top of page
Publicidad:

Es momento de resignificar Nicaragua

Los sucesos de las últimas semanas en el corazón territorial de Centroamérica representan una notable tempestad de emociones, una sobrecarga de información y preguntas, la prolongación de un duelo que se agudiza y parece interminable, y nuevas rupturas en el tejido social nicaragüense y en la percepción de paz. Esta Redacción conversa con especialistas en psicología, derechos humanos y sociología, quienes coinciden en que ante la situación extraordinaria, a casi cinco años del inicio de la crisis social, política y humanitaria en Nicaragua, las víctimas y sociedad en general deben resignificar la vida, las luchas colectivas y el contexto mismo, con el fin de evitar trastornos y efectos más graves en la salud mental y física.

Por Voces En Libertad | @VocesNi

Managua, Nicaragua
Ilustración de Coyuntura
Ilustración de Coyuntura

El relato de muchas de las 222 personas desterradas de Nicaragua el 09 de febrero de este año coincide en el uso de la tortura blanca durante meses o años. Pero, para "Alexandra", psicóloga y defensora de derechos humanos en Centroamérica -a quien llamaremos así por su seguridad-, es necesario resumir los hechos desde antes. "Son varias situaciones en una. Este gran número de personas (exreas y exreos políticos de la administración Ortega-Murillo) vivieron desde el inicio, desde que empezaron a exponer sus diferencias sobre el régimen, incluso antes de 2018, un sinnúmero de violaciones a sus derechos más fundamentales; luego viene el proceso de la privación de la libertad, que fueron varios meses, varios años, y una noche, cuando están en una prisión en donde se violan los derechos humanos, luego de meses o años confinados y sin garantías, sencillamente son trasladados a otro lugar y amanecen en otro país en el que incluso se habla otro idioma, que tiene otro sistema", narra la especialista, con varios años de experiencia con víctimas de desplazamiento forzado y diversos tipos de violencia. "Esto para el cerebro es una bomba", señala. "Demasiadas cosas que no se llegan a procesar, pero que deben ser tratadas", agrega.


Una verdadera situación extraordinaria, a casi cinco años del inicio de la crisis social, política y humanitaria que vive Nicaragua a raíz de la represión estatal y la violación masiva de derechos constitucionales, humanos y políticos. "Un nuevo capítulo. Un nuevo infierno. Un suceso que nadie se esperaba", comenta "Milthon", sociólogo y defensor de derechos humanos en la región.


Las personas que han sido desterradas y desnacionalizadas, al igual que otros civiles nicaragüenses dentro y fuera del territorio, pueden experimentar a raíz de los sucesos una amplia gama de emociones, ansiedad, depresión, perdida del sueño y/o el apetito e incluso la agudización u origen de traumas. Es importante reconocer entonces que estas afecciones son "normales", y que buscar apoyo emocional es esencial en el proceso de recuperación.


"(Los impuestos) son castigos bien severos con toda la intencionalidad de que pese y que no se repita. Es un mensaje que queda insertado en el imaginario colectivo de la población. Se enseñan con odio de cierta forma para que quede eso marcado", analiza la psicóloga.


Samantha Jirón, líder juvenil nicaragüense, lo tiene claro. "Acabo de ir a realizarme los exámenes generales en un hospital. Ya me realizaron un chequeo físico general. Ya va caminando la atención psicológica que es de suma importancia aunque creamos que no", señala la expresa política. Al igual que ella, que es víctima directa de un sistema que quiere "que se pierda la identidad personal y la voluntad misma", los expertos consultados ven en el acompañamiento psicológico y terapéutico un primer paso, el que deberían de seguir la mayor cantidad de víctimas y ciudadanos posible.


"Las víctimas, sus familiares y la sociedad nicaragüense en general deben resignificar la vida, las luchas colectivas y el contexto mismo. Lo que significa el país que aman y en la nueva situación que se encuentran", explica la psicóloga. "Pasa también por las secuelas que ya están viviendo, hasta actividades básicas como hacer ejercicio, construir una nueva rutina, adaptarse al ahora y al futuro, comenzar a trabajar en traumas y secuelas, e incluso buscar acceso a la justicia internacional", añade Alexandra.


El exreo político Yaser Vado durante una protesta en Managua en el año 2018. Ahora se encuentra desterrado en Estados Unidos de América por decisión del régimen Ortega-Murillo | Fotografía de Coyuntura
El exreo político Yaser Vado durante una protesta en Managua en el año 2018. Ahora se encuentra desterrado en Estados Unidos de América por decisión del régimen Ortega-Murillo | Fotografía de Coyuntura por Jairo Videa

Pero, ¿cómo resignificar las situaciones y experiencias personales y colectivas? ¿Es posible también hacerlo con lo que significa Nicaragua para las víctimas, sus familiares y la sociedad, en medio de un contexto de violencia que no parece tener fin cercano?


En primer lugar, Alexandra explica que es necesario el acompañamiento profesional especializado, tanto para las 222 personas excarceladas y desterradas, como para "todas las víctimas, familiares y civiles que la administración Ortega-Murillo ha afectado en los últimos años". Cuando llega "el pensamiento" y la oportunidad de acceder a ayuda psicológica o psiquiátrica "inicia el proceso de adherencia al tratamiento, que es diferente para cada persona y cada situación". Milthon destaca en este punto que el acompañamiento familiar, de pareja o amigos es vital para la sanación, al igual que actividades que combatan desde el insomnio hasta problemas renales.


Es importante hablar sobre las opciones de tratamiento disponibles para aquellos que necesitan apoyo emocional. Esto podría incluir terapia individual o grupal, medicación o una combinación de ambos. Y por lo tanto, gastos económicos y demás. Pero ya explicaba la exguerrillera y expresa política Dora María Tellez que no es tarea fácil. Muchas de las personas "deportadas" hacia Estados Unidos de América no van "a poder sostenerse en el corto plazo".


El tratamiento puede ser personalizado según las necesidades de cada individuo, y se debe promover la eliminación del estigma a su alrededor. Muchas personas pueden sentir vergüenza o miedo al buscar apoyo emocional debido al estigma asociado con la salud mental, e incluso pueden llegar a agudizar el temor de un cambio y de darle un nuevo significado a una situación.


Y como esa sanación "no es lineal y dependerá de muchos factores", los expertos recomiendan un acompañamiento lo más personal, positivo y realista posible. "En esta situación es nuestro deber como amistades, profesionales y sociedad entender el impacto y preguntar con honestidad, sensibilidad y cortesía: '¿Querés que te escuche, que comente, que aporte?'. Y aquí cabe subrayar la verbalización que es necesaria en cualquier caso, personal o colectivo. Catarsis", señala la defensora de derechos humanos.


Un grupo de jóvenes protesta en la conformación de la Coalición Nacional en Managua en el año 2020 | Fotografía de Coyuntura por Juan Daniel Treminio
Un grupo de jóvenes protesta en la conformación de la opositora Coalición Nacional en un hotel de Managua en el año 2020 | Fotografía de Coyuntura por Juan Daniel Treminio

"La gente en los barrios no se esperaba ese vuelo hacia Washington", dice Milthon. "Tampoco la fiesta nacional que intentaron armar el fin de semana después", agrega, recordando a su vez que son hechos sin precedentes que quedarán marcados y que incluso "terminan de deteriorar la nefasta percepción de paz que la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo quieren imponer". Una nueva grieta en el tejido social de Nicaragua.


Reconocer, procesar, aprender y crear


Al consultar a las fuentes sobre un plan o pasos concretos a seguir para transformar esta circunstancia tan extrema, de forma personal, social e incluso política, se logran distinguir cuatro factores necesarios: reconocer, procesar, aprender y crear.


"Nicaragua está regada y todos tienen a Nicaragua en sus mentes y en sus corazones en este momento, y es normal, es natural, entonces necesitan resignificar, pero una resignificación que les sea funcional, que no les torture el alma. Pero que tampoco sea como renunciar o retroceder, sino todo lo contrario", dice Alexandra. Ahí es donde se deben reconocer los problemas, las afectaciones, lo que se puede hacer, lo que se necesita, para continuar y procesarlo. "Cuando lo procesamos con ayuda y el intereses necesario vamos a lograr aprender de ello", agrega la experta.


"De esta nueva era represiva y de lo que ya pasó deben aprender las clases políticas y económicas, la ciudadanía y la comunidad internacional, y Centroamérica. Es momento de posturas, debates, registros, planes, un solo 'frente' social, cultural y generacional contra la dictadura, empoderamiento para las víctimas y la memoria misma", señala Milthon.


"Les acompañamos, no están solos, pero ese es el único papel de las personas no profesionales: solo acompañar. Y el acompañamiento es un arte también. A veces es como 'te acompaño, pero ya llevamos cuatro meses', 'ya llevamos un año'; es como 'me cansé de acompañarte'. Pero este proceso no tiene tiempo, no está definido cuánto va a pasar esa persona con esas pesadillas de tortura y porque le agredieron demasiado. Entonces, necesitamos que esas redes de apoyo también duren lo que tenga que durar el proceso terapéutico para poder garantizar una recuperación óptima algunas personas según su afectación, y para una solución a largo plazo al contexto y las crisis. Ese tiempo se puede prolongar mucho tiempo", dice la especialista en psicología.


No es fácil, pero cuando se procesa se aprende. Y desde ese aprendizaje se puede crear o reconstruir. "Una nueva vida. Un nuevo futuro. Un nueve frente de lucha social", comenta el sociólogo.


"Debemos reconocer el derecho a procesar la crisis, a procesar lo que sucedió, a procesar el hecho de que, por ejemplo, mi hijo tuvo que salir huyendo, y que no estoy con él, y que estoy va de pensar en eso. Obviamente ahí ambas personas están viviendo un duelo de separación terrible, porque también las personas que se quedan en el territorio siguen siendo o pueden ser víctimas. Es bien complejo y necesitamos esas herramientas para que las personas puedan descansar, aunque en el contexto en el que se encuentren, pues es bien complicado. Bastante complicado, incluso resignificar", finaliza Alexandra para esta conversación.


Suscríbase aquí a El Boletín de COYUNTURA y reciba las noticias de la actualidad de Nicaragua, Centroamérica y el mundo.

0 comentarios

Comments


⌨️  Se parte del grupo de socias y socios que respaldan nuestra misión como medio independiente
Publicidad:
Publicidad:
📻 La radio en línea y plataforma de podcasts para Centroamérica y su gente
⌨️ ¡La meta es llegar a las y los primeros 100 suscriptores!
Publicidad:
¡La democracia se defiende con periodismo!
EN DIRECTOAula Magna
00:00 / 01:04
Aula Magna.gif

AHORA: Programación regular

En cabina: De las 07:00 a las 11:30 a.m.

La radio para Centroamérica, de COYUNTURA

bottom of page