top of page
Publicidad:

Apagón energético paraliza a Nicaragua: impacto en una economía débil, con servicios racionados

El país centroamericano se sumió en un apagón energético que dejó a todo el territorio sin electricidad durante al menos tres horas. El incidente, provocado por un fallo en las plantas generadoras en Costa Rica, tendrá un impacto en una economía débil, con servicios cada vez más racionados. Las pérdidas en la producción, los costos de reparación de equipos y la interrupción en servicios básicos como el suministro de agua potable han dejado al descubierto las vulnerabilidades del sistema energético nicaragüense. A medida que el país lucha por recuperarse, se plantea la urgente necesidad de invertir en infraestructura energética y reducir la dependencia de la interconexión regional.

Por Redacción Central | @CoyunturaNic

Managua, Nicaragua
Fotografía de Coyuntura
Fotografía de Coyuntura

Nicaragua vivió casi tres horas de interrupción del servicio eléctrico, en todo el territorio, lo que causó caos el mediodía de este jueves 08 de junio, desde al menos las 10:45 a.m. hasta las 01:23 p.m. La interrupción en el suministro eléctrico afectó a nivel nacional, y según Salvador Mansell, presidente de la Empresa Nacional de Transmisión Eléctrica (Enatrel), se debió a un fallo en las plantas generadoras en Costa Rica, el país vecino del sur.


Esta falla en la electricidad tuvo un impacto inmediato en la vida diaria de la población, afectando tanto a los hogares como a las empresas y servicios públicos. Los reportes en redes sociales se multiplicaron, evidenciando la magnitud del problema y la frustración de la gente.


Si bien Mansell aseguró que no todo el país se vio afectado, usuarios en departamentos cercanos a la frontera sur con Costa Rica, como Rivas, Granada, Masaya, Carazo y Managua, reportaron interrupciones en el suministro eléctrico. Estas áreas geográficas fueron las más afectadas debido a su proximidad con el origen del fallo en las plantas generadoras, según las autoridades sandinistas.


Además del impacto en el suministro de electricidad, la interrupción tuvo consecuencias adicionales. Uno de los problemas más alarmantes fue la falta de agua potable. La infraestructura de suministro de agua depende en gran medida de la energía eléctrica para su funcionamiento, lo que resultó en la suspensión del suministro en muchas áreas del país, y gran parte de la capital, según un reporteo realizado por la Redacción de COYUNTURA. Aunque al cierre de este texto la electricidad comenzó a restablecerse gradualmente, el servicio de agua potable aún no había sido completamente restablecido en barrios como Nueva Nicaragua, Reparto Shick y comunidades como Veracruz, en la capital. O en el barrio El Progreso y Nuevo Amanecer, a las puertas del Puerto San Jorge en Rivas.


El apagón dejó al descubierto las vulnerabilidades de Nicaragua en materia de energía. Con una economía débil y servicios ya racionados debido al desempleo y la inflación, y la mala gestión estatal, el apagón representa un golpe para el país. La interrupción en el suministro eléctrico afecta directamente a la producción, el comercio y los servicios básicos, lo que a su vez agrava la situación económica y social de la población.


La falta de electricidad ha paralizado sectores clave de la economía nicaragüense. Las empresas han tenido que suspender sus operaciones, lo que implica pérdidas económicas significativas. Además, los hogares se han visto afectados, con dificultades para realizar actividades básicas, como cocinar, refrigerar alimentos y mantenerse conectados.


El impacto en los servicios públicos es igualmente preocupante. Los hospitales y centros de salud se han visto obligados a depender de generadores de respaldo para mantener el suministro eléctrico vital. Sin embargo, estas soluciones temporales son limitadas y no garantizan un funcionamiento óptimo de los servicios médicos. La educación también se ha visto afectada, ya que las escuelas y universidades han tenido que suspender sus clases o depender de menos recursos para sus deberes.


El apagón también plantea interrogantes sobre la confiabilidad del sistema energético del país y su dependencia de la interconexión con otros países de la región. Si bien se ha avanzado en el restablecimiento del servicio eléctrico, este incidente subraya la necesidad de invertir en infraestructura y capacidad de generación interna para garantizar la estabilidad y seguridad del suministro eléctrico en Nicaragua.


El apagón energético que paralizó a Nicaragua durante al menos tres horas ha tenido un impacto en una economía ya frágil y en servicios cada vez más racionados.


La falta de electricidad ha afectado a los hogares, las empresas y los servicios públicos, generando incertidumbre y agravando la difícil situación que enfrenta el país. Es fundamental que se tomen medidas para fortalecer la infraestructura energética y reducir la dependencia de la interconexión regional, a fin de evitar futuros episodios de esta naturaleza y garantizar un suministro eléctrico confiable y estable para todos los nicaragüenses.


El impacto económico de un apagón de tres horas en Nicaragua o en cualquier país de Centroamérica puede ser significativo. Aunque los costos específicos pueden variar según varios factores, como el tamaño de la economía y la estructura del sector energético, se pueden identificar algunos aspectos generales que podrían tener un impacto en los costos.


  1. Pérdidas en la producción y el comercio: Durante un apagón, las empresas se ven obligadas a suspender sus operaciones, lo que resulta en una interrupción de la producción y la pérdida de ingresos. Además, las empresas pueden enfrentar costos adicionales para reiniciar sus operaciones una vez que se restablece el suministro eléctrico.

  2. Daños a equipos y sistemas: Las interrupciones en el suministro eléctrico pueden generar fluctuaciones de voltaje y problemas en los equipos eléctricos y electrónicos. Esto puede resultar en daños y costos de reparación o reemplazo de equipos.

  3. Costos en el sector público: Los servicios públicos, como los hospitales, las escuelas y las instituciones gubernamentales, dependen del suministro eléctrico para su funcionamiento adecuado. Durante un apagón, pueden surgir costos adicionales para garantizar el suministro de energía de respaldo, como el uso de generadores diésel.

  4. Impacto en el turismo: En países que dependen en gran medida del turismo, un apagón prolongado puede afectar la reputación y la confianza de los visitantes, lo que se traduce en pérdida de ingresos para el sector turístico.

  5. Consecuencias sociales: Un apagón prolongado puede tener impactos sociales significativos, especialmente en comunidades vulnerables. La falta de electricidad puede afectar la seguridad, la salud y la calidad de vida de las personas.

Es importante destacar que estos costos pueden variar según la duración del apagón y la capacidad de respuesta de las autoridades y las empresas. Además, el costo total también puede depender de las medidas de mitigación implementadas y la capacidad de recuperación de la economía en general.


Hasta el momento, ni el Ejecutivo, Enatrel o el Banco Central de Nicaragua (BCN) han brindado información sobre las cifras de este y otros apagones de menor impacto en los últimos años.

Suscríbase aquí a El Boletín de COYUNTURA y reciba las noticias de la actualidad de Nicaragua, Centroamérica y el mundo.

0 comentarios

Comments


⌨️  Se parte del grupo de socias y socios que respaldan nuestra misión como medio independiente
Publicidad:
Publicidad:
📻 La radio en línea y plataforma de podcasts para Centroamérica y su gente
⌨️ ¡La meta es llegar a las y los primeros 100 suscriptores!
Publicidad:
¡La democracia se defiende con periodismo!
EN DIRECTOAula Magna
00:00 / 01:04
Aula Magna.gif

AHORA: Programación regular

En cabina: De las 07:00 a las 11:30 a.m.

La radio para Centroamérica, de COYUNTURA

bottom of page