top of page

Hungría denuncia "atrocidades" contra el catolicismo en Nicaragua; sandinismo responde con ataques

El Gobierno de Hungría, al ofrecer becas a los estudiantes afectados y buscar apoyar a la comunidad religiosa perseguida en Nicaragua, ha generado una confrontación diplomática que pone de manifiesto la creciente preocupación internacional por la situación de los derechos religiosos y la libertad académica en el país centroamericano.

Por Redacción Central | @CoyunturaNic

Managua, Nicaragua
El canciller de Nicaragua, Denis Moncada, durante una entrevista en marzo de 2023 | Fotografía de Sputnik
El canciller de Nicaragua, Denis Moncada, durante una entrevista en marzo de 2023 | Fotografía de Sputnik

La tensión diplomática entre Hungría y Nicaragua se ha elevado a un nivel preocupante en los últimos días, luego de que el ministro de Relaciones Exteriores y Comercio húngaro, Szijjártó Péter, expresara su profunda inquietud por lo que describió como "atrocidades contra la comunidad católica" en Nicaragua, atribuidas al régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo. Las declaraciones del funcionario europeo surgieron en respuesta a la cancelación de la personería jurídica de la Compañía de Jesús y el cierre y confiscación en 24 horas de la Universidad Centroamericana (UCA), la que hasta agosto era la "mayor institución católica de educación superior" en el país centroamericano. El ministro anunció que Hungría estaba dispuesta a ofrecer becas a las y los estudiantes de la UCA y que se está coordinando con los jesuitas el apoyo que se les brindaría en está situación difícil.


Sin embargo, estas ofertas de ayuda provocaron una enérgica respuesta por parte del régimen de Ortega, que acusó a Hungría de interferir en los asuntos internos de Nicaragua y lesionar su soberanía. Denis Moncada, ministro de Relaciones Exteriores de Nicaragua, declaró que el país centroamericano había "pagado" un alto costo en vidas para defender su derecho a la soberanía nacional y que no permitiría "intromisiones" externas en sus asuntos.


La situación se complica aún más debido a la cancelación de la personería jurídica de la UCA y la Compañía de Jesús, medidas que se llevaron a cabo en medio de una brutal persecución contra la iglesia católica en Nicaragua. Estos eventos han generado una creciente preocupación en la comunidad internacional y han llevado a Hungría a considerar la posibilidad de abordar el tema en la próxima Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en Nueva York.


Cancelación de la personería jurídica de la UCA y la Compañía de Jesús


El 18 de agosto, el régimen de Daniel Ortega anunció la cancelación de la personería jurídica de la UCA, dejando en una situación precaria a unos 5,000 estudiantes que cursaban diferentes carreras en esta prestigiosa institución. Esta medida se produjo después de una serie de medidas represivas contra la iglesia católica en Nicaragua.


El 23 de agosto, se tomó la controvertida decisión de cancelar la personalidad jurídica de la Compañía de Jesús de Nicaragua, acusándola de "incumplimientos a las leyes" que la regulaban. Esta acción fue vista como un intento más de restringir la influencia y voz del catolicismo en el país, lo que generó una fuerte condena tanto a nivel nacional como internacional, luego de meses de restricciones políticas, económicas y de movilización.


Hungría ofrece ayuda a estudiantes y monjes jesuitas


En una conversación telefónica con el obispo Richard Gallagher, secretario de Estado del Vaticano, Péter expresó el compromiso de Hungría de ofrecer becas a las y los estudiantes de la UCA que se han quedado hasta el momento sin educación superior debido a la cancelación de la personería jurídica de la universidad.


Además, el ministro húngaro anunció que estaban en proceso de negociación con los jesuitas para brindar apoyo a los monjes que enfrentaran dificultades como resultado de la persecución religiosa en Nicaragua. Varios religiosos se han quedado sin vivienda y alimentación luego de la confiscación de las instalaciones universitarias.


Szijjártó Péter también dejó en claro que tenía la intención de llevar el tema a la próxima sesión de la ONU en los Estados Unidos de América. Su objetivo es solicitar el fin de las acciones estatales contra la comunidad católica en Nicaragua y buscar una respuesta internacional a la situación en el país centroamericano.


La respuesta del régimen de Daniel Ortega a las ofertas de ayuda de Hungría fue inmediata y contundente. A través de una nota de prensa emitida por el Ministerio de Relaciones Exteriores de Nicaragua, el sandinismo condenó las declaraciones de la administración de Hungría y acusó a este país europeo de inmiscuirse en asuntos que no "les competen" y que "violan" la soberanía de Nicaragua.


Moncada acusó al ministro de Relaciones Exteriores de Hungría de ignorancia sobre las relaciones adecuadas entre Estados soberanos y de un deseo excesivo de protagonismo.


La dictadura sandinista subrayó que Nicaragua nunca había intervenido en los asuntos de otro país y que no tiene intención de hacerlo, ya que "considera su deber" de salvaguardar tanto sus propios derechos como los de los demás. En este contexto, exigieron reciprocidad a Hungría y denunciaron la falta de respeto y cordura en sus acciones.


La preocupación internacional y el papel de la Iglesia católica


La cancelación de la personería jurídica de la UCA y la Compañía de Jesús en Nicaragua ha generado una creciente preocupación en la comunidad internacional y ha llevado a diversas organizaciones y administraciones a manifestar su inquietud por la situación de la comunidad católica en el país centroamericano.


La iglesia católica ha desempeñado un papel fundamental en la historia de Nicaragua y ha sido un actor importante en la defensa de los derechos humanos y la justicia social. La cancelación de la personería jurídica de la UCA y la Compañía de Jesús representa un ataque directo a esta institución religiosa y a su influencia en la sociedad nicaragüense, en medio de una crisis múltiple prolongada. Organizaciones de derechos humanos y grupos religiosos en todo el mundo han instado hasta la fecha al régimen Ortega-Murillo a respetar la libertad religiosa y a poner fin a la persecución del catolicismo y la disidencia en el país. También han llamado a la comunidad internacional a presionar por una solución pacífica y justa a esta crisis.


La crisis entre Hungría y Nicaragua, desencadenada por la cancelación de la personería jurídica de la Universidad Centroamericana (UCA) y la Compañía de Jesús, es un ejemplo de cómo las cuestiones políticas y religiosas pueden converger y generar tensiones a nivel internacional.


El ofrecimiento de Hungría de brindar ayuda a los estudiantes afectados y a los monjes jesuitas en Nicaragua ha desencadenado una respuesta airada por parte del régimen de Ortega y Murillo, que considera estas acciones como una interferencia en su soberanía nacional. Mientras tanto, la comunidad católica en Nicaragua enfrenta una situación cada vez más precaria.


La comunidad internacional y la iglesia católica desempeñan un papel crucial en la búsqueda de una solución pacífica y justa a esta crisis. La presión diplomática y la solidaridad internacional pueden desempeñar un papel importante en la protección de los derechos religiosos y humanos en Nicaragua y en la búsqueda de una resolución que beneficie a todos los involucrados.


Suscríbase aquí a El Boletín de COYUNTURA y reciba las noticias de la actualidad de Nicaragua, Centroamérica y el mundo.

0 comentarios
⌨️ ¡La meta es llegar a las y los primeros 100 suscriptores!
⌨️  Se parte del grupo de socias y socios que respaldan nuestra misión como medio independiente
📻 La radio en línea y plataforma de podcasts para Centroamérica y su gente
Publicidad:
Publicidad:
Publicidad:
Publicidad:
¡La democracia se defiende con periodismo!
Ya disponible el primer episodio
Publicidad:
EN DIRECTOAula Magna
00:00 / 01:04
Aula Magna.gif

AHORA: Programación regular

En cabina: De las 06:00 a las 11:30 a.m.

La radio para Centroamérica, de COYUNTURA

bottom of page