Telescopio electoral en El Salvador


La comunidad internacional observa detenidamente las elecciones en Centroamérica siempre, se nos avecinan elecciones presidenciales en Costa Rica y elecciones legislativas-municipales en El Salvador, pulgarcito de las Américas. Diplomáticos europeos y Centroamericanos han manifestado a su servidor que el proceso democrático-electoral en El Salvador es siempre seguido minuciosamente.

En el presente artículo se expondrá apreciaciones breves de las elecciones próximas- menos de 2 meses- a realizarse en El Salvador este 4 de Marzo. Es muy importante poder invitar a los demás a que no se abstengan de esta fiesta democrática, que salgan temprano a ejercer el sufragio por el candidato de su preferencia, dado que son elecciones cruciales para la continuidad del proceso democrático que se sigue moldeando, dado que la nueva Asamblea Legislativa (Congreso o Parlamento) elegirá nueva Corte Suprema de Justicia, por ende se tendrá nueva Sala de lo Constitucional, tan importante para el contrapeso democrático de cualquier país ya que son elecciones de segundo grado y Fiscal General de la República.

Las elecciones tuvieron como presupuesto asignado por el órgano legislativo de 25 millones de dólares inicialmente pero hubo un refuerzo presupuestario de 4 millones, según información del Tribunal Supremo Electoral.

Sucesos previos a esta fiesta cívica pueden poner en dudas una verdadera apertura: elecciones internas en partidos políticos sin una verdadera transparencia, presupuesto insuficiente para este evento y además por primera vez se tendrán Juntas Receptoras de Voto conformadas por ciudadanos que no se encuentran afiliados a partidos políticos.

Las elecciones internas de los partidos políticos tuvieron un divorcio desde el inicio con una contraloría electoral, la ciudadanía esperaba mucho de este proceso por ser también primera vez en El Salvador, los jóvenes sobre todo.

Hay algo que se cuestiona, la Constitución de la república en su artículo 129 deja con puertas abiertas la posibilidad de una reelección indefinida de diputados que conforman el órgano legislativo, es aquí donde hay una fricción notoria en el proceso de que el relevo generacional sea una realidad completa y no una realidad a medias. Sumado a esta molestia generalizada se impone la participación de la ciudadanía en las Juntas Receptoras de Voto en las elecciones que se avecinan.

Pueden haber cambios, si, todo depende de nosotros los ciudadanos tengamos la firmeza del derecho a exigir cambios para un bien común, por el bien de las presentes y nuevas generaciones, no todo es malo, es de reconocer que las elecciones en la última década han presentado avances impresionantes, el voto residencial es uno de los grandes avances que como país se ha logrado, este año también se verá cómo serán los resultados de este experimento de ciudadanizar las mesas electorales.

Las elecciones que se avecinan en El Salvador definen el rumbo político-jurídico para los próximos años, como ciudadanía se debe estar informado de la forma de votar, ya que también la modalidad de voto cruzado (desde 2015) es otro mecanismo que permite no estar cerrado a otra posibilidad electoral. Hay un enemigo, se llama apatía y es lo peor que le puede suceder al país, las nuevas generaciones quieren cambios, pues hay que involucrarse en estos cambios para luego exigir.


Coyuntura

"La sociedad tiene derecho a la memoria; el periodismo: el deber de recordar"

¿QUIÉNES SOMOS? • CONTACTO • APÓYANOS PUBLICIDAD • SUSCRIPCIÓN •  POLÍTICA DE PRIVACIDAD • AVISO LEGAL

© 2020 Coyuntura - Todos los derechos reservados - Diseño y Desarrollo Web por Alcahuete Studio.