérica y su gente
⌨️ ¡La meta es llegar a las y los primeros 100 suscriptores!
Publicidad:
¡La democracia se defiende con periodismo!
EN DIRECTOAula Magna
00:00 / 01:04
Aula Magna.gif

AHORA: Programación regular

En cabina: De las 07:00 a las 11:30 a.m.

La radio para Centroamérica, de COYUNTURA

bottom of page