top of page
Publicidad:

Desafío financiero amenaza a parroquias de Nicaragua tras congelamiento de cuentas bancarias

Las emblemáticas parroquias de Masaya, arraigadas en siglos de devoción y tradición, enfrentan una crisis financiera de proporciones inéditas. Donaciones en declive, gastos mensuales insostenibles y proyectos de restauración aplazados son tan solo algunos de los aspectos que plantean un panorama sombrío. A pesar de estas dificultades, la comunidad eclesiástica de Masaya busca soluciones creativas para mantener encendida la llama de su fe y superar los obstáculos económicos impuestos por el contexto político actual.

Por Redacción Central | @CoyunturaNic

Masaya, Nicaragua
Una misa de julio de 2023 en la Parroquia Nuestra Señora de la Asunción, Masaya | Fotografía cortesía
Una misa de julio de 2023 en la Parroquia Nuestra Señora de la Asunción, Masaya | Fotografía cortesía

En el corazón de Masaya, una ciudad marcada por su profunda devoción religiosa y rica herencia cultural, las parroquias católicas luchan por mantener viva la llama de su fe mientras enfrentan obstáculos financieros de gran magnitud. Tras la decisión de la dictadura sandinista de Daniel Ortega y su esposa Rosario Murillo de congelar las cuentas bancarias de todas las diócesis del país centroamericano, por acusaciones de supuesto lavado de dinero, la comunidad eclesiástica de Masaya y otras zonas del territorio nicaragüense se encuentra en una encrucijada financiera que amenaza con paralizar sus actividades parroquiales esenciales.


Casi tres meses después de la orden de congelamiento, las consecuencias se vuelven palpables para las parroquias locales, especialmente para la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción de Masaya. Durante décadas, este lugar de culto ha sido un punto de referencia espiritual para la comunidad local, pero ahora enfrenta una realidad financiera que desafía su capacidad para mantener sus operaciones regulares.


Hablando en condición de anonimato, un sacerdote cercano a la iglesia de la Asunción reveló para esta Redacción que la comunidad se siente "ahogada" por las dificultades económicas. Las colectas realizadas en cada Eucaristía ya no son suficientes para cubrir los gastos mensuales y los compromisos derivados de sus actividades. "Todos los meses, la parroquia debe asumir innumerables gastos y lo que se recauda no es suficiente", explicó el sacerdote.


Uno de los desafíos más apremiantes es el estado deteriorado del edificio. Las ventanas antiguas, que requieren un reemplazo urgente, representan una carga financiera considerable en la actualidad. Cada ventana tiene un costo de 18 mil córdobas, una cifra que se ha vuelto insostenible en el actual contexto económico. Ante esta situación, la parroquia ha optado por realizar solo mantenimientos por un valor de cuatro mil córdobas, una medida que prolonga la vida útil de las ventanas, pero no resuelve el problema de fondo.


Las donaciones, que históricamente habían sido un pilar fundamental para el sustento de las parroquias, han sufrido un marcado descenso en el contexto político actual. La persecución política de la dictadura sandinista ha generado un cambio significativo en las actitudes de las familias y empresas hacia las donaciones a la iglesia católica. Aunque no pueden hacer depósitos en las cuentas bancarias debido a la orden de congelamiento, la comunidad aún encuentra formas de apoyar a los sacerdotes y las comunidades religiosas en sus necesidades.


El padre Bismarck Conde, vicario foráneo de Masaya, destacó para este texto la resiliencia y generosidad de la comunidad. Proyectos de restauración y reparación de imágenes y templos han sido posibles gracias a donantes que aportan materiales de construcción y feligreses que se unen en apoyo. "Nuestra feligresía es generosa. Solamente quien está dentro de la iglesia sabe las necesidades que la iglesia pasa", expresó el líder católico.


Para subsistir ante las adversidades, la iglesia de Masaya ha tenido que reinventarse. Ante el asedio de la dictadura sandinista, las parroquias han encontrado nuevas formas de recaudar fondos y mantener sus actividades vitales. En un esfuerzo por financiar las celebraciones en honor a la Virgen Asunta al Cielo, la parroquia de la Asunción organizó una "convivencia mariana". Esta iniciativa reunió a la comunidad en un evento diseñado para recaudar fondos y costear los gastos de las festividades.


A pesar de la incertidumbre financiera, la comunidad eclesiástica de Masaya se mantiene unida en su propósito. La restauración de las puertas del templo de Nuestra Señora de la Asunción, con un costo de 40 mil córdobas, es un ejemplo de cómo las donaciones y limosnas de las misas han permitido a la iglesia avanzar en su misión a pesar de los desafíos económicos.


El panorama para las parroquias de Masaya sigue siendo desafiante. Las cuentas congeladas, el declive en las donaciones y los gastos imprevistos amenazan su estabilidad financiera. Sin embargo, la fe y el compromiso de la comunidad católica de Masaya continúan iluminando un camino de esperanza a través de la oscuridad económica y política que enfrentan.


Con información de Voces En Libertad

Suscríbase aquí a El Boletín de COYUNTURA y reciba las noticias de la actualidad de Nicaragua, Centroamérica y el mundo.

0 comentarios

Comments


⌨️  Se parte del grupo de socias y socios que respaldan nuestra misión como medio independiente
Publicidad:
Publicidad:
📻 La radio en línea y plataforma de podcasts para Centroamérica y su gente
⌨️ ¡La meta es llegar a las y los primeros 100 suscriptores!
Publicidad:
¡La democracia se defiende con periodismo!
EN DIRECTOAula Magna
00:00 / 01:04
Aula Magna | La radio y plataforma de podcasts de COYUNTURA

AHORA: Programación regular

En cabina: De las 07:00 a las 11:30 a.m.

La radio para Centroamérica, de COYUNTURA

bottom of page