• Deedrik Flores

UNAB: ¿la nueva segunda fuerza?

El partido en el poder en Nicaragua siempre ha rechazado, de todas las formas posibles, el surgimiento de fuerzas opositoras que jueguen en la plaza de su mercado electoral e ideológico. Es por esa razón que descabezó al Movimiento Renovador Sandinista (MRS) desde el 2008, retirándole la personería jurídica. Ahora, en pleno 2020, luego de la crisis de abril de 2018 y la agudización de ésta por el mal manejo de la epidemia del Covid-19 en la actualidad, el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) intenta torpedear los esfuerzos de algunas organizaciones que quieren construir una alternativa electoral capaz de disputarle el mercado ideológico y de electores, como lo es la Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB).


Lanzamiento oficial de la UNAB - Fotografía de La Prensa

Para entender cómo opera este mecanismo de rechazo debemos trasladarnos a las Elecciones de 2006. En ese año se desarrollaron comicios generales en los que participaron 4 fuerzas políticas: el FSLN, con una intención de votos del 28%; el Partido Liberal Constitucionalista (PLC), cuyo candidato fue el exvicepresidente José Rizo, y que contaban con el 18% de la intención de votos; la Alianza Liberal Nicaragüense (ALN), facción disidente del PLC, liderado por Eduardo Montealegre, obtuvo una intención de votos del 26%; y, por primera vez, el MRS, con Herty Lewites de candidato, quienes obtuvieron una intensión de votos del 14%. Es decir, el MRS habría sido una fuerza que restaría votos a conservadores, liberales y sandinistas (izquierda), y se posicionaba virtualmente como cuarta fuerza en esa intensión.


Los resultados finales de esa Elección reflejaron que el MRS logró un 6%, mientras que el Frente obtuvo el 38%, el PLC el 26% y el ALN el 29% de los votos válidos. Cabe señalar que la baja en los resultados de votos para el MRS pudieron ser consecuencia directa del reemplazo de su candidato, ya que Lewites murió en el mes de junio de 2006, 4 meses antes de las Elecciones, y fue reemplazado por su candidato a vicepresidente. También se puede observar el reacomodo de las y los electores, pues a la baja de los votos del MRS, el FSLN aumentó 10 puntos, el PLC 8 puntos y el ALN 4 puntos.


La lección que el partido en el poder aprendió en el 2006 fue entender que a pesar de haber pactado las reformas electorales, que le daban ventajas para ganar una elección reduciendo los techos del 45% al 40%, y luego a 35%, era insuficiente frente a la posibilidad de dividir su mercado cautivo de electores; por eso no se podían dar el lujo de compartir su mercado, cuando ya ellos habían zanjado la hegemonía del mercado liberal, dividiendo al PLC. Operaron bajo la lógica de "divide y vencerás", e integraron una nueva: "excluye y no perderás".


En el contexto del 2020, y bajo las condiciones de asedio, persecución y reducción de las garantías constitucionales, y las graves violaciones a los derechos humanos, surge una nueva fuerza (a poco más de un año para entrar nuevamente en una contienda electoral) que le está disputando otra vez el mercado electoral e ideológico al partido de Gobierno: la UNAB.


Aún incipiente y sin personería jurídica para competir en Elecciones, la UNAB ha llenado un vacío político y frente a la población ha logrado organizar, de manera plural, una alternativa que desafía al poder encarnado en el Estado. Además, también se ha convertido en el contrapeso de otras fuerzas políticas, en su mayoría provenientes de los sectores más conservadores del país.


La UNAB está conformada por organizaciones de sociedad civil, partidos políticos (que van desde expresiones conservadoras hasta partidos de izquierda), movimientos sociales, movimientos campesinos, organizaciones de jóvenes, emprendedores, feministas, movimientos de mujeres, víctimas de la represión política, entre otros. Si dicha organización fuera un partido, podríamos decir que sería una organización "atrápalo todo".

En este sentido podemos evidenciar cómo la UNAB le disputa al FSLN un importante grupo de votantes, que, ante un proceso electoral, haría que el techo electoral histórico del FSLN baje aún más. Según la reciente encuesta de CID Gallup, la intención de votos que asignan al partido sandinista es del 23% y la de la UNAB es del 10%. Es decir, en un posible escenario electoral, con normas mínimas de transparencia, el actual partido de Gobierno no lograría alcanzar los mínimos para ganar y el poder concentrado en el Estado podría equilibrarse con representaciones más plurales en una futura Asamblea Nacional.

Según la más reciente encuesta de CID Gallup, estos son los temas que le preocupan a la ciudadanía nicaragüense - Diseño elaborado por Coyuntura

Es precisamente por estas razones que el sandinismo "oficial" no está dispuesto a ceder terreno a otras ofertas electorales que puedan disputar sus plazas, sobretodo en este contexto donde ha perdido simpatías, militancia, aliados y oportunistas, y ha forzado, a través de diversos mecanismos, la estigmatización de fuerzas emergentes progresistas, incluyentes y plurales. Ortega no estará dispuesto a asignar la personería jurídica a ningún partido que le represente esos riesgos, y promoverá más la división de las fuerzas opositoras, y la exclusión de sus mayores amenazas.


Si bien una crisis política es un desequilibrio del poder, retornar al equilibrio significaría que todas las expresiones políticas de la sociedad sean incluidas en la toma de decisiones dentro de los aparatos formales del poder, es decir, del Estado. Para esos efectos, la pluralidad debe estar representada en el primer poder del Estado: el legislativo. El concepto de democracia de las mayorías ya ha sido superado, por lo cual, un sistema democrático es aquel que se encargará de incluir a las minorías y satisfacer o dar cause a sus demandas. Una democracia de las mayorías ahora supone tiranía.

Coyuntura

"La sociedad tiene derecho a la memoria; el periodismo: el deber de recordar"

¿QUIÉNES SOMOS? • CONTACTO • APÓYANOS PUBLICIDAD • SUSCRIPCIÓN •  POLÍTICA DE PRIVACIDAD • AVISO LEGAL

© 2020 Coyuntura - Todos los derechos reservados - Diseño y Desarrollo Web por Alcahuete Studio.