top of page

Los contrastes de la nueva Centroamérica: Costa Rica, con récord de homicidios; El Salvador, se consolida como el país más seguro

Mientras Costa Rica lucha con un aumento sin precedentes en la violencia vinculada al narcotráfico, El Salvador experimenta una disminución significativa de los homicidios gracias a las medidas enérgicas de la administración de Nayib Bukele contra las maras y pandillas. Por otro lado, Honduras busca estabilizar sus cifras, y Nicaragua enfrenta un aumento preocupante. La complejidad de estos desafíos destaca la necesidad de estrategias específicas y coordinadas a nivel regional para abordar las distintas realidades de cada país en temas de violencia y seguridad.


Por Jairo Videa | @JairoVidea

San José, Costa Rica
En una imagen de archivo, la Policía de Costa Rica acude a una escena del crimen en Alajuelita | Fotografía de La Nación
En una imagen de archivo, la Policía de Costa Rica acude a una escena del crimen en Alajuelita | Fotografía de La Nación

Costa Rica cerró el año 2023 con una cifra alarmante: 907 homicidios, marcando un aumento del 38 % en comparación con el año anterior y consolidándose como el periodo más mortífero en la historia del país centroamericano. Este incremento desafiante, en una nación que durante décadas se enorgulleció de ser una de las más seguras de Latinoamérica, revela una realidad cruda y compleja, impulsada principalmente por la violencia asociada al narcotráfico. La tasa nacional de homicidios escaló de 12.5 por cada 100,000 habitantes en 2022 a 17.2 en 2023, según datos preliminares del Organismo de Investigación Judicial (OIJ). El director del OIJ, Randall Zúñiga, señaló en una conferencia de prensa que la modalidad de ajuste de cuentas, relacionada a disputas entre grupos narcotraficantes, alcanzó un preocupante 70 %, superando los límites previamente conocidos.


Zúñiga advierte sobre la necesidad imperante de "aplanar la curva" para evitar un aumento continuo en los homicidios, aunque se abstiene de realizar pronósticos para el año 2024.


Los indicadores revelan disparidades geográficas significativas en la incidencia del crimen. Mientras que Limón, la provincia costera del Caribe, experimenta una tasa de 45 homicidios por cada 100,000 habitantes, el mayor aumento del 86 % se registra en la provincia central del país, San José. Este panorama presenta un desafío adicional para las autoridades, quienes enfrentan la necesidad de abordar el aumento de la violencia de manera regionalizada.


El informe detalla que los homicidios no se limitaron a miembros de organizaciones criminales, ya que 52 de las víctimas en 2023 eran ajenas al motivo del ataque, casi triplicando la cifra registrada en 2022. Este dato pone de manifiesto el impacto colateral y la complejidad de la situación, afectando a ciudadanos que, de otra manera, no estarían involucrados en disputas criminales.


El aumento de la influencia de bandas criminales de México y el aumento de la producción de cocaína en Colombia, tras los acuerdos de paz de 2016, emergen como factores clave que han disparado los niveles de violencia en Costa Rica, según analistas consultados por el equipo de COYUNTURA. A pesar de los esfuerzos del Gobierno del mandatario Rodrigo Chaves, que reconoció la gravedad del problema desde agosto de 2022, la respuesta efectiva parece esquiva.


Costa Rica, estratégicamente ubicada como puente de tránsito de drogas hacia los Estados Unidos de América (EE.UU.) y Europa, enfrenta un desafío multilateral que requiere no solo medidas internas sino también una cooperación regional robusta para combatir el crimen organizado transnacional.


Contrastes en la Centroamérica de ahora


Mientras Costa Rica enfrentó su año más mortífero, El Salvador experimentó un cambio notable en la dirección opuesta. Con una reducción del 68.8 % en los homicidios, cerrando el año 2023 con 154 asesinatos, el país centroamericano proclama este periodo como "el año más seguro en la historia". Sin embargo, este éxito no está exento de controversias y críticas.


El ministro de Justicia y Seguridad, Gustavo Villatoro, atribuye la disminución a la continuidad del estado de emergencia, enfocado en combatir a las pandillas. A pesar de la eficacia aparente, las cifras han sido objeto de escepticismo y especulaciones graves, y organizaciones de derechos humanos señalan un "subregistro elevado" y cuestionan la veracidad de los datos gubernamentales, y las medidas implementadas en más de un año de Régimen de Excepción.


Honduras, por otro lado, registró al menos 3,030 homicidios en el año 2023, marcando una reducción de 631 casos en comparación con 2022. Aunque el país ha experimentado una tendencia a la baja en los últimos dos años, con una disminución del 23 %, la situación sigue siendo preocupante. Con una tasa promedio de 31.09 por cada 100,000 habitantes, Honduras se enfrenta a desafíos persistentes en la lucha contra la violencia.


Un panorama regional complejo


América Latina y el Caribe continúan siendo un epicentro global de violencia, según el Estudio Global sobre Homicidios de la Oficina de la Organización de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD). Nicaragua, a pesar de no contar con datos para el año 2020 en el informe, destaca por el alarmante aumento del 46 % en la tasa de homicidios entre 2019 y 2021.


La región muestra una diversidad impactante en las tasas de homicidios, desde el éxito en la reducción de la violencia en países como El Salvador hasta la persistencia de desafíos significativos en naciones como Guatemala. Brasil y Honduras, a pesar de las mejoras recientes, continúan siendo focos preocupantes de criminalidad.


El aumento de la violencia en Costa Rica, la disminución en El Salvador y la persistencia de desafíos en Honduras y Nicaragua subrayan la complejidad de abordar la violencia criminal en América Central. La influencia del narcotráfico, la penetración de bandas criminales extranjeras y los enfoques gubernamentales varían ampliamente, desafiando la búsqueda de soluciones universales.


La necesidad de una cooperación regional integral y la implementación de estrategias innovadoras se tornan imperativas. Mientras Costa Rica busca aplanar la curva de aumento, El Salvador se aferra a un periodo extraordinario que no parece tener fin cercano, y Honduras enfrenta la persistente lucha contra el crimen, Centroamérica enfrenta un desafío colectivo para construir sociedades más seguras y resilientes en el futuro y ahora.


Suscríbase aquí a El Boletín de COYUNTURA y reciba las noticias de la actualidad de Nicaragua, Centroamérica y el mundo.

0 comentarios
⌨️ ¡La meta es llegar a las y los primeros 100 suscriptores!
⌨️  Se parte del grupo de socias y socios que respaldan nuestra misión como medio independiente
📻 La radio en línea y plataforma de podcasts para Centroamérica y su gente
Publicidad:
Publicidad:
Publicidad:
Publicidad:
¡La democracia se defiende con periodismo!
Ya disponible el primer episodio
Publicidad:
EN DIRECTOAula Magna
00:00 / 01:04
Aula Magna.gif

AHORA: Programación regular

En cabina: De las 06:00 a las 11:30 a.m.

La radio para Centroamérica, de COYUNTURA

bottom of page