top of page
Publicidad:

Protestas en Guatemala: creatividad y determinación para exigir verdadera justicia y democracia

Los gestos de creatividad y solidaridad demuestran que las protestas en Guatemala son mucho más que un simple llamado a la justicia y al respeto por la voluntad popular, mostrada en las urnas. Son un recordatorio de la fuerza y la determinación de la población guatemalteca para unirse en la búsqueda de un futuro más justo, democrático y transparente para todas y todos, con las comunidades aisladas por el Estado como principales cicerones de esta lucha social, apartidaria y pacífica.

Por Jairo Videa | @JairoVidea

Ciudad de Guatemala, Guatemala
Líderes indígenas realizan una ceremonia frente a la entrada principal de la sede central del Ministerio Público en Ciudad de Guatemala, la noche del viernes 06 de octubre de 2023 | Fotografía de Coyuntura por Jairo Videa
Líderes indígenas realizan una ceremonia frente a la entrada principal de la sede central del Ministerio Público en Ciudad de Guatemala, la noche del viernes 06 de octubre de 2023 | Fotografía de Coyuntura por Jairo Videa

Guatemala actualmente es testigo de una serie de manifestaciones en las que la población exige hasta el momento la renuncia de la fiscal general del Ministerio Público (MP), Consuelo Porras, el jerarca de la Fiscalía Especial contra la Impunidad (FECI), Rafael Curruchiche, la fiscal regional Cinthia Monterroso y el juez séptimo de la capital, Fredy Orellana. Mientras continúa la lucha por la justicia y la transparencia en el país centroamericano, las y los manifestantes han demostrado su ingenio y creatividad en medio de las protestas, que iniciaron tras la extrema judicialización del proceso electoral y los resultados el pasado 25 de junio y 20 de agosto.


En el décimo octavo día de protestas, como parte de la cobertura especial de la Redacción de COYUNTURA, exploraremos los acontecimientos desde el simbolismo, para entender cómo las y los guatemaltecos han encontrado formas creativas y pacíficas para expresar sus demandas mientras mantienen un espíritu de unidad y resistencia, cuando la Corte de Constitucionalidad (CC), contra todo pronóstico pero respetando los derechos constitucionales y humanos, ya otorgó un amparo para proteger el derecho a manifestar, aunque dejando abierta, en el mismo recurso, la posibilidad del uso de la fuerza pública para remover los bloqueos, que suman al cierre de este texto 28 en todo el territorio guatemalteco.


Pero las muestras de coordinación ciudadana y resistencia pacífica van más allá de las consignas frente al edificio central del MP en Ciudad de Guatemala, los tranques en las principales carreteras del país -que alcanzaron su punto más alto hasta el momento el martes 10 de octubre- y memes o publicaciones reflexivas en las redes sociales digitales. El miércoles 11 de octubre de 2023, en el mercado La Parroquia, zona 6 de la capital, algo inusual y refrescante sucedió. Las y los manifestantes decidieron agregar un toque de alegría a su lucha al invitar a la población a una clase gratuita de salsa, la cual fue impartida por un estudio profesional de danza a las 06:00 p.m. de ese día. En otros puntos, como Alotenango, Antigua Guatemala, Escuintla, Santa María Tecún y Aldea Pachoj, las y los protestantes, al tomarse las avenidas nacionales, bailaron, cantaron, hicieron concursos o tuvieron juegos de mesa.


La idea de ofrecer una clase de salsa en medio de las protestas, o las carreras de saco (costales) son solo algunos de los ejemplos de cómo las y los guatemaltecos han encontrado formas creativas y pacíficas para expresar sus demandas y mantener un espíritu de unidad y resistencia en los últimos días, a pesar de que la Corte de Constitucionalidad (CC), por solicitud de la jerarca de la Fiscalía, Consuelo Porras, ordenó "liberar" las carreteras, utilizando incluso la fuerza como último recurso. Las manifestaciones en todo el país, y los 18 días continúos que tienen ciudadanos comunes y comunidades indígenas de varias partes del territorio en el campamento pacífico y multicultural frente a la sede central del MP en la zona 1 de la capital guatemalteca, son una muestra contundente y vibrante de determinación y perseverancia, y eventos como estos demuestran que la lucha por un cambio significativo puede ir de la mano con la celebración de la cultura, la fe, las raíces, el arte, la diversidad y las libertades humanas.


GALERÍA | Carteles y más carteles, para exigir democracia y un alto a la persecución judicial contra la voluntad popular de Guatemala Fotografías de COYUNTURA por Jairo Videa

En las redes sociales, el hashtag #BloqueosGT se ha vuelto tendencia, con personas compartiendo sus experiencias y perspectivas sobre las manifestaciones. Incluso de forma negativa, siendo ésta perspectiva realmente minúscula. Muchos usuarios han destacado la creatividad en los encuentros, con más de 486,000 publicaciones solo en X (antes Twitter) desde el 02 de octubre de 2023 según un análisis de datos realizado por el equipo de COYUNTURA, con el inicio de la cobertura minuto a minuto de este medio. En varios bloqueos se ha permitido el paso de motoristas y conductores pidiéndoles que se unan al baile. Además, al menos cinco grupos se han coordinado para realizar coreografías de canciones populares como la "La Macarena" y "El Meneaito", así como danzas culturales que reflejan la rica herencia de Guatemala y su gente.


Según analistas consultados bajo anonimato por un tema de seguridad, estos gestos de creatividad y solidaridad muestran que las protestas en Guatemala no solo son un llamado a la justicia, sino también una demostración de la fuerza y la determinación de la población para exigir un cambio significativo en el país, con creatividad, pacifismo, diversidad y "una mentalidad abierta y libre, más que tolerante". La lucha continúa, y con ello la capacidad de la sociedad guatemalteca para unirse en la búsqueda de un futuro más justo y transparente se pone a prueba.


El llamado hasta el momento sigue siendo para el sector más joven, las autoridades estatales y los grupos más radicales.



Las protestas que han estallado en Guatemala son el resultado de un conflicto político y una demanda generalizada de renuncia de las autoridades del Ministerio Público y el juez Fredy Orellana. Pero las autoridades no quieren escuchar. El presidente saliente, Alejandro Giammattei, por el contrario, cumplió su advertencia de usar la fuerza pública para despejar los bloqueos, los cuales se disminuyeron tras varios incidentes violentos suscitados y aumentados después de una rueda de prensa del mandatario el 09 de octubre.


Los grupos antidisturbios se encontraron con la resistencia de cientos de ciudadanos que no cejan en su demanda y exigen respeto al resultado de las urnas, que dio como ganador al binomio de Movimiento Semilla, conformado por Bernardo Arévalo y Karin Herrera. Varias jornadas en estas más de dos semanas también transcurrieron con cruces de señalamientos sobre las responsabilidades de "poner fin a la actual crisis" entre Giammattei y el presidente electo, Arévalo, que habla de un "intento de golpe de Estado" contra él, luego de que el MP desatara una cacería judicial contra su partido político y el Tribunal Supremo Electoral (TSE), con varias investigaciones en curso, con el rechazo generalizado de la ciudadanía a dichas pesquisas, diligenciadas por Porras, Curruchiche, Monterroso y Orellana.


Giammattei divulgó un mensaje en el que invita a Arévalo a proponer "una tregua", a llamar a los manifestantes para que desocupen las carreteras porque "la gente se está muriendo" ante el desabastecimiento en los hospitales o por supuestos obstáculos para el paso de ambulancias, una acusación negada por las autoridades indígenas, que encabezan los bloqueos. Los medios de comunicación, sin embargo, han documentado que en varios bloqueos se permite el paso de médicos, alimentos y otros productos prioritarios.


El presidente electo considera que el fin del conflicto está en manos de Giammattei, si pide la renuncia a la funcionaria que designó como fiscal general. En varias entrevistas con la prensa, Arévalo señaló al presidente Giammattei como el principal responsable de la crisis política que se vive en Guatemala. "Él está haciendo un intento muy claro de evadir la responsabilidad que le corresponde en esta situación, producto del asalto de una institución del Estado, el Ministerio Público, contra el Tribunal Electoral", dijo el mandatario electo al medio radial Con Criterio. Si está en contra de los bloqueos, "puede pedir la renuncia de la persona que él nombró para ese cargo, que es Consuelo Porras", remató.


No obstante, la CC, en un movimiento más para proteger a Porras y librarla de responsabilidades, ha señalado que un juez penal "si puede" ordenar la cancelación de un partido político, contradiciendo la Ley Electoral y de Partidos Políticos de Guatemala, que establece que ese poder solo lo tiene el TSE y no se puede gestionar en tiempos electorales. El órgano judicial supremo también confirmó este jueves 19 de octubre que la fiscal general del Ministerio Público no puede ser destituida ni siquiera por el presidente. El Pleno de la CC no resolvió de manera favorable dos acciones que buscaban quitar el blindaje a Porras, titular de la Fiscalía. En este caso, las y los magistrados resolvieron dos inconstitucionalidades, una sobre un amparo presentado por los 48 Cantones de Totonicapán y la otra sobre un documento proveniente de un grupo de abogados independientes.


Los bloqueos y las protestas comenzaron el 02 de octubre por iniciativa de las autoridades indígenas, quienes tomaron varias carreteras y realizaron una protesta permanente frente a la sede del Ministerio Público. Esto sucedió después de que el órgano judicial, con el apoyo de civiles, seguridad privada y oficiales de la Policía Nacional Civil (PNC), incautó las actas con los resultados de las votaciones, a pesar de la oposición de las y los magistrados electorales, quienes denunciaron la pérdida de la custodia del voto ciudadano.



La crisis escaló cuando la ciudadanía advirtió "la intención de trastocar la voluntad del soberano", según el politólogo Miguel Ángel Balcárcel. Las autoridades indígenas han señalado que los bloqueos son el único recurso para que se tomen en serio sus peticiones, al igual que las protestas masivas, ya que suponen una presión económica, social y política. Además, la gente que participa en los bloqueos "arriesga su bienestar y su economía, pero lo hacen para tratar de recuperar el acceso pleno del derecho a la salud y a la educación", dijo el alcalde indígena David Saloj.


Las y los guatemaltecos han demostrado una notable creatividad en sus bloqueos y protestas. Han encontrado formas pacíficas y amigables para expresar sus demandas mientras mantienen un ambiente lúdico y solidario. Algunas de las estrategias de protesta que se han utilizado incluyen:


  1. Baile y libre el paso: Los manifestantes permiten el paso a conductores y motoristas si se unen al baile popular.

  2. Convites y chamuscas: En la ruta al Atlántico, los vecinos realizaron un "convite" y "chamuscas" para solicitar la renuncia de Consuelo Porras con convivencia.

  3. Juegos de fútbol en la carretera: Se han organizado partidos de fútbol en medio de las carreteras bloqueadas.

  4. Caravanas de carros con carteles de protesta: Las y los conductores han organizado caravanas a velocidad mínima con carteles de protesta, principalmente en la capital guatemalteca.

  5. Juegos de mesa en los puntos de bloqueo: UNO, jenga, cartas, ajedrez, monopolio. La oferta es variada.

  6. Caballos bailadores: Hasta los caballos participaron en la protesta en el ingreso a aldea el Pajón, en Santa Catarina Pinula.

  7. Arte y acrobacias: Trapecistas realizaron actos y acrobacias bajo puentes y pasarelas de Ciudad de Guatemala.

  8. Campeonato de tecniquitas: Se organizaron al menos cuatro campeonatos de "tecniquitas" con balones de fútbol. Puro equilibrio.

  9. Ceremonias mayas y rituales culturales: La entrada principal del edificio superior del Ministerio Público en la zona 1 de Ciudad de Guatemala es el centro regional de las ceremonias mayas y rituales culturales.

  10. Toritos y bailes tradicionales: En varios de los bloqueos se siguen haciendo bailes tradicionales y se usan toritos para animar a las y los manifestantes.

  11. Bandas escolares: Bandas y diversos músicos amenizan las manifestaciones que todavía hacen sonar a la capital guatemalteca.

  12. Acrobacias en moto: Aunque peligroso, en varios bloqueos se han realizado acrobacias en moto como entretenimiento nocturno.

  13. Ceremonias religiosas: Pastores evangélicos, sacerdotes católicos y líderes indígenas han convergido bajo la misma exigencia: que renuncien a sus cargos Porras, Curruchiche, Monterroso y Orellana.


Las protestas en Guatemala ya son un movimiento pacífico, lúdico y comunitario, que no se miraba desde el año 2015. Pero incluso ahora es más vivo y cohesivo. La creatividad y la solidaridad de los manifestantes son notables, y su determinación para exigir un cambio significativo en el país es evidente. A medida que el conflicto político continúa, la sociedad guatemalteca demuestra su capacidad para unirse en la búsqueda de un futuro más justo y transparente. Estas protestas son un ejemplo de cómo la lucha por la justicia puede ir de la mano con la celebración de la cultura y el arte, un recordatorio de la fuerza y la resistencia del pueblo guatemalteco en su búsqueda de un cambio duradero. Por una "nueva primavera", verdadera y duradera.


Suscríbase aquí a El Boletín de COYUNTURA y reciba las noticias de la actualidad de Nicaragua, Centroamérica y el mundo.

0 comentarios

Kommentare


⌨️  Se parte del grupo de socias y socios que respaldan nuestra misión como medio independiente
Publicidad:
Publicidad:
📻 La radio en línea y plataforma de podcasts para Centroamérica y su gente
⌨️ ¡La meta es llegar a las y los primeros 100 suscriptores!
Publicidad:
¡La democracia se defiende con periodismo!