top of page
Publicidad:

Alejandro Giammattei, expresidente de Guatemala, sancionado por EE.UU., 72 horas después del final de su mandato

Las medidas tomadas por Estados Unidos de América (EE.UU.) contra Alejandro Giammattei y su exministro Alberto Pimentel son un claro indicativo de la voluntad de la administración estadounidense de combatir la corrupción en la región. El respaldo a la campaña anticorrupción liderada por el presidente Bernardo Arévalo, sumado a las sanciones y prohibiciones de entrada, envía un mensaje contundente sobre la importancia de la rendición de cuentas y la transparencia en el ámbito político guatemalteco.


Por Jairo Videa | @JairoVidea

Ciudad de Guatemala, Guatemala
Alejandro Giammattei durante su última aparición como presidente de Guatemala | Fotografía de Presidencia
Alejandro Giammattei durante su última aparición como presidente de Guatemala | Fotografía de Presidencia

El Departamento de Estado de los Estados Unidos de América (EE.UU.) anunció el miércoles la prohibición de entrada al país al expresidente de Guatemala, Alejandro Giammattei, junto con sanciones financieras, incluyendo la negación de visados a sus tres hijos, Ana Marcela Dinorah, Alejandro Eduardo y Stefano Giammattei Cáceres. Esta decisión, anunciada 72 horas después de que Giammattei dejara la Presidencia del país centroamericano, se basa en la acusación de que el exmandatario aceptó sobornos durante su mandato presidencial de 2020 a 2023. El comunicado del portavoz del Departamento de Estado, Matthew Miller, enfatiza la posición de EE.UU. en la lucha contra la corrupción y su apoyo a las y los guatemaltecos que buscan la rendición de cuentas. "La corrupción debilita el Estado de Derecho y las instituciones democráticas, permite la impunidad, alimenta la migración irregular, obstaculiza la prosperidad económica y reduce la capacidad de los Gobiernos para responder de manera efectiva a las necesidades de su pueblo", declaró Miller.


La medida se suma a otras recientes acciones tomadas por EE.UU. para contrarrestar la corrupción en Centroamérica, incluyendo la extradición del expresidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, quien este jueves 18 de enero de 2024 vive su primera audiencia frente a un juez por cargos de narcotráfico y uso de armas ilegales. Este enfoque refleja la determinación de Washington en abordar la actividad ilegal de los líderes políticos en la región.


Durante su mandato, Giammattei enfrentó una coalición de fiscales, jueces y figuras políticas que buscaban combatir la corrupción respaldada por la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Sin embargo, las acusaciones en su contra se intensificaron recientemente, después de la pandemia por Covid-19, incluyendo investigaciones sobre presuntos sobornos relacionados con un proyecto minero, lo cual generó tensiones y protestas en Guatemala.


La designación de Giammattei como "generalmente inelegible" para ingresar al territorio de los Estados Unidos de América es una medida sin precedentes que destaca la gravedad de las acusaciones en su contra. Aunque los expresidentes de Centroamérica a menudo gozan de inmunidad judicial en la región, esta inmunidad no se extiende al sistema jurídico estadounidense ni a la participación en violaciones de las leyes estadounidenses.


Además de las sanciones contra Giammattei, el Departamento de Estado impuso medidas financieras al exministro de Energía y Minas de su ya finalizado Gobierno, Alberto Pimentel Mata, por su presunta participación en esquemas de soborno y corrupción relacionados con contratos gubernamentales y licencias mineras. Según analistas, estas acciones subrayan el compromiso de EE.UU. con el fortalecimiento de la transparencia y la gobernabilidad en Guatemala y en la región en su conjunto. La decisión también refleja la postura firme de la administración del presidente estadounidense Joseph Biden al declarar que nadie, incluso un funcionario público, está por encima de la ley.


El contexto de estas medidas es crucial, ya que se producen en medio de tensiones políticas y disputas en Guatemala durante la transición de poder hacia el nuevo presidente, Bernardo Arévalo. Giammattei se negó a participar en la juramentación de su sucesor, entregó los símbolos presidenciales una hora antes de la media noche del domingo 14 de enero; su pareja sentimental, Miguel Martínez, fue sancionado por EE.UU. con la Ley Global Magnitsky de Responsabilidad de Derechos Humanos; y uno de los hijos de Alejandro fue expulsado de los Estados Unidos de América, lo que generó aún más controversias en un escenario político ya tenso.


Esta acción del Departamento de Estado no solo tiene repercusiones inmediatas en la situación política de Guatemala, sino que también envía un fuerte mensaje sobre la determinación de EE.UU. para combatir la corrupción en la región centroamericana y apoyar a aquellos que buscan la rendición de cuentas. La situación continuará desarrollándose, pero la medida adoptada marca un hito significativo en la búsqueda de justicia y transparencia en Guatemala.


Suscríbase aquí a El Boletín de COYUNTURA y reciba las noticias de la actualidad de Nicaragua, Centroamérica y el mundo.

0 comentarios

Comments


⌨️  Se parte del grupo de socias y socios que respaldan nuestra misión como medio independiente
Publicidad:
Publicidad:
📻 La radio en línea y plataforma de podcasts para Centroamérica y su gente
⌨️ ¡La meta es llegar a las y los primeros 100 suscriptores!
Publicidad:
¡La democracia se defiende con periodismo!
EN DIRECTOAula Magna
00:00 / 01:04
Aula Magna.gif

AHORA: Programación regular

En cabina: De las 07:00 a las 11:30 a.m.

La radio para Centroamérica, de COYUNTURA

bottom of page