top of page
Publicidad:

Medidas migratorias entre Costa Rica y Honduras generan impacto en comercio, seguridad y diplomacia

La reciente decisión de Costa Rica de exigir visa consular a los ciudadanos hondureños, argumentando "razones de seguridad nacional", ha desencadenado una serie de repercusiones significativas en Centroamérica. Esta medida unilateral, que entró en vigencia el 10 de octubre de 2023, ha generado una respuesta inmediata por parte de Honduras, que aplicó el principio de reciprocidad exigiendo visas a los costarricenses. Estos acontecimientos plantean importantes desafíos políticos, económicos y diplomáticos en una región que ya enfrenta múltiples problemáticas compartidas.

Por Jairo Videa | @JairoVidea

San José, Costa Rica
Un edificio en el centro histórico de la ciudad de San José, en Costa Rica | Fotografía de Coyuntura
Un edificio en el centro histórico de la ciudad de San José, en Costa Rica | Fotografía de Coyuntura

Costa Rica y Honduras, dos naciones centroamericanas que no comparten una frontera geográfica, han sido el centro de la atención en los últimos días debido a la adopción de medidas migratorias que han desencadenado un debate a nivel regional. La decisión de Costa Rica de exigir visas consulares a los ciudadanos hondureños, justificada en términos de "seguridad nacional", ha generado una respuesta recíproca por parte de Honduras, lo que subraya ahora mismo preocupaciones significativas en diversas áreas, incluyendo las económicas, políticas y diplomáticas.


El martes 10 de octubre de 2023, entró en vigor la exigencia de visa consular por parte de Costa Rica para las y los ciudadanos hondureños que deseen ingresar al otro país centroamericano. Esta medida fue anunciada como una respuesta a las preocupaciones de seguridad nacional en Costa Rica. Según el ministro de Seguridad, Mario Zamora, se ha detectado la presencia de sicarios y grupos delictivos de hondureños que tienen conexiones con bandas narcotraficantes en la región del Caribe costarricense. Incluso se informó de su ingreso al país utilizando vehículos blindados.


La gravedad de la situación de seguridad en Costa Rica se ilustra con la sorprendente cifra de más de 700 homicidios registrados en el país durante este año, la cifra más alta en su historia. Las autoridades atribuyen la mayoría de estos crímenes a sicarios y la lucha entre bandas narcotraficantes por el control de territorios para la venta de drogas.


El impacto en los viajeros hondureños


La medida implica que los hondureños que deseen ingresar a Costa Rica deben solicitar una visa consular, la cual debe gestionarse personalmente ante los agentes consulares costarricenses en Honduras. Estas visas tienen una duración máxima de 30 días, con la posibilidad de prorrogarlas por hasta 90 días. Los requisitos para la obtención de la visa incluyen la presentación de una solicitud formal con información personal, motivo del viaje, tiempo previsto de permanencia, profesión u oficio, y la dirección exacta de su estancia en Costa Rica. Además, se requiere una reserva tentativa de boleto o pasaje de regreso, un comprobante de medios económicos para la subsistencia y un documento de antecedentes penales.


No obstante, la medida excluye a las y los viajeros hondureños que deben hacer escala en los aeropuertos costarricenses, lo que sugiere una consideración económica y logística en la implementación de esta política.


Honduras, en respuesta a la medida de Costa Rica, anunció que aplicaría el principio de reciprocidad, lo que significa que los ciudadanos costarricenses también requerirán una visa consular para ingresar a Honduras. Esta decisión entró en vigor el mismo día en que Costa Rica implementó su medida, y se ha hecho efectiva con la prohibición del ingreso de al menos dos ciudadanos costarricenses, según informó el Instituto Nacional de Migración de Honduras (INM), hasta el cierre de este texto.


El canciller hondureño, Eduardo Enrique Reina, expresó su preocupación por la exigencia de visas y consideró que es un retroceso en las prácticas centroamericanas. Argumentó que la medida se basa en la seguridad nacional de Costa Rica, debido al aumento de la participación de grupos criminales en la región de Limón, en la costa caribeña costarricense, y la llegada de sicarios hondureños a ese país.


Preocupación regional por la medida


La adopción de estas medidas migratorias ha generado preocupación a nivel regional, ya que podría afectar aspectos clave de la integración centroamericana. Expertos y figuras prominentes en la región han señalado que estas medidas podrían tener un impacto significativo en el comercio, el turismo y las inversiones en Centroamérica.


La Federación de Cámaras y Asociaciones Industriales de Centroamérica y República Dominicana (FECAICA) expresó su preocupación por la disrupción en el comercio regional que estas medidas podrían generar y pidió diálogo, y consultas intersectoriales para evitar medidas que afecten a los países de la región.


El expresidente costarricense y Premio Nobel de la Paz, Óscar Arias, ha instado a los gobiernos a rectificar estas medidas, considerando que trastornarán el comercio, el turismo y las inversiones en Centroamérica. Además, comparó la exigencia de visas con el fusilamiento del prócer Francisco Morazán en el año 1842, un evento histórico que marcó un retroceso en la unión de Centroamérica.


Por otro lado, la integración regional se ve amenazada por estas medidas migratorias, ya que afectan áreas como el comercio, los aspectos diplomáticos, los flujos económicos y el derecho de libre tránsito en una zona con problemas compartidos que requieren acciones coordinadas. La integración regional es fundamental para abordar desafíos comunes, como la lucha contra el crimen organizado, la migración irregular, el desplazamiento forzado y los derechos humanos, y estas medidas podrían socavar esa cooperación.


La falta de acuerdo y diálogo entre los países centroamericanos para dinamizar la economía y avanzar en la integración ha sido motivo de preocupación. Expertos consultados por esta Redacción señalan que la seguridad es un problema que afecta a toda la región y que no se limita a un solo país. Por lo tanto, la imposición de visas puede no ser la solución más efectiva para abordar problemas de seguridad compartidos.


La diplomacia como solución


A pesar de la escalada de tensiones, los cancilleres de ambos países han mantenido el canal de comunicación abierto y se han comprometido a buscar soluciones. Los organismos regionales como el Sistema de Integración Económica Centroamericana (SICA), desde la Secretaría de Integración Económica Centroamericana (SIECA) se han activado en busca de una solución satisfactoria para ambas partes.


El actual presidente de Costa Rica, Rodrigo Chaves, ha defendido la medida de exigir visa a las y los ciudadanos hondureños, argumentando los mismos motivos de seguridad nacional. Sin embargo, también se ha comprometido a revisar la medida en los próximos meses. Esto sugiere una disposición a considerar las implicaciones de largo plazo de esta política migratoria.


En última instancia, la situación plantea un desafío a la integración centroamericana mayúsculo y destaca la necesidad de un diálogo constructivo y colaborativo entre los países de la región para abordar problemas de seguridad comunes sin socavar la cooperación regional en áreas clave como el comercio y la economía.


Los requisitos de Honduras para el ingreso de costarricenses


A partir del pasado martes 10 de octubre, Honduras ha implementado la exigencia de visa consular para los costarricenses que deseen visitar el país. Esta decisión es una respuesta directa a la medida tomada por Costa Rica, que impuso la misma restricción a los ciudadanos hondureños.


Para los costarricenses que planeen viajar a Honduras, ya sea por turismo, negocios u otros motivos, se exige cumplir con una serie de requisitos detallados por la Secretaría de Relaciones Exteriores de Honduras. Estos son:


  1. Pasaporte válido.

  2. Certificación médica o la realización de exámenes médicos, si así lo solicitan las autoridades médico-sanitarias hondureñas.

  3. Carné de vacunación contra fiebre amarilla y Covid-19.

  4. Antecedentes policiales con una vigencia de seis meses, debidamente legalizados.

  5. Adquisición de los timbres requeridos por la ley de Honduras.

  6. Fotografía reciente de 6x5 centímetros.

  7. Acreditación de medios de subsistencia mediante una constancia bancaria con saldos del último mes.

  8. Constancia de Interpol de no tener denuncias o alertas en contra del solicitante.

  9. Constancia de responsabilidad autenticada del contacto en Honduras.

  10. Medios económicos de subsistencia del contacto hondureño.

  11. Antecedentes policiales del contacto hondureño, con una vigencia de seis meses.

  12. Entrevista del contacto hondureño ante la Gerencia de Investigación y Análisis del Instituto Nacional de Migración.

  13. Documentación que respalde el motivo de viaje.

  14. Constancia del Ministerio Público de Honduras de que ni el solicitante ni el contacto en Honduras tienen procesos abiertos de investigación o denuncias.


Sin embargo, es importante destacar que uno de los requisitos, el certificado de Interpol (Organización Internacional de Policía Criminal o Policía Internacional) que atestigua la falta de denuncias o alertas en contra del solicitante, se ha vuelto un tema de controversia. La organización Interpol no emite este tipo de documentos. En su lugar, las autoridades locales o nacionales pueden consultar las bases de datos de Interpol y reflejar cualquier hallazgo relevante en sus informes. Por lo tanto, el requisito hondureño de contar con este certificado no es factible.


Además, la Secretaría de Relaciones Exteriores de Honduras no ha especificado si la visa tendrá un costo, cuál será el período de respuesta ni si los titulares de una visa estadounidense podrán quedar exentos de este trámite. Los esfuerzos de la Redacción de COYUNTURA por obtener esta información a través de la embajada de Honduras no han tenido éxito.


Esta imposición de visa consular podría tener un impacto en la movilidad de personas y mercancías entre los dos países, lo que ya está causando problemas para las y los conductores de transporte de carga costarricenses que se encuentran varados en las fronteras hondureñas. La medida ha generado preocupaciones en la comunidad empresarial y comercial, y se espera que continúe siendo tema de debate en ambos países.


Suscríbase aquí a El Boletín de COYUNTURA y reciba las noticias de la actualidad de Nicaragua, Centroamérica y el mundo.

0 comentarios

Comments


⌨️  Se parte del grupo de socias y socios que respaldan nuestra misión como medio independiente
Publicidad:
Publicidad:
📻 La radio en línea y plataforma de podcasts para Centroamérica y su gente
⌨️ ¡La meta es llegar a las y los primeros 100 suscriptores!
Publicidad:
¡La democracia se defiende con periodismo!
EN DIRECTOAula Magna
00:00 / 01:04
Aula Magna.gif

AHORA: Programación regular

En cabina: De las 07:00 a las 11:30 a.m.

La radio para Centroamérica, de COYUNTURA

bottom of page