• Juan Daniel Treminio

100 días de Covid-19 en Nicaragua: las 10 medidas de Ortega

Desde que se diagnosticó el primer caso de coronavirus en Nicaragua, el día miércoles 18 de marzo, el país entero estaba a la expectativa de las decisiones y medidas que serían tomadas por el régimen Ortega-Murillo; medidas que tendrían que ir desde la prevención, información, decisiones políticas, económicas y de salubridad, cómo se aplica en todos los países afectados por la pandemia.



La ciudadanía se preguntaba si el país estaba preparado para enfrentar una tragedia de ésta magnitud, que en cuestión de horas hizo que el precario sistema de salud nicaragüense colapsara. Sin embargo, el régimen poco a poco fue revelando sus medidas, mismas que van desde ocultar información, encerrarse en un búnker y llamar extraterrestres a quienes exponen sus vidas para salvar la de otros.


Basadas en la raíz de lo antónimo, carentes del conocimiento científico y de misericordia, éstas son las 10 medidas que la dictadura Ortega-Murillo ha implementado para combatir, o estimular, la pandemia en Nicaragua:


1: Aglomeración de personas


Convocar a multitudinarias caminatas sabatinas se convirtió en la primera de las medidas que el régimen de Ortega implementó, exigiendo la presencia de sus seguidores, militancia y trabajadores del Estado. Lo curioso de esto es que el Presidente, y la Vicepresidenta (también primera dama), no asistieron a ninguna de esas manifestaciones y actividades masivas. Luego de varios días de estos actos se dieron brotes de casos en varias instituciones del Estado y 23 altos funcionarios del partido de Gobierno han muerto hasta el momento.

Vamos a caminar con la fuerza de la fe y la esperanza en todo el país, en oración permanente y solidaridad con todos los pueblos, familias y hermanos en el mundo afectados por el coronavirus” - Rosario Murillo / 14 de marzo de 2020.

2: Visitas casa a casa


Sin guantes ni mascarillas, en grupos de cinco y acompañados por policías armados, los simpatizantes del régimen y trabajadores de la salud ejecutaban una medida encomendada la cual consistía en ir de casa en casa "informando" sobre el cuidado de la salud frente a la pandemia. Sin embargo, dicha práctica era un ejercicio de medición del partido de Gobierno que se ha ejecutado desde inicio de la crisis de abril de 2018. Las visitas fueron rechazadas por la ciudadanía debido a que fue considerado una forma de propagar el virus.

"El Ministerio de Salud nos encomienda hacer estas visitas casa a casa para que hagamos hincapié en las recomendaciones para la prevención del Covid-19, sobretodo en el lavado de manos frecuentes" - Claudia Calero / Responsable de Epidemiología en un Centro de Salud de Managua.

3: La NO suspensión de clases


El Ministerio de Educación (MINED) decidió no suspender las clases presenciales pese a que la pandemia continúa su fase de propagación comunitaria. De esa forma, Nicaragua se convirtió en el único país del continente donde no se tomó dicha medida, la cual expone a los niños, niñas, adolescentes, jóvenes y docentes a contraer o ser portadores del virus. A pesar de que las escuelas están vacías, a inicios de junio el MINED comenzó a valorar la implementación de clases digitales.


Por su parte, el Consejo Nacional de Universidades (CNU) tampoco llamó a la cancelación de clases en las entidades de educación superior del país. Un ejemplo claro de ello es que al día de hoy la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN - Managua) sigue realizando todo tipo de actividades en medio de una crisis de insalubridad.

“Inicia una semana intensa de acompañamiento, reforzamiento académico, nivelación, atención a estudiantes y padres familia" - Salvador Vanegas / Asesor Presidencial en temas de educación / 8 de junio de 2020.

4: Mantener los estadios abiertos


Nuevamente Nicaragua es el país donde las cosas se hacen a la inversa. Mantener el desarrollo de las ligas locales en todas las categorías fue otra de las medidas ordenadas desde El Carmen, a pesar de que en el mundo todo evento deportivo se suspendió. Dicha decisión puso la vida de varios jugadores en riesgo. Lamentablemente Carlos Aranda, coach del equipo del San Fernando, Masaya, se convirtió en una víctima mortal. Aún así se continua jugando boxeo, fútbol, baloncesto y otros deportes en todo el país.

"Los responsables son los dirigentes que mantienen que todo está normal cuando ellos no están en el terreno con los demás. Ahora los pobres, los humildes, se sienten cohibidos y a veces no tienen otra elección" - Dennis Martínez / 23 de mayo de 2020.

5: Prohibición del uso de equipos de protección y prevención

Personal de salud en hospitales públicos de todo el país denunciaron, de forma anónima, ante los medios de comunicación que se les prohibió el uso de mascarillas y otros equipos de protección. Según lo relatado, dichas orientaciones "vinieron de arriba" como una medida "para no causar alarma". Luego la denuncia fue acogida por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y el uso de mascarillas se volvió un asunto político, dejando a los médicos y a todo el personal de salud en el país altamente expuesto al virus.

“Es que como está la situación, todos dependemos de ese salario, y hablar y criticar al Gobierno significa el despido inmediato” - Especialista que fue Jefe de Área de un importante hospital en Managua / Infobae.

6: Despedir médicos


El coronavirus ha sido comparado por muchos especialistas y medios con una guerra, en la que los médicos están en la primera línea de la batalla. Pero, en Nicaragua los médicos y todo el personas de salud no solo están desprotegidos y expuestos a la muerte, sino que también se les despide como un castigo por perjudicar los intereses de la pareja gobernante.


Más de 10 médicos fueron despedidos por haber firmado un documento solicitando un llamado de emergencia nacional, tomando en cuenta que más de 50 profesionales de la salud han muerto dando atención a pacientes con Covid-19. Los médicos en Nicaragua ya no dan para más.


Lea también: Despido de médicos: la torcida estrategia orteguista

Deberá quedar constancia ante la Organización Panamericana de la Salud (OPS) la injustificada decisión tomada por dichas autoridades y del perjuicio personal y social que se logra con este tipo de decisiones - Asociación Médica Nicaragüense.

7: Desinformación


La política de comunicación establecida por Rosario Murillo vuelve a imperar, con el único objetivo coaccionar, controlar y manipular la información. En un trabajo de análisis publicado por Coyuntura se expusieron los graves vacíos de información que genera el Estado, a propósito, en torno a la propagación y afectaciones de la pandemia. Como en otras ocasiones de crisis en el país, los medios de comunicación independientes y las redes sociales digitales han saltado la censura impuesta por el Estado y el MINSA, y ponen en evidencia las negligencias cometidas desde el día 1.


Lea también: MINSA: principal fuente de desinformación sobre Covid-19


8: Ausencia


Aunque fue la sancionada Vicepresidenta Rosario Murillo quien anunció el primer caso positivo de Covid-19, la ausencia y casi desaparición del Presidente es notable, a tal punto de alimentar los rumores de su muerte, lo cual es una replica de la estrategia cubana a la que recurre Ortega para volver más importante su reaparición.


Después de 34 días ausente, Ortega apareció en una cadena nacional el 15 de abril del corriente año, rodeado de su Gabinete, para decir que el país va a continuar en completa normalidad, haciendo a un lado la pandemia. Hasta la fecha solo ha tenido dos apariciones ante el pueblo nicaragüense, sin tener que tomarse la molestia de salir de su casa.



9: Otro libro blanco


El Libro Blanco es un riguroso documento oficial que ponen a disposición los Gobiernos para justificar sus políticas respecto a un contexto en específico, pero la forma en la que el régimen de Ortega ha implementado el Libro Blanco en varias ocasiones ha sido para demostrar su desesperación por la falta de credibilidad a su régimen. En ésta ocasión el formato va dentro de las medidas que el régimen cree necesarias para contrarrestar el virus, imponiendo su propia verdad.

“El terrorismo desinformativo, gestado desde los Estados Unidos y que los medios de comunicación de muchos países, incluidos los de Costa Rica, cumplen al pie de la letra es brutal, criminal y xenofóbico” - primeras palabras de el Libro Blanco publicado en Nicaragua sobre el contexto de la Covid-19.

10: Modificación de diagnósticos y actas de defunción


En un mes solo 14 personas fueron diagnosticadas como casos positivos de coronavirus, con una tasa de mortalidad del 35%, y la mayoría de esos casos fueron determinados como "graves pero estables". Pero, poco tiempo después la estrategia que utilizaba el MINSA fue más que clara: obligar a los médicos a cambiar los diagnósticos de los pacientes y dejarlos como "casos de neumonía atípica".


En una investigación publicada por Confidencial se demostró que el MINSA, desde el inicio de la pandemia, ha ocultado las cifras reales de los contagios y la forma inadecuada de aplicar las pruebas de Covid-19 en el país.


Así también, la institución no solo ordenó cambiar los diagnósticos, sino que también ordenó modificar las epicrisis de las personas fallecidas por Covid-19, tanto en los hospitales públicos como en los privados. La estrategia no solo tiene como objetivo manipular, adulterar o esconder las cifras reales, sino también minimizar los estragos que ha causado el virus en todo el país.

"Es orden directa no poner Covid-19 en ningún diagnóstico. Aunque tenga las pruebas positivas, se le pone neumonía atípica" - Dra. María Escoto / Anestesista.


“Cuando que mi papá falleció, me dieron la epicrisis y el doctor me dijo que la causa de muerte era Covid-19, pero que ellos tenían prohibido poner eso en el acta, que yo tomara mis medidas en la casa" - Hija del reconocido periodista Gustavo Bermúdez.

Éstas han sido las estrategias y medidas ejecutadas por el régimen de Ortega, mismas que se han documentado a lo largo de estos 100 días en Nicaragua y que demuestran su absoluta incapacidad y negligencia al hacerle frente a la pandemia. Éstas medidas deben adjudicar a su Gobierno una gran responsabilidad por los resultados.

¡Ayúdanos a seguir en línea!
Coyuntura

"La sociedad tiene derecho a la memoria; el periodismo: el deber de recordar"

D_edited_edited.png

¿QUIÉNES SOMOS? • CONTACTO • APÓYANOS PUBLICIDAD • SUSCRIPCIÓN •  POLÍTICA DE PRIVACIDAD • AVISO LEGAL

 

direccion@coyuntura.co | www.coyuntura.co

© 2020 Coyuntura - Todos los derechos reservados - Diseño y Desarrollo Web por Alcahuete Studio.