top of page
Publicidad:

Bloqueo en el Congreso de Honduras por renuncia del designado presidencial Salvador Nasralla. "No nos dan ni la palabra"

A pesar de que el oficialismo, representado en el partido Libertad y Refundación (Libre), dijo estar "feliz" por "deshacerse" del fundador del Partido Salvador de Honduras (PSH) -organización con la que la presidenta Xiomara Castro llegó al Poder Ejecutivo, gracias a una alianza-, las y los legisladores del Congreso siguen impidiendo efectuar la renuncia del designado presidencial, un tipo de "vicepresidente" hondureño, sin muchas facultades, pero cuyo titular genera "miedo" en el Gobierno al dividir el voto popular para las próximas elecciones presidenciales de 2025.


Por Redacción Central | @CoyunturaNic

Tegucigalpa, Honduras
Salvador Nasralla, durante una entrevista con Criterio.hn | Fotografía de Criterio.hn
Salvador Nasralla, durante una entrevista con Criterio.hn | Fotografía de Criterio.hn

Una vez más, como ya es costumbre, el Congreso Nacional de Honduras es el epicentro de un enfrentamiento entre los hacedores de la vida política e institucional del país centroamericano, reflejando las profundas divisiones que agitan el día a día. La bancada del Partido Salvador de Honduras (PSH) desató una protesta enérgica la tarde del martes 16 de marzo de 2024 en el Poder Legislativo hondureño, exigiendo con gritos y pancartas la palabra para abordar un tema que consideran crucial: la renuncia del designado presidencial Salvador Nasralla.


Con cartulinas en alto, ondeando la Constitución de la República como símbolo de legitimidad, los miembros del PSH golpearon mesas y alzaron sus voces en un grito unísono de "¿cuál es el miedo?". Su demanda fue clara: querían discutir la renuncia de Nasralla en el hemiciclo del Congreso Nacional. Sin embargo, su petición fue ignorada por la Junta Directiva del parlamento, encabezada por Luis Redondo, representante legislativo del PSH, desencadenando una serie de eventos que evidenciaron las tensiones latentes en el corazón del Poder Legislativo, y en el quehacer institucional y político de Honduras, con un período electoral casi que en marcha, y ya varios precandidatos del oficialismo.


La congresista Fátima Mena lideró la protesta, alzando una pancarta con determinación mientras clamaba por la oportunidad de hablar: "¡Denos la palabra!". A su lado, Iroshka Elvir, esposa de Nasralla y también congresista, golpeaba su curul con las palmas de sus manos en un gesto de frustración y determinación. Sin embargo, sus esfuerzos fueron en vano frente a la indiferencia de quienes ostentaban el control del debate, en un parlamento acostumbrado a las patadas, los gritos y golpes.


Redondo, interfiriendo en el clamor de las y los parlamentarios del PSH, trató de justificar la situación alegando que estaban en medio de la lectura de dictámenes. Pero para los miembros de la bancada de Nasralla, en directo a través de varios canales nacionales, la urgencia de abordar la renuncia de Nasralla era innegable, y no estaban dispuestos a aceptar excusas.


La mañana de este miércoles 17 de abril de 2024, en la entrada principal del Congreso Nacional, Nasralla dijo tener una estrategia "bien trazada" en cuanto a este impasse para lograr desligarse completamente de la administración de Castro, quien ha señalado inactividad eterna por parte del funcionario del Ejecutivo, pero un salario fijo devengado. "Tenemos una moción de orden (para hoy) con 70 firmas; yo las vi, personalmente, y las tengo guardadas. Esa moción de orden la tienen que aceptar", señaló. "Ellos pueden no someter a consideración la carta mía, de renuncia, pero para la moción de orden no tienen ningún atributo legal para negarse. Es una obligación. No nos dan ni la palabra, pero si no la leen es porque están muertos de miedo. ¡Les tiemblan las patas! Porque saben que Nasralla ganó las últimas tres elecciones", aseveró en tercera persona.


Ante la persistencia de los legisladores del PSH, Redondo optó por retirarse el martes del hemiciclo, abandonando su puesto ante la creciente presión. Sin embargo, su ausencia fue solo temporal, ya que regresó minutos después, solo para encontrarse nuevamente con la exigencia de la palabra por parte de los diputados.


La tensión escaló cuando Redondo decidió retirarse nuevamente, esta vez rodeado por cerca de una decena de congresistas del PSH. Ante esta demostración de fuerza y casi, casi que más agresiones físicas, se tomaron medidas de seguridad, con al menos cinco guardias privados e internos protegiendo a la Junta Directiva del Congreso Nacional.


A pesar de los esfuerzos y la determinación de las y los diputados del PSH, su solicitud fue finalmente denegada, y se vieron obligados a regresar a sus curules, frustrados y sin haber logrado su objetivo.


Las palabras del presidente de la bancada del PSH, Jhosy Toscano, arrojaron luz sobre el trasfondo de este conflicto político. Toscano explicó que la negativa a otorgarles la palabra era un "claro reflejo de la resistencia del oficialismo a la renuncia de Salvador Nasralla como designado presidencial". Según Toscano, más de 65 diputados habían firmado una moción de orden solicitando la lectura de la renuncia de Nasralla, pero esta solicitud había sido ignorada.


El argumento de Toscano sugiere una motivación política detrás de la negativa a discutir la renuncia de Nasralla. Alega que el partido oficialista Libertad y Refundación (Libre), teme otorgar a Nasralla la oportunidad de participar en las elecciones presidenciales, por cuarta ocasión consecutiva, lo que sugiere un temor arraigado en la posibilidad de un cambio en el equilibrio de poder.


El precedente citado por Toscano, donde otras renuncias fueron tramitadas sin pasar por una comisión, resalta la aparente inconsistencia en el tratamiento de la renuncia de Nasralla. Este contraste refuerza la percepción de parcialidad y motivación política detrás de la negativa a otorgar la palabra a la bancada del PSH.


Pero este enfrentamiento en el Congreso Nacional de Honduras va más allá de una simple disputa por la palabra. Refleja las profundas divisiones políticas que atraviesa la nación, así como los temores y las estrategias de los distintos actores para mantener o cambiar el status quo. Mientras tanto, la incertidumbre persiste en torno al destino de la renuncia de Salvador Nasralla y su impacto en el panorama político hondureño.


 

En COYUNTURA, cada noticia y día de trabajo es un acto de valentía respaldado por personas, procesos, fuentes, documentos y perspectivas confiables, contrastadas y diversas, aunque muy a menudo debemos proteger la identidad de quienes informan y/o comentan. Pero la censura, la crisis económica y los obstáculos estatales y de seguridad no detienen a nuestra Redacción; seguimos informando con determinación, desde Centroamérica. Si has sufrido violaciones a tus derechos por un Estado centroamericano, o si quieres contar una historia, contáctanos a través de direccion@coyuntura.co o mediante la burbuja de mensajes en la parte inferior izquierda del medio.


Por otro lado, no te pierdas AULA MAGNA, nuestra radio en línea y plataforma de podcasts para la región y su gente, donde el periodismo y el entretenimiento se fusionan las 24 horas del día.


Juntos, construimos el puente de la verdad y la democracia, por eso ten en consideración adquirir una membresía de nuestro programa para socias y socios, con beneficios y servicios digitales únicos.

0 comentarios

Comments


⌨️  Se parte del grupo de socias y socios que respaldan nuestra misión como medio independiente
Publicidad:
Publicidad:
📻 La radio en línea y plataforma de podcasts para Centroamérica y su gente
⌨️ ¡La meta es llegar a las y los primeros 100 suscriptores!
Publicidad:
¡La democracia se defiende con periodismo!
EN DIRECTOAula Magna
00:00 / 01:04
Aula Magna.gif

AHORA: Programación regular

En cabina: De las 07:00 a las 11:30 a.m.

La radio para Centroamérica, de COYUNTURA

bottom of page