top of page

César Bernardo Arévalo: el hijo que busca reconquistar la revolución de su padre con una "primavera"

Es un profesional preparado en muchos sentidos. Representa a una nueva generación -no tan joven- de funcionarios y políticos que ya no creen en el sistema guatemalteco y no quieren formar parte de ello. El favorito, que salió de "la nada". Bernardo Arévalo, el candidato a la Presidencia de Guatemala por Movimiento Semilla en la contienda de 2023. Emergió con el apoyo de académicos y estudiantes universitarios, con una campaña electoral de último momento en la primera vuelta, para ahora ser el "ungido" por las luchas desde la sociedad. Es experto en solucionar conflictos. Miles de seguidores le dicen "tío Bernie" ya que ven en él la "esperanza" que el país necesita.

Por Jairo Videa | @JairoVidea

Ciudad de Guatemala, Guatemala
Fotografía de Coyuntura por Juan Daniel Treminio
Fotografía de Coyuntura por Juan Daniel Treminio

César Bernardo Arévalo de León surge hasta el día de hoy como un personaje insigne en la historia de Guatemala, con un perfil que fusiona la herencia política de su padre, el expresidente Juan José Arévalo Bermejo (1945-1951) -considerado el primer mandatario libre y popularmente electo en el país centroamericano-, con su propio compromiso con la consolidación de la democracia y la justicia, en una nación marcada por décadas de conflictos, y varios años de corrupción y opresión. Su periplo vital abarca varios continentes y circunstancias, tejiendo un mosaico de experiencias que convergen en una misión de transformación, la cual le ha llevado hasta el domingo 20 de agosto de 2023, cuando se enfrentará, como candidato a la Presidencia por Movimiento Semilla, a la presidenciable de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), Sandra Torres, en la decisiva segunda vuelta por el Poder Ejecutivo.


Nacido en Montevideo, Uruguay, el 07 de octubre de 1958, Arévalo de León lleva en sus raíces el legado democrático de su padre, quien desempeñó un papel crucial en la Revolución del 44, un hito en la historia guatemalteca. La Revolución, que destituyó al régimen de Jorge Ubico y marcó el advenimiento de la democracia, es una epopeya que modelaría la trayectoria política de César Bernardo hasta la actualidad.


El político socialdemócrata es miembro fundador y secretario general de Movimiento Semilla, un partido progresista surgido de las protestas de 2015 contra la corrupción. Arévalo de León es doctor en Sociología y Antropología Social por la Universidad de Utrecht. Su vida y formación en resolución de conflictos lo llevaron desde el exilio en Uruguay durante la dictadura, hasta convertirse en embajador y experto en construcción de paz.


Arévalo plantea una propuesta política centrada en atender áreas fundamentales como salud, educación e infraestructura, pero con un énfasis en frenar la corrupción, considerándolo esencial para un buen funcionamiento institucional. Ha propuesto medidas como la creación de un "Gabinete Específico Anticorrupción" y la "muerte civil" para condenados por corrupción, entre otras reformas. Con su visión y trayectoria, desafía el status quo político en Guatemala, encarnando la demanda por un cambio significativo en medio de la preocupación por la corrupción y el autoritarismo, que solo se extrema.


"No es más de lo mismo", dicen los simpatizantes de Arévalo de León en uno de sus mitines. En este perfil, examinamos al "favorito" para la elección definitiva por la Presidencia de Guatemala, quien es experto en la consolidación de sistemas democráticos en países militarizados. A la sorpresa de los comicios de este año.


Crecer en el exilio


Su infancia fue una travesía por múltiples países debido a las circunstancias políticas y personales. Desde Uruguay hasta Venezuela, pasando por Chile, Arévalo de León y su familia vivieron en constante movimiento, adaptándose a nuevos entornos y culturas. El exilio de su padre y las implicaciones políticas de su familia formaron el telón de fondo de sus años de formación.


La Revolución del 44 fue impulsada por una coalición diversa de grupos, como estudiantes, trabajadores y sectores descontentos de la sociedad guatemalteca. El impacto de este movimiento social cambió la historia política de Guatemala y llevó al ascenso de Juan José Arévalo como presidente. Arévalo Bermejo también fue embajador itinerante y desempeñó un papel fundamental en la transformación del país centroamericano.


Bernardo Arévalo de León, hijo de Juan José Arévalo y Margarita de León, nació durante el exilio de su familia en Uruguay. Aunque vivieron en dicho país suramericano por un corto período, Bernardo no posee la nacionalidad uruguaya y fue registrado en el consulado de Guatemala. La familia Arévalo vivió en varios países debido a la situación política, incluyendo México, llevando consigo una biblioteca de libros, una pasión compartida por Juan José Arévalo y su hijo. Y aunque el expresidente Arévalo Bermejo intentó regresar a Guatemala en 1963 para participar en la política, el golpe de Estado al presidente Ydígoras Fuentes lo llevó al norte de América.


A lo largo de su niñez, César Bernardo compartió momentos especiales con su padre, jugando fútbol, explorando montañas y acompañándolo en sus actividades diarias. La relación con los libros era fundamental en la vida de ambos, ya que Juan José Arévalo era un amante de la lectura y un "bibliófilo viajero". La familia se trasladó con frecuencia, llevando consigo sus libros, que mantenían unidos a lo largo de los cambios y migraciones.


Bernardo recuerda cómo su padre respetaba y fomentaba su amor por la lectura, incluso teniendo en cuenta su pequeña biblioteca infantil. Su relación con los libros y su vínculo con su padre influyeron en su desarrollo y en su perspectiva sobre la vida y la historia de Guatemala.


El proceso de paz y el ingreso de Arévalo de León a la institucionalidad guatemalteca


En un período marcado por conflictos y cambios políticos, Bernardo Arévalo de León desarrolló una carrera diplomática y de construcción de paz en Guatemala. Durante el régimen dictatorial de Efraín Ríos Montt en 1982, Arévalo de León estudió sociología en la Universidad Hebrea de Jerusalén. Tras su regreso a Guatemala en 1983, asumió un papel diplomático en el Ministerio de Relaciones Exteriores, ascendiendo gradualmente en rangos hasta convertirse en embajador del país centroamericano en España, en el año 1995.


La firma de los Acuerdos de Paz en 1996 marcó un punto de inflexión en la carrera de Bernardo Arévalo, quien se dedicó a construir consensos y diálogos posconflicto en Guatemala, en colaboración con el Programa de la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). A través de su participación en proyectos de investigación y asesoramiento, facilitó conversaciones entre grupos en conflicto, incluyendo la sociedad civil y el Ejército, trabajando por la reconciliación y la reconstrucción social.


Arévalo de León continuó su compromiso con la construcción de la paz como director del Proyecto para la Reforma del Sector Seguridad en Guatemala con la entidad Interpeace. En 1999, el ahora candidato a la Presidencia se convirtió en director regional de Interpeace en América Latina, profundizando su experiencia en diálogos y consensos en sociedades divididas. Durante este período, conoció a su actual esposa, la doctora Lucrecia Peinado, una médica y cirujana especializada en la gerencia del sector salud.


Un político llamado por la lucha anticorrupción en Guatemala


En el año 2007, en medio de un momento crucial para Guatemala debido a la llegada de la Comisión Internacional contra la Impunidad (CICIG), Bernardo Arévalo de León, quien había vivido en diversos países debido a su carrera diplomática y experiencia en construcción de paz, se encontraba en Ginebra, Suiza, junto a su familia. A pesar de vivir en el extranjero, seguía junto a los suyos atentamente los eventos en Guatemala, y la creación misma de la CICIG.


César Bernardo y su esposa Lucrecia regresaron a Guatemala en 2015, motivados por el despertar de la lucha contra la corrupción en el país. Decidieron unirse a "Semilla", un proyecto político que se había gestado como un grupo de análisis en 2014 y que con el tiempo se consolidó como un partido político. Bernardo, con su amplia experiencia en diplomacia y construcción de paz, se convirtió en parte de Movimiento Semilla y posteriormente en diputado en el Congreso de la República.


En las elecciones generales de 2019, Semilla se convirtió en el partido más votado en el distrito metropolitano de Guatemala y logró siete escaños en el Congreso, incluyendo el de Bernardo Arévalo. Desde entonces, el político guatemalteco ha sido una figura líder en el Congreso Nacional, enfrentándose a bancadas más grandes y trabajando en comisiones importantes como Relaciones Exteriores, Derechos Humanos, Asuntos de Seguridad Nacional y Educación.


Durante su tiempo como diputado, Bernardo se ha mostrado crítico con el oficialismo y otras bancadas, denunciando injusticias y anomalías en el Legislativo. Ha impulsado diversas iniciativas de ley, incluyendo la regulación de los precios de medicamentos. Su experiencia y enfoque en la construcción de paz y seguridad lo han convertido en una voz respetada en el ámbito político guatemalteco.


La "primavera" que siembra Arévalo y Semilla


El partido político Movimiento Semilla ha desatado una ferviente e intensa campaña electoral en Guatemala, marcando su camino hacia la segunda vuelta presidencial, con alegría y altas expectativas, aunque también abusando de ciertas metáforas para asegurar que desde el 21 de agosto todo será "diferente" en el país. El candidato a la Presidencia, Bernardo Arévalo de León, junto con su compañera de fórmula, Karin Herrera, han recorrido las últimas semanas incansablemente el país, conectando con ciudadanos de diversas edades y estratos sociales, en una muestra de cercanía y compromiso que no ha pasado desapercibida.


La travesía de Movimiento Semilla ha estado impregnada de la energía política y ciudadana, lo que ha generado una respuesta masiva de simpatizantes que se congregan en estos eventos electorales. La campaña, que podría compararse con la germinación natural del maíz, ha atraído a una audiencia diversa y apasionada, compuesta por adultos mayores, jóvenes, comerciantes y líderes comunitarios de diferentes localidades.


Uno de los aspectos más destacados de la campaña de Movimiento Semilla es su enfoque en la seguridad ciudadana. Arévalo ha subrayado la necesidad de reformar la Policía Nacional Civil (PNC) y el Ejército de Guatemala para combatir la delincuencia y el narcotráfico de manera eficaz. El candidato propone desplegar fuerzas en áreas conflictivas y ampliar la presencia policial en zonas con altos índices de delitos. Este enfoque busca restaurar la confianza en las instituciones de seguridad y garantizar la protección de las y los ciudadanos.


La lucha contra la corrupción también ocupa un lugar central en la plataforma de Movimiento Semilla. Arévalo ha denunciado una "campaña negra" llena de "mentiras" por parte de sus adversarios políticos y ha prometido implementar medidas de transparencia y ética en el gobierno, si llega al poder. La corrupción ha sido un problema arraigado en Guatemala, minando la confianza en las instituciones públicas y obstaculizando el desarrollo del país. El enfoque de Semilla en la erradicación de la corrupción refleja el anhelo de un cambio real en la administración gubernamental.


Además de la seguridad y la lucha contra la corrupción, Movimiento Semilla ha abordado otros aspectos cruciales de la sociedad guatemalteca en su propuesta. La economía, la salud y la educación son áreas en las que Arévalo y Herrera planean implementar políticas "transformadoras". La creación de empleo, la reducción del costo de la electricidad y el acceso a medicamentos y atención médica son algunos de los compromisos clave en su Plan de Gobierno. Asimismo, se busca fortalecer la educación y la formación profesional, con un enfoque en la innovación y la tecnología.


La campaña de Movimiento Semilla ha inspirado esperanza y expectativas en las y los ciudadanos guatemaltecos que buscan un cambio real y duradero en su país. Sin embargo, el partido también enfrenta el desafío de traducir sus propuestas en acciones concretas una vez lleguen al poder, de lograr hacerlo. La segunda vuelta electoral de mañana, 20 de agosto de 2023, será un momento decisivo para determinar si la visión de Movimiento Semilla se convertirá en una realidad en Guatemala.


Suscríbase aquí a El Boletín de COYUNTURA y reciba las noticias de la actualidad de Nicaragua, Centroamérica y el mundo.

0 comentarios
⌨️ ¡La meta es llegar a las y los primeros 100 suscriptores!
⌨️  Se parte del grupo de socias y socios que respaldan nuestra misión como medio independiente
📻 La radio en línea y plataforma de podcasts para Centroamérica y su gente
Publicidad:
Publicidad:
Publicidad:
Publicidad:
¡La democracia se defiende con periodismo!
Ya disponible el primer episodio
Publicidad:
EN DIRECTOAula Magna
00:00 / 01:04
Aula Magna.gif

AHORA: Programación regular

En cabina: De las 06:00 a las 11:30 a.m.

La radio para Centroamérica, de COYUNTURA

bottom of page