top of page

Proyecto de ampliación de la Pista Juan Pablo II: caos vial y opacidad en la gestión de fondos

Más de cinco años después de su anuncio inicial, el proyecto de ampliación de la Pista Juan Pablo II en Managua enfrenta un camino lleno de desafíos y preocupaciones, en el arranque de sus obras. A medida que los ciudadanos esperan con incertidumbre los beneficios prometidos de esta ambiciosa obra, que le darían una nueva dinámica y un nuevo rostro al centro de la capital nicaragüense, la falta de transparencia en el manejo de los fondos y la proyección de un caos vial de dimensiones considerables -a largo plazo- generan una inquietante combinación de escepticismo y expectativa.


Por Redacción Central | @CoyunturaNic

Managua, Nicaragua
Desvío en la ciudad de Managua, el lunes 21 de agosto de 2023 | Fotografía cortesía
Desvío en la ciudad de Managua, el lunes 21 de agosto de 2023 | Fotografía cortesía

La ciudad de Managua, capital de Nicaragua, enfrenta uno de sus desafíos más notables en términos de infraestructura vial: la ampliación de la Pista Juan Pablo II. Esta importante arteria, que atraviesa al menos 33 barrios densamente poblados (600,000 habitantes aproximadamente) y conecta diversos puntos neurálgicos de la ciudad, se encuentra en pleno proceso de transformación por orden y gestión de la oficialista alcaldía capitalina. Sin embargo, el inicio de las obras este martes 21 de agosto de 2023, luego de cinco años del anuncio inicial del proyecto, plantea interrogantes y desafíos que resaltan la complejidad y la necesidad de una gestión integral. El proyecto de ampliación, cuyo coste asciende a 274 millones de dólares, cuenta con el respaldo financiero del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), y aparentemente por el EIB (European Investment Bank, por su siglas en inglés). Si bien representa una inversión significativa en la mejora de la infraestructura vial, la falta de claridad en la gestión de fondos y la distribución de recursos ha suscitado preocupaciones sobre la transparencia y la eficiencia en el proceso.


Uno de los pilares de este proyecto es la intención de aliviar la congestión vehicular en una de las vías más transitadas de la ciudad, así como de mejorar la calidad de vida de más de un millón de habitantes. Sin embargo, el desafío es evidente: durante la fase de construcción, se cerrarán tramos críticos de la Pista Juan Pablo II, lo que impactará directamente en la movilidad diaria de la población y del transporte público.


Fotografías de la Alcaldía de Managua:

El secretario general de la alcaldía de Managua, también operador del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), Fidel Moreno, ha reconocido que la obra impactará en la circulación diaria de aproximadamente 400 buses del sistema de 22 rutas de transporte urbano colectivo, y más de 150,000 vehículos que recorren esta vía, principalmente entre los días lunes y los sábados. Estos datos reflejan la magnitud del reto logístico que enfrentan tanto las autoridades como la población. "Durante las horas 'pico'. Esto ya es un caos", dice una ciudadana que vive a solo cinco calles de la caótica Rotonda Rubén Darío, también conocida como la glorieta de Metrocentro, 24 horas después de iniciadas las obras en dicha zona y en otros tramos.


La planificación de rutas alternativas para el transporte colectivo y privado es esencial en esta coyuntura. Poco he dicho al respecto la municipalidad, que controla el FSLN. La ruta 210, por ejemplo, que conecta Ciudad Sandino con Managua, experimentará cambios drásticos en su itinerario, añadiendo más de media hora a su recorrido habitual, por retrasos y cortes. Los cálculos sugieren que los tiempos de viaje aumentarán en hasta dos horas en todo el tramo de construcción, lo que plantea un reto significativo en términos de eficiencia y comodidad para las y los usuarios.



La construcción de infraestructura adicional, como pasos a desnivel, puentes peatonales, una red de semáforos inteligentes y carriles exclusivos para ciclistas y personas con discapacidad, es parte integral del proyecto, según detalló en una rueda de prensa Moreno hace una semana. Sin embargo, estas mejoras también plantean interrogantes en cuanto a su ejecución y su capacidad para cumplir con las expectativas.


La viabilidad y el cumplimiento de estas promesas en el marco de la ampliación de la pista generan escepticismo entre los ciudadanos.


Planos proporcionados por la Alcaldía de Managua:

La incertidumbre financiera y la desconfianza en las promesas gubernamentales se suman al escenario, exacerbando la preocupación de la población sobre si el proyecto logrará cumplir sus objetivos, sin dañar más la capital y su poca fluidez vial. Aunque la idea de una infraestructura mejorada es esperanzadora, los ciudadanos continúan cuestionando la capacidad de las autoridades para administrar adecuadamente los fondos y llevar a cabo el proyecto en los plazos prometidos. "Ni para informar al respecto han utilizado bien a sus medios de comunicación. Tampoco pensaron, al momento de cortar las vías, en la gente que usa el transporte público", comenta un conductor de taxis que se desplaza "a como puede" por las rutas alternas, las cuales, en su mayoría, todavía no están señalizadas.


La alcaldía priorizó en su plan de mitigación al transporte pesado, al transporte urbano colectivo y a los autobuses interurbanos, en ese respectivo orden, según los desvíos y rutas, habilitadas por un tiempo indeterminado hasta ahora.


Fotografías de COYUNTURA en la zona del Puente El Edén en Managua, Nicaragua:

La alcaldía de Managua informó que en el Tramo Uno se desarrollarán 2.6 kilómetros. En este trayecto habrá diez carriles vehiculares y de buses, andenes peatonales, luminarias y ciclovía. También drenaje pluvial, un interceptor y un colector sanitario.


También habrán otros cuatro tramos y varias obras en toda Managua, para la "modernización" de la ciudad más importante de Nicaragua.


El caos vial vivido el día del inicio de las obras es solo un preludio de los retos que enfrentará la ciudad y la población en los próximos meses y años. Aunque se desplegó a la Policía Nacional y a los agentes de tránsito, y se ofrecen rutas alternativas, el colapso vehicular fue inevitable, exponiendo la fragilidad del sistema vial actual y la necesidad de mejoras sustanciales, y un plan más amplio.


A medida que el proyecto de ampliación de la Pista Juan Pablo II avanza, Managua se enfrenta a un futuro incierto, donde el caos vial y la incertidumbre financiera marcan el ritmo de la transformación urbana. El desafío es doble: lograr una infraestructura vial mejorada y, al mismo tiempo, gestionar los efectos colaterales en la vida diaria de los ciudadanos. La población espera que las autoridades cumplan con las expectativas, brinden transparencia en la gestión de los fondos y establezcan un diálogo abierto para generar confianza y obtener una infraestructura que realmente transforme positivamente la movilidad en la ciudad. Tanta falta que hace.


Suscríbase aquí a El Boletín de COYUNTURA y reciba las noticias de la actualidad de Nicaragua, Centroamérica y el mundo.

0 comentarios
⌨️ ¡La meta es llegar a las y los primeros 100 suscriptores!
⌨️  Se parte del grupo de socias y socios que respaldan nuestra misión como medio independiente
📻 La radio en línea y plataforma de podcasts para Centroamérica y su gente
Publicidad:
Publicidad:
Publicidad:
Publicidad:
¡La democracia se defiende con periodismo!
Ya disponible el primer episodio
Publicidad:
EN DIRECTOAula Magna
00:00 / 01:04
Aula Magna.gif

AHORA: Programación regular

En cabina: De las 06:00 a las 11:30 a.m.

La radio para Centroamérica, de COYUNTURA

bottom of page