top of page

Anuncian Censo Nacional en Nicaragua: ¿medición de la población o control político?

El régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo en Nicaragua anunció la realización de un censo nacional de población y viviendas, una iniciativa que no se llevaba a cabo desde 2005. En medio de restricciones y violaciones a los derechos humanos, se cuestiona el propósito real de este censo y se plantea la posibilidad de su utilización con fines políticos, como la manipulación electoral y la represión de los opositores.

Por Jairo Videa | @JairoVidea

Managua, Nicaragua
Funcionarios del sandinista INIDE durante una actividad de recolección de información | Fotografía de INIDE
Funcionarios del sandinista INIDE durante una actividad de recolección de información | Fotografía de INIDE

Este martes 04 de julio, la vocera del régimen nicaragüense, Rosario Murillo, anunció la realización del IX Censo de Población y V Censo de Viviendas y de Establecimientos en el país. Según Murillo, esta iniciativa tiene como objetivo medir con exactitud la población del país por sexo, estratos sociales, características de viviendas y establecimientos de comercio. Este censo se llevará a cabo en el año 2024, y contará con la participación del Banco Central de Nicaragua y el Instituto Nacional de Información para el Desarrollo (INIDE).


Cabe mencionar que la última vez que Nicaragua llevó a cabo un censo de esta magnitud fue en 2005, cuando el país superaba los 5.1 millones de habitantes. Sin embargo, las proyecciones actuales indican que la población nicaragüense ha superado los 6.6 millones de habitantes.


Este anuncio llega en medio de un preocupante éxodo masivo de nicaragüenses hacia países como Estados Unidos, España, Costa Rica, Guatemala y otros territorios debido a las dificultades económicas y la creciente represión política en el país. Según un informe del Colectivo de Derechos Humanos Nicaragua Nunca Más, en los últimos cinco años, más de 600,000 nicaragüenses han abandonado el país. Solo en los primeros cinco meses de 2023, más de 100,000 connacionales han emigrado. Mientras tanto, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos de América (CBP, por sus siglas en inglés) asegura que desde octubre de 2019 hasta noviembre de 2022 se llevaron a cabo 273,765 "encuentros" con migrantes nicaragüenses en las fronteras, lo que significaría la misma cantidad de personas detenidas en los puntos fronterizos estadounidenses.


Es comprensible que la realización de un censo sea una herramienta útil para obtener datos precisos sobre la población y sus condiciones de vida. Sin embargo, en el contexto político actual de Nicaragua, donde el régimen de Daniel Ortega ha sido objeto de críticas por su represión contra la oposición, la prensa independiente, la sociedad civil y la Iglesia Católica, surgen cuestionamientos sobre la verdadera intención detrás de este censo.


Algunos analistas y opositores argumentan que este censo podría ser utilizado como un instrumento de control político más que como una simple medición de la población. Se suma a esta inquietud el reciente programa de vigilancia llamado "Seguridad que garantice la paz", anunciado por el gobierno de Ortega, el cual ha generado desconfianza y temor entre los críticos del régimen.


El programa consiste en visitas a viviendas por parte de funcionarios del gobierno para abordar temas relacionados con la seguridad ciudadana. Sin embargo, muchos lo ven como una forma de vigilancia, especialmente considerando las fuertes restricciones y represión que ha impuesto el gobierno de Ortega contra los opositores y actores críticos en el país.


La Oficina del Alto Comisionado de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para los Derechos Humanos ha alertado sobre la represión del gobierno nicaragüense hacia la disidencia interna. De acuerdo con la ONU, al menos 63 personas fueron detenidas de forma arbitraria en mayo de este año en Nicaragua, y durante las audiencias de custodia, no se les permitió elegir abogados de su elección, lo que suscita preocupaciones sobre la justicia y el respeto a los derechos humanos.


Ricardo Baltodano, analista político, ha afirmado que el programa anunciado por Murillo busca incrementar la vigilancia sobre la ciudadanía y identificar a los opositores del gobierno. Según Baltodano, este programa es parte de los mecanismos alternativos a la prisión generalizada que se han implementado en Nicaragua.


Es importante destacar que la Policía Nacional, una de las instituciones encargadas de realizar las visitas a las viviendas en el marco de este programa, ha sido sancionada por el gobierno de Estados Unidos debido a violaciones a los derechos humanos.


Si bien la realización de un censo de población es una práctica común y necesaria para obtener datos precisos sobre la población y su situación, en el contexto político actual de Nicaragua, donde se han denunciado violaciones a los derechos humanos y una creciente represión, es comprensible que surjan dudas sobre las intenciones detrás de este censo.


La combinación de un éxodo masivo de nicaragüenses y la implementación de un programa de vigilancia han generado desconfianza, y la seguirán generando, junto al temor entre los opositores y críticos del régimen de Ortega.


¿Qué se necesita para un censo?


La realización de un censo nacional en Nicaragua requiere una serie de elementos y procesos para obtener datos precisos y representativos de la población del país. A continuación, se mencionan algunos aspectos clave:

  1. Planificación y organización: Se debe establecer un plan detallado que incluya el alcance del censo, los objetivos específicos, la metodología de recolección de datos, los recursos necesarios y los plazos de ejecución. Además, es fundamental contar con un organismo responsable de coordinar y ejecutar el censo, de forma transparente y segura.

  2. Marco legal: Debe existir un marco legal que respalde la realización del censo y establezca las responsabilidades de las instituciones involucradas, así como la protección de la confidencialidad de la información recopilada. Es importante garantizar que el proceso sea transparente y cumpla con estándares internacionales.

  3. Recolección de datos demográficos: El censo debe recopilar información sobre la población, incluyendo características demográficas como edad, sexo, estado civil, lugar de nacimiento, nacionalidad y migración. Estos datos permiten conocer la composición de la población y sus cambios a lo largo del tiempo.

  4. Viviendas y hogares: Es necesario obtener información sobre las viviendas y hogares, como el tipo de vivienda, la tenencia de la vivienda (propia, alquilada, etc.), el acceso a servicios básicos (agua potable, electricidad, saneamiento), la densidad de ocupación y otros aspectos relacionados.

  5. Condiciones socioeconómicas: El censo también puede recopilar datos relacionados con las condiciones socioeconómicas de la población, como el nivel educativo, la ocupación laboral, los ingresos, la situación de empleo y la cobertura de seguridad social. Estos datos permiten analizar la situación socioeconómica de la población y orientar políticas públicas.

  6. Tecnología y logística: Se requiere una infraestructura tecnológica adecuada para la recopilación, procesamiento y análisis de los datos del censo. Además, se deben establecer mecanismos eficientes de logística para desplegar equipos de encuestadores y cubrir todo el territorio nacional.

  7. Participación ciudadana: Es importante promover la participación ciudadana en el censo, brindando información clara sobre su importancia y garantizando la confidencialidad de los datos recopilados. La colaboración de la población es esencial para obtener resultados precisos y representativos.

  8. Análisis y difusión de resultados: Una vez recopilados los datos, es necesario realizar un análisis riguroso que permita generar informes y estadísticas confiables. Estos resultados deben ser difundidos ampliamente para su uso por parte de instituciones gubernamentales, investigadores, planificadores y la sociedad en general.


¿Para qué puede servir un censo bien realizado y sin tintes políticos o represivos?


Un censo nacional, al realizarse de forma segura, ordenada y sin tintes políticos o represivos, sirve para obtener datos demográficos, socioeconómicos y de vivienda de una población en un momento específico de su vida. Estos datos son fundamentales para la planificación y toma de decisiones en diferentes ámbitos, tanto a nivel gubernamental como en la sociedad en general. Algunos de los usos principales de un censo son:

  1. Conocimiento de la población: El censo proporciona información precisa sobre el tamaño de la población, su distribución por edad, sexo, ubicación geográfica, origen étnico, entre otros aspectos demográficos. Esto permite tener un panorama claro de la composición de la población y su evolución a lo largo del tiempo.

  2. Planificación y desarrollo: Los datos del censo son esenciales para la planificación y el desarrollo a nivel nacional, regional y local. Permiten identificar necesidades y prioridades en áreas como la educación, la salud, la vivienda, la infraestructura, el empleo, el transporte y otros servicios públicos. También ayudan a proyectar demandas futuras y a diseñar políticas y programas que se ajusten a las necesidades de la población.

  3. Toma de decisiones y políticas públicas: Los resultados del censo proporcionan información clave para la toma de decisiones en el ámbito gubernamental y la formulación de políticas públicas. Los datos demográficos y socioeconómicos permiten identificar desigualdades y brechas sociales, así como diseñar programas de inclusión y desarrollo que promuevan la equidad.

  4. Estimación de indicadores y estadísticas: El censo proporciona datos que se utilizan para calcular una amplia gama de indicadores y estadísticas socioeconómicas. Estos indicadores permiten realizar comparaciones, tanto a nivel nacional como regional, para evaluar el progreso en áreas como la pobreza, la educación, el empleo, la salud, la vivienda y otros aspectos del bienestar humano.

En cuanto a la comparación de la vida en la región centroamericana, un censo es una herramienta fundamental. Permite obtener datos comparables entre los países de la región, lo que facilita el análisis de las similitudes y diferencias en términos demográficos, socioeconómicos y de vivienda. Estos datos comparativos pueden ayudar a identificar patrones comunes, desafíos regionales y oportunidades de colaboración para abordar problemas y promover avances en la región.


Además, el censo proporciona información sobre la migración interna y externa, lo que permite entender los flujos migratorios en la región y sus implicaciones socioeconómicas. Esto es especialmente relevante en el caso de Centroamérica, que ha experimentado importantes movimientos migratorios en los últimos años.


¿Medición de la población o control político?


No obstante, el régimen de Ortega y Murillo podría utilizar un censo nacional por diversas razones, algunas de las cuales podrían estar relacionadas con el control político y la consolidación del poder:

  1. Manipulación electoral: El censo proporciona datos demográficos y de distribución geográfica de la población, lo cual podría ser utilizado para manipular el proceso electoral. El régimen podría buscar beneficiarse electoralmente mediante el rediseño de distritos electorales o la alteración de los datos demográficos para favorecer a sus seguidores y limitar la representación de los opositores.

  2. Control de la migración: Un censo también puede proporcionar información sobre la migración interna y externa de la población. El régimen podría utilizar estos datos para controlar y restringir la movilidad de la población, particularmente de aquellos considerados opositores políticos, evitando que participen en procesos electorales o dificultando su acceso a servicios públicos y derechos ciudadanos.

  3. Vigilancia y represión: Bajo el pretexto de la seguridad y el control ciudadano, el régimen podría utilizar los datos del censo para intensificar la vigilancia y represión sobre los opositores políticos y los grupos de la sociedad civil. La información recopilada podría ser utilizada para identificar y perseguir a personas consideradas una amenaza para el gobierno, limitando así la libertad de expresión y los derechos civiles.

  4. Propaganda política: El régimen podría utilizar los datos del censo para promover su propia imagen y propaganda política. Podrían destacar supuestos logros en áreas como la educación, la salud o la vivienda, utilizando los datos del censo para respaldar sus afirmaciones y manipular la percepción pública sobre su gestión.


Suscríbase aquí a El Boletín de COYUNTURA y reciba las noticias de la actualidad de Nicaragua, Centroamérica y el mundo.

0 comentarios
⌨️ ¡La meta es llegar a las y los primeros 100 suscriptores!
⌨️  Se parte del grupo de socias y socios que respaldan nuestra misión como medio independiente
📻 La radio en línea y plataforma de podcasts para Centroamérica y su gente
Publicidad:
Publicidad:
Publicidad:
Publicidad:
¡La democracia se defiende con periodismo!
Ya disponible el primer episodio
Publicidad:
EN DIRECTOAula Magna
00:00 / 01:04
Aula Magna.gif

AHORA: Programación regular

En cabina: De las 07:00 a las 11:30 a.m.

La radio para Centroamérica, de COYUNTURA

bottom of page