• Juan Daniel Treminio

Eduardo Román: "No vamos a hegemonizar esa gran alianza"

Eduardo Román es un joven de 25 años originario de Granada; es Licenciado en Derecho y, aunque lleva poco tiempo dentro de la política, dice haberse inspirado en la lucha de abril de 2018 para participar de forma plena desde un partido político. Actualmente se encuentra afiliado a Ciudadanos Por La Libertad (CxL), en donde ha adquirido un rostro cada vez más visible. Forma parte de la Coordinación Nacional de Jóvenes por la Democracia y conduce el programa de televisión producido desde dicho partido.



En esta entrevista a profundidad, Román despierta la curiosidad sobre las estrategias de su partido de cara a las Elecciones de 2021, y a su vez plantea sus consideraciones sobre una posible gran alianza, sin dejar por fuera la postura que tiene su organización respecto a la crisis interna del Partido Liberal Constitucionalista (PLC) y las razones por las que algunos miembros de CxL mantienen un discurso ideológico.



Es curioso que la lucha de abril llevó a tu involucramiento dentro de un partido político. ¿Qué lograste ver en CxL para afiliarte?


"Estaba buscando una organización que tuviera una trayectoria de oposición, que fuera decente o que no tuviera un pasado de corrupción o de pactos con el régimen. Yo vengo de una familia liberal y le daba seguimiento al partido mucho antes de integrarme. A mediados de 2018, cuando estaba la situación de los tranques y a medida que la crisis se fue prolongando, fui comprendiendo que la mejor manera para estar organizado era a través de este partido".


En poco tiempo te convertiste en un rostro visible dentro de tu organización. ¿Cómo alcanzaste ese protagonismo?


"Desde que me integré, ha sido poco a poco. Tuve un proceso para conocer cómo funciona el partido y terminar de empaparme respecto a la estructura y Plan de Acción. A raíz de eso, la Presidenta, doña Kitty Monterrey, vio las capacidades y habilidades que yo tenía, sobre todo por mi carrera en derecho, y junto a Alexander Gómez, Tamara Vargas y Darwin Martínez, quienes somos de la Coordinación Nacional de Jóvenes por la Libertad, hemos formado un equipo para poder impulsar una Agenda Juvenil a nivel nacional".


¿Estás al tanto de la toma de decisiones y planteamientos más recientes del partido?


"Siempre se nos invita a participar en las reuniones del Comité Ejecutivo para que presentemos nuestros planteamientos o propuestas, o retroalimentaciones. A nosotros se nos escucha; somos tomados en cuenta; no solo estamos para que digan que hay jóvenes. Ahorita estamos trabajando de cara a crear un Congreso de Jóvenes para legitimar los cargos interinos de la Coordinación Nacional de Jóvenes por la Democracia que va al frente de este proyecto".


¿Cómo inicia CxL el año electoral?


"Hemos hecho nuestro trabajo de organización y fortalecimiento, y aunque algunos grupos de oposición siguen sin entender esto, nosotros hemos preferido mantenernos al margen y hacer lo que nos corresponde, que es fortalecer nuestra estructura para cuando llegue el momento de las reformas electorales, ya que contamos con que se den. Todavía no sabemos en qué medidas van a ser aceptables o no, pero estamos trabajando para tener un partido fuerte, y que, cuando hayan reformas, la oposición tenga un panorama más claro en cuanto a la ansiada alianza que se haga".


¿Cómo será esa "ansiada alianza"?


"Tiene que ser una alianza basada en principios y valores. Establecer un mecanismos de gobernanza lo más claro y transparente, de cara a la gente. Tiene que ser una alianza que proponga una Agenda de Nación, con soluciones, planteamientos y posturas claras para que la gente pueda decidir y encantarse por esta opción".


Después de lo ocurrido con la crisis interna en el PLC, ¿CxL se muestra como una casilla sólida? ¿Qué valoraciones han obtenido frente a este panorama político?


"Precisamente por esos problemas de credibilidad fue que el partido decidió mantenerse al margen de participar en la Coalición Nacional. En vez de eso, optamos por fortalecer el partido, que es lo que hemos venido haciendo este último año. No solo a nivel de estructura sino de formación, para que cada integrante del partido tenga bien interiorizado qué significa ser liberal y lo que el partido propone".


¿Consideran necesario mantener el discurso ideológico de cara a las Elecciones?


"Satanizar la cuestión ideológica no debería de ser. Está bien que se hable acerca de temas ideológicos y no te podes cerrar tanto en este sentido. Es necesario que todas las opciones políticas definan su postura para que la gente sepa qué es lo que propone cada organización. No te digo que hay que tener una posición radical en contra de los que quieren ser de izquierda o socialista; cada nicaragüense tiene derecho a la participación, pero lo que he sentido es que algunos integrantes de nuestro partido se sienten con cierto temor de aquellas personas que tienen que ver con el pasado, con los que participaron en el Gobierno de los 80, sobre todo de quienes estuvieron involucrados en el caso de la piñata que son personas que andan ahí todavía".


¿Y qué tipo de temor es ese?


"La instalación de un socialismo que nos lleve a los mismos resultados. Yo creo que es un temor válido. Pero, por otro lado, también hay jóvenes que no tienen nada que ver con estos líderes que tienen ese pasado oscuro, y no tienen porque ser excluidos de la lucha. Las personas que estuvieron involucradas en la piñata o en los asesinatos de los Gobiernos sandinistas de los 80 no deberían estar figurando y mucho menos apostando por tener una incidencia en la nueva Nicaragua".


En caso de que CxL llegue a ser la casilla idónea para un proyecto de unidad, ¿El MRS quedaría fuera?


"Depende del pasado y de lo que han echo las personas. Si es con jóvenes que se identifican más hacia ideologías de izquierdas, eso es lo que enriquece una democracia, que hayan diversas ideologías y planteamientos, y no deben quedar por fuerza; pero si hablamos de una apertura del partido hacia personas que tuvieron participación en el primer Gobierno sandinista y que hasta hace poco corrían en la misma casilla con el Frente, yo sostengo que son temores válidos del partido y apuesto a que si le preguntaras a la mayoría de los nicaragüenses de que si quieren más socialismo en el país, difícilmente te dirían que sí".


¿Qué tiene planteado el partido, al menos para los primeros tres meses del año entrante?


"Nos verían a como nos han visto hasta el momento. Continuar con nuestro trabajo, que es el fortalecimiento territorial, para estar listos para lo que se venga, ya sea que hayan reformas electorales, y esperamos que sucedan; una alianza va a ser mucho más fácil de concretar y por eso estamos apostando a seguir con el trabajo de territorio. Las elecciones no están descartadas; la esperanza es que la salida sea cívica y a través de elecciones. Es la mejor manera de transición".


¿Está preparado CxL en caso de que el Gobierno decida llamarlos a algún tipo de negociación?


"Eso dependerá de las reformas electorales. Cuando hayan reformas electorales no va a ser una decisión de Ciudadanos por la Libertad, sino una decisión de la oposición: si habrá algún tipo de negociación o algún tipo de entendimiento para cuestiones meramente electorales, o para que hayan condiciones suficientes para poder encarar un proceso electoral".


¿Consideras que CxL es un partido completo en su estructura y estrategias, o le hace falta algo? ¿Están listos para convertirse en el carril de la oposición?


"En nuestro proyecto político recogemos elementos claves del liberalismo, además sienta las bases para un Plan de Gobierno; es un programa definido en lo social, en lo político y en lo económico. Tenemos bien claro cómo conseguiremos una nueva Nicaragua, en donde se pueda acceder en igualdad de oportunidades e igualdad ante la ley para garantizar servicios de educación y de salud, que permitan un verdadero desarrollo. Nuestro liberalismo no se basa en lo económico. Nuestro liberalismo tiende más a lo social.


Ciudadanos es una organización completa y el hecho de que pueda servir como la plataforma electoral no quiere decir que vamos a hegemonizar esa gran alianza, pero sí quiere decir que este es un vehículo que tiene todas las piezas completas y que está abierto de cara a la gente para que ya puedan saber qué proponemos y hacia dónde pensamos que se puede dirigir al país de cara al futuro".



Ahora que Alemán ya no está en el PLC, ¿se acercarían a esa organización para revivir la leyenda de la unidad liberal?


"Por los recientes pleitos que ellos tienen, yo diría que mi partido más bien ha sido sensato en mantenerse al margen. Aún queda desconfianza y más bien crece la incertidumbre hacia ese partido. Falta mucho por verse. Pero después de que se den las reformas y se establezca esa gran alianza, independientemente de lo que pase en las cúpulas, las bases y el territorio es donde se va a dar esa unidad".


¿Sos un chavalo con aspiraciones políticas?

"En este momento eso no me motiva. Lo que me motiva es poder aportar en el partido a que se fortalezca la juventud. Este ni siquiera es momento de pensar en candidaturas. Tal vez más adelante haya momento para pensar en eso".


¿Qué posibilidades hay de que Eduardo Montealegre regrese a la política?


"Sinceramente, no sé. Yo tengo más de un año de estar en el partido y no he visto ni siquiera una vez a Eduardo Montealegre en las oficinas. Puedo asegurar que no tiene ninguna participación en el partido. Tengo entendido que él se retiró de la política. Sus intenciones serán muy personales. Yo ni siquiera lo conozco".

documentando.la.historia

D_edited_edited.png

¿QUIÉNES SOMOS? • CONTACTO • APÓYANOS PUBLICIDAD • SUSCRIPCIÓN •  POLÍTICA DE PRIVACIDAD • AVISO LEGAL

A menos que se especifique lo contrario, los contenidos de este sitio web pertenecen a Coyuntura

direccion@coyuntura.co | www.coyuntura.co