Atentado en España: Entre el Terrorismo y la Solidaridad


Para la gran mayoría de los nicaragüenses, sobre todo jóvenes, la referencia más cercana de la ciudad de Barcelona, es el equipo de fútbol que cuando juega paraliza al país entero, pero recientemente ocurrió un atentado terrorista a manos de Yihadistas que dejó un saldo de 15 víctimas fatales y otra decena de heridos.

Ante esto, los mensajes de asombro y solidaridad en redes sociales no se harán esperar. La bandera de Barcelona será la nueva foto de perfil o un marco de los que nos facilita Facebook; pero lo relevante de esta situación no es el gesto de solidaridad que se pretenda dar a las víctimas del atentado, sino el verdadero alcance de la “solidaridad” que esta tragedia desbordara.

Para contextualizar, los actos terroristas en ciudades de occidente, sobre todo en Europa, son de vieja data, siendo la colisión masiva de personas con autos como la nueva forma de operar tal como sucedido en Francia, el día de la celebración de la toma de la bastilla. Pero hay que destacar que el ataque en Barcelona, no es simple casualidad o porque este ubicada en Europa, simplemente tiene un significado histórico para estos grupos fanáticos religiosos. El denominado Estado Islámico (ISIS), reclama la instalación de un califato desde Cachemira en la India hasta Andalucía (España) o como ellos llamaron al territorio que los árabes no pudieron conquistar en su totalidad en algún momento de la historia. Es decir, que las pretensiones de dicho grupo en torno al califato son decisivas. Barcelona es un importante centro cultural, turístico, y de negocios que recibe a miles de turistas anualmente, pero sobre todo donde sucedió el atentado es la calle las ‘’ramblas’’ que es la calle comercial y turística por excelencia de la ciudad.

Sin embargo, la solidaridad es un valor más que bienvenido en situaciones como las surgidas en Barcelona, en donde todo acto de violencia debe ser repudiable y condenable por todos y todas los que creemos en la diversidad de creencias y pensamientos. Pero no es posible dejar a un lado, que la violencia ejercida por grupos terroristas en ciudades europeas, de cierta manera es un traslado de lo que se vive a diario en países desangrados por guerras organizadas, promovidas y financiadas por países de occidente; principalmente la Unión Europea y Estados Unidos.

Por lo tanto, antes de compartir en las redes sociales fotos, marcos, frases o cualquier tipo de expresión en “solidaridad” sobre lo ocurrido en Barcelona, sería sensato y humano ponernos a pensar que las mujeres, niños, niñas, adolescentes, jóvenes y ancianos de países como Siria, Yemen, Líbano, y Afganistán esta expuestos a morir en atentados peores a diario, y que los muertos ya suman miles en años de guerra; así que si de verdad quiere expresar solidaridad, habría que hacerlo también con esas víctimas, que son bombardeados con drones que no diferencian quien es bueno y es malo, simplemente llevan la muerte a nombre de democracia, libertad, y derechos humanos que cobijan la ambición por recursos naturales (petróleo), hegemonía y conquista de territorio por parte de las potencias.

Libia, es el mejor ejemplo de este planteamiento. Europa y Estados Unidos acusaban al régimen de falta de libertades, de no existir democracia, violación a los derechos humanos y masacrar a la población. Para “liberar” a los libios la Unión Europea, encabezó un bombardeo en ese país, donde murieron muchos civiles, entre ellos menores de edad. Un año después de la intervención liberadora donde murió el dictador de ese país, Libia vive una guerra civil sin control, en donde muchos grupos se disputan el poder, la violencia ha aumentado, o hay autoridad que valga, y los pozos petroleros por arte de magia son propiedad de compañías europeas y estadounidenses.

Ese resentimiento, que las poblaciones invadidas y masacradas van acumulando a través del tiempo en contra de Europa y Estados Unidos, es la excusa perfecta de los fanáticos religiosos – radicales para que en nombre de un Dios se ejecuten actos terrorista como el de Barcelona, Berlín, Francia o Londres.


¡Ayúdanos a seguir en línea!
Coyuntura

"La sociedad tiene derecho a la memoria; el periodismo: el deber de recordar"

D_edited_edited.png

¿QUIÉNES SOMOS? • CONTACTO • APÓYANOS PUBLICIDAD • SUSCRIPCIÓN •  POLÍTICA DE PRIVACIDAD • AVISO LEGAL

 

direccion@coyuntura.co | www.coyuntura.co

© 2020 Coyuntura - Todos los derechos reservados - Diseño y Desarrollo Web por Alcahuete Studio.