top of page

Descifrando el discurso del cardenal nicaragüense Leopoldo Brenes: "No soy fuente fidedigna"

En un sermón que trascendió los límites de la liturgia para adentrarse en el terreno político y social, el cardenal Leopoldo José Brenes, máxima autoridad de la iglesia católica en Nicaragua, abordó el tema de las noticias falsas, las "fuentes no fidedignas" y su visión sobre el periodismo independiente actual. En medio de la voraz persecución contra los religiosos y la creciente falta de libertad de prensa y culto en el país centroamericano, las declaraciones del cardenal revelaron capas de ironía y desafíos para entender la compleja crisis múltiple que atraviesa Nicaragua.


Por Juan Daniel Treminio | @DaniTreminio

Managua, Nicaragua
Ilustración de Coyuntura
Ilustración de Coyuntura

La homilía de "Su Eminencia Reverendísima" cardenal Leopoldo José Brenes del pasado domingo 21 de enero de 2024 -tercer domingo ordinario en el calendario católico- en la Catedral Metropolitana de la Inmaculada Concepción de María de Managua, pasó de ser un simple acto litúrgico a un discurso cargado de hilos políticos, sociales y una "no fidedigna" cátedra de comunicación, bajo un contexto marcado por la voraz persecución contra las y los religiosos católicos, y la desaparición de la libertad de prensa y de culto en el país centroamericano. Las palabras del máximo jerarca del catolicismo nicaragüense revelaron capas de cierta ironía, contradicciones y desafíos para comprender la inagotable crisis política, humanitaria, constitucional y social que atraviesa Nicaragua. Aunque para el cardenal Brenes solo existe un generador de caos en su imaginario: el periodismo independiente.


Luego de haberse leído el Evangelio según San Lucas, "Su Eminencia" comenzó el sermón dando a conocer el éxito de las festividades patronales de San Sebastián, en Diriamba, Carazo, el pueblo natal de la Miss Universo 2023, Sheynnis Palacios; la misma zona que cubría el reportero de Canal 10, Víctor Ticay, quien fue secuestrado en plena Semana Santa del año 2023, misma que fue contundentemente prohibida por las autoridades sandinistas.


"El día de ayer, junto con la feligresía de Diriamba, pero también de todo el departamento, y la presencia de muuuchas, muchas personas de los diversos departamentos del país, hemos celebrado las fiestas de San Sebastián, ¿vedá? Desde nuestra iglesia catedral celebramos al padre César y a la feligresía, que muy hermosa se prepararon para celebrar esa fiesta que marca una vida para el departamento. Fue una ceremonia muy bonita, una participación hermosa y muy, muy bonita", dijo Brenes, repitiendo "hermosa" y "bonita", hasta llegar al Papa Francisco en su discurso.


Acto seguido, Leopoldo celebró que el "Santo Padre" recién bautizó el año litúrgico 2024 como el "Año de la Oración". Para eso dejó como primera tarea a las y los feligreses presentes llevar el próximo domingo una especie de jaculatoria, una oración breve como la que él ha dicho de por vida. "La oración que yo he mantenido de años, no sé cuánto, vedá, es: 'Señor, que te sea fiel, humilde y testigo de tu amor'. Eso es todo. No le pido muchas cosas al Señor", dijo. Para luego volver a repetir su frase personal con Dios. "Fiel, humilde y testigo de tu amor".


De fiel y humilde a chifletero


La segunda tarea que encomendó a los presentes fue descargar aplicaciones para los teléfonos celulares que contengan la Biblia, tal como él lo hizo, según su propio recuerdo. "Yo creo que son gratis, ¿vedá? A mí me pusieron una en mi celular, que cada mañana y cada noche solo le aprieto un botoncito, vedá, y ya sale la palabra. ¡Qué facilidad más hermosa que hoy las técnicas modernas nos dan esa capacidad!", celebró el pastor, nacido en Ticuantepe, advirtiendo a su vez que la Biblia es como una "espada de doble filo", que "entra hasta el fondo y ahí es donde nos molesta".


Tras haber dicho eso, se disculpó, para dar paso a una anécdota personal, la cual dio vida a su cátedra de comunicación social y buenas prácticas cívicas.


"Perdónenme, un testimonio, de cuando yo era obispo de Matagalpa. Al terminar una misa, un señor se me acercó y me dijo: 'oíga, monseñor. Usted es un chifletero'. ¿Cómo que soy un chifletero? 'Sí', me dice, 'porque esas lecturas de hoy estaban dirigidas a mí y la homilía que usted hizo. Se estaba dirigiendo a mí, porque me quedó viendo'".


Luego, Brenes continuó: "Este es un proyecto que el Señor nos va dando. Y pensaba, a veces nosotros escuchamos la radio, vemos las redes sociales y escuchamos noticias o vemos noticias, que a veces nos ponen desesperados, que a veces nos quitan la paz, ¿vedá? Y a veces uno se da cuenta que son noticias falsas. Yo lo he vivido. En un momento dado. Mi hermana cada mañana me pasa saludando, a las siete de la mañana, y en una ocasión, cuando llegó a su trabajo a las siete y media, una compañera le enseñó su celular, y le dijo que 'el cardenal estaba nuevamente internado en el hospital'. Una noticia falsa. Mi hermana me llamó inmediatamente, y yo estaba vivito y coleando, vedá. En mi casa, tranquilo, dándole de comer a mis chocoyos. Eh, eh, eh".


"Y así salen un montón de cosas, y luego se hace un alboroto, y se crea una tensión, porque es verdad que los medios de comunicación sirven para informar y nos ayudan muchísimo, pero desgraciadamente, a veces hay otros que hacen como paquines, y tratan de inventar cuentos, sin ningún fundamento", añadió el reverendo católico, señalando así a los medios de comunicación y no al uso y comportamiento de las y los usuarios en las redes sociales digitales.


Una "fuente no fidedigna"


Con su característica voz serena, el cardenal de Managua siguió su sermón ese domingo abordando lo que él considera una "problemática social": las noticias falsas, las noticias sin fundamento, o, en todo caso, las noticias con "fuentes no fidedignas", uno de los términos utilizados por redacciones independientes en el exilio para referirse a personas que no pueden revelar sus identidades por temor a sufrir represalias, pero que cumplen con un rígido proceso de contrastación.


"Un día me preguntaron a mí, que hay una fuente fidedigna que dice esto y esto. Pues -les dijo Brenes- fíjate que yo no la conozco, pero te recomiendo: anda a esa fuente fidedigna y que te aclare bien, porque yo no te puedo aclarar", manifestó el prelado, confirmando otra de las cualidades que lo caracterizan: zafarse de las y los periodistas para no brindar declaraciones, entrevistas o, en todo caso, negaciones acerca de los secuestros, expulsiones y destierros que han sufrido y sufren hasta la fecha decenas de religiosos de su mismo clero.


En ese sentido, la máxima autoridad del catolicismo nicaragüense dejó claro que él mismo no se considera una "fuente" de confianza para la opinión pública. "Yo no soy fuente fidedigna. Pero a veces ponen eso, fuente fidedigna", refutó el jerarca.


Las declaraciones que hizo el cardenal Brenes suenan hasta irónicas dado el contexto de censura impuesto por el régimen sandinista de Daniel Ortega y su esposa Rosario Murillo, quienes han dejado al país centroamericano sin periodistas, sin periódicos y sin medios de comunicación fuera del espectro oficialista, que puedan constatar in situ las embestidas contra los sacerdotes y el resto de la sociedad nicaragüense.


Un mensaje a los periódicos que no existen


"Creo que es bien interesante que hagamos a un lado esas noticias que en el fondo no tienen fundamento", prosiguió el cardenal, y para reforzar su teoría utilizó una referencia inespecífica de "una experta" sobre las noticias en las plataformas digitales. "Recuerdo una especialista en comunicaciones que decía que muchas veces las redes no son noticia, porque una buena noticia tiene que ser corroborada, tiene que ser buscada, si es verdad que es cierto o no es cierto", manifestó Brenes en su prédica.


A pesar de que desde hace 900 días el país no cuenta con un rotativo, la exhortación del religioso católico fue directa contra ese rubro de comunicación: "es importante que nuestros periódicos serios vayan y primero vean si es verdad lo que voy a decir". Ignorando así que La Prensa, el último periódico que existía en Nicaragua, fue confiscado por el sandinismo en el año 2021.


Corroborar procesiones, un motivo de cárcel


A pesar de que el cardenal Brenes minimizó por completo los altísimos riesgos, necesidades y consecuencias que enfrenta el periodismo dentro y fuera del país, el caso del periodista Víctor Ticay, quien permanece bajo cautiverio por dar cobertura a una actividad religiosa, ilustra de manera fidedigna la represión contra la libertad de prensa y de culto, y el riesgo que representa incluso dar seguimiento a las actividades de la iglesia católica en Nicaragua.


Ticay fue detenido por el régimen de Daniel Ortega en plena Semana Santa de 2023, y su único delito fue transmitir a través de su página de noticias en Facebook una actividad religiosa realizada por feligreses de su comunidad, a pesar de la prohibición policial contra más de 3,000 actividades.


Actualmente, Ticay es el único periodista tras las rejas, recluido en el Centro Penitenciario Jorge Navarro de Tipitapa, más conocido como "La Modelo". Fue trasladado ahí después de varios meses de detención en el celdas del Distrito III de Managua, donde sufrió tratos crueles y estuvo incomunicado, sin contacto con su familia.


Ante esta realidad la ironía se inmiscuye entre las palabras del reverendo capitalino, ya que en un entorno donde los medios carecen de acceso a las fuentes y a cualquier información oficial, el alto jerarca debe ser el principal responsable de corroborar sí en el país hay o no hay libertad religiosa, o cual es la verdadera intención de la cacería, expulsión y destierro de sus obispos. Ya casi 40 sacerdotes han sido desterrados por el sandinismo.


Reacciones y opiniones


El tratamiento de algunos medios independientes y las reacciones de algunos periodistas nicaragüenses en el exilio a las declaraciones de Brenes han sido diversas, pero todas contundentes. El medio Nicaragua Investiga, conocido por su enfoque crítico hacia la dictadura de Ortega y Murillo, interpretó las palabras del cardenal como "otra crítica al periodismo" que ha denunciado los atropellos contra la iglesia católica desde 2018. Dicha redacción resaltó que Brenes ha guardado silencio ante varias agresiones, contra la prensa, el catolicismo y la libertad de culto.



Por otra parte, Artículo 66 también catalogó las declaraciones de Leopoldo como "fuertes críticas dirigidas a los medios de comunicación independientes -sin mencionarlos-", asumiendo que el jerarca acusa a la prensa no oficialista de "crear caos entre las familias". Además, la redacción de dicho medio resaltó en una nota que Brenes "olvidó que en Nicaragua no hay libertad de expresión".



En otro rincón del espectro mediático, el periodista Luis Galeano en su programa vespertino Café Con Voz expresó su lamentación ante la postura de Brenes, considerando al cardenal como alguien "indispuesto" a corroborar información.


Mientras tanto, el periodista Santiago Aburto en su informativo digital BTN Noticias fue más crítico: "Yo no me doy por aludido, pero tal vez me aceptan un consejo: ayúdenle al cardenal, porque en Nicaragua no hay radios que den noticias, no hay periodistas independientes, no hay locutores, no hay medios de comunicación, menos periódicos, y está pidiendo que verifiquen a los periódicos. ¿Cuáles periódicos?".


Desde su cuenta en X (antes Twitter), el periodista Emiliano Chamorro, reconocido por su amplia cobertura en temas religiosos, consideró que lo dicho por Brenes fue la continuidad de una "campaña contra medios independientes de Nicaragua".



Aunque el cardenal Brenes no especificó a que medio de comunicación estaban dirigidas sus lecciones de prensa, esta diversidad de reacciones resaltan la polarización y complejidad del panorama mediático nicaragüense.


A pesar del perpetuo silencio que ha guardado el cardenal Brenes sobre la violencia sistemática contra líderes religiosos, feligreses, reporteros, medios independientes, disidentes, estudiantes universitarios y hasta organizaciones católicas, mientras minimiza por completo el discurso de odio contra la iglesia que promueve en sus monólogos la vicepresidenta y vocera del régimen Rosario Murillo, el cardenal puso de manifiesto que en Nicaragua no hay nada de que preocuparse. Que el responsable de "generar caos" con supuestas noticias falsas es el periodismo disidente. "Unos ayudan muchísimo y otros inventan cuentos sin ningún fundamento", finalizó Brenes durante su cátedra de civismo.


Suscríbase aquí a El Boletín de COYUNTURA y reciba las noticias de la actualidad de Nicaragua, Centroamérica y el mundo.

0 comentarios
⌨️ ¡La meta es llegar a las y los primeros 100 suscriptores!
⌨️  Se parte del grupo de socias y socios que respaldan nuestra misión como medio independiente
📻 La radio en línea y plataforma de podcasts para Centroamérica y su gente
Publicidad:
Publicidad:
Publicidad:
Publicidad:
¡La democracia se defiende con periodismo!
Ya disponible el primer episodio
Publicidad:
EN DIRECTOAula Magna
00:00 / 01:04
Aula Magna.gif

AHORA: Programación regular

En cabina: De las 06:00 a las 11:30 a.m.

La radio para Centroamérica, de COYUNTURA

bottom of page