top of page

Las decrépitas tomas de posesión de Daniel Ortega

Esta es la alfombra roja del 10 de enero en Nicaragua. El camino a la quinta toma de posesión de Ortega y la segunda de Murillo, en un nuevo modelo copresidencial, con una antesala de intransigente represión y el desconocimiento de más de 50 naciones del mundo.


Por Redacción Central | @CoyunturaNic

Política

Managua, Nicaragua
Daniel Ortega y Rosario Murillo, autodefinidos como copresidentes de Nicaragua | Fotografía de La Prensa por Oscar Navarrete
Daniel Ortega y Rosario Murillo, autodefinidos como copresidentes de Nicaragua | Fotografía de La Prensa por Oscar Navarrete

Según dicta el protocolo de investidura, el encargado de dirigir el destino del país es juramentado por el presidente de la Asamblea Nacional, comprometiéndolo "ante Dios y ante la Patria a respetar la Constitución y las leyes". A lo que el nuevo Presidente debe responder con un rotundo: "¡Sí. Lo juro!".


Con este juramento ocurren dos cosas: la aceptación del cargo para el que ha sido electo y la asunción de las obligaciones que el cargo supone, porque si no las cumple "la patria y el pueblo se lo demandarán".


Este 10 de enero, Daniel Ortega y Rosario Murillo tomarán posesión de sus cargos de forma "ilegítima" por segunda ocasión, como cónyuges en el poder. Dicha actividad podría dar una sensación de deja vu, sin embargo, el contexto que la antecede marca un parteaguas completamente diferente.


Daniel Ortega es oficialmente el dictador nicaragüense con más años en el poder, superando incluso a Anastasio Somoza García (16 años) y a José Santos Zelaya (16 años). Este año iniciará su cuarto mandato consecutivo, de los cinco períodos que acumula hasta ahora ocupando el cargo. De completar este nuevo mandato alcanzaría la marca de los 25 años.


Aunque hasta ahora no ha sido anunciada la presencia de ningún jefe de Estado extranjero, es probable que asistan representantes de los países integrantes de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), únicos aliados del continente con los que cuenta el dictador. Además, algunos miembros de los cuerpos diplomáticos de Abjasia, Rusia, y de su más reciente aliado, la China Comunista.


La copresidente Murillo, sin dar mayores detalles, solo ha dicho que esta vez asistirán 300 invitados. Mientras tanto, es necesario recapitular los actos de juramentación que ha echo Daniel Ortega al obtener la silla presidencial, varias de esas veces de forma ilegítima.


1985: una gala revolucionaria


Fue el 04 de noviembre de 1984 cuando Daniel Ortega salió electo por primera vez como Presidente, consiguiendo entonces el 66.9 % de los votos, en unas elecciones en donde el mandatario no tuvo contrincantes.


Los observadores internacionales estimaron que ganó en buena lid, pero "el nuevo Gobierno" fue una continuación del que se formó en julio de 1979. Con un programa idéntico y un Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) "como nervio y motor de la vida revolucionaria".


Cuando se cumplía el séptimo aniversario del asesinato del periodista Pedro Joaquín Chamorro, el 10 de enero de 1985, Ortega llegó a la toma de posesión vestido de militar y en su discurso declaró a Sandino como "Presidente eterno de Nicaragua".


A la ceremonia asistieron 69 delegaciones extranjeras, y entre los asistentes más llamativos estuvieron: Fidel Castro; el presidente yugoslavo, Veselin Djuranovic; el presidente de Surinam, Lachmipersad Ramdat Misier; el vicepresidente argentino, Víctor Martínez; y los cuatro cancilleres del Grupo de Contadora (Colombia, México, Venezuela y Panamá), que buscaban mediar en los conflictos armados de la región centroamericana.


Aunque la oposición política de Nicaragua no estaba muy convencida de que Daniel Ortega respetaría el orden institucional, le concedieron el beneficio de la duda y lo obligaron a cumplirlo cinco años después, en el adelanto de elecciones de 1990.


2007: "cuando el Sol volvió"


Una salva de honor de 21 cañonazos le dio la bienvenida a Ortega, que se convertía en el Presidente electo número 39 de Nicaragua con Jaime Morales Carazo, exmiembro de la contrarrevolución, como compañero de fórmula.


El acto de toma de posesión comenzó con más de una hora de retraso. La razón fue que Hugo Chávez, principal invitado a la ceremonia, llegó tarde. Este hecho causó malestar entre los otros invitados especiales.


Uno de ellos era el Embajador estadounidense, Paul Trivelli, quien calificó el acto en un cable diplomático como "circo", y en donde, aseguró, "el único tratado con honores de Estado fue el Presidente venezolano". Además, señaló que al Presidente Uribe de Colombia y al Presidente Calderón de México "no les hizo gracia el atraso".


Daniel Ortega retorna al poder en 2007, y a su acto de posesión acude Hugo Chávez | Fotografía de AP
Daniel Ortega retorna al poder en 2007, y a su acto de posesión acude Hugo Chávez | Fotografía de AP

La presencia del expresidente nicaragüense, Arnoldo Alemán, acusado y condenado por corrupción, también fue mal vista por Trivelli, quien siempre lo llamó "convicto" en sus comunicaciones oficiales.


Por otra parte, el Presidente saliente, Enrique Bolaños, fue ignorado en el programa y por el nuevo mandatario y su esposa.


Rosario Murillo, quien entonces solo era la primera dama, Consejera Política y también Coordinadora del Consejo del Poder Ciudadano (CPC), cambió a última hora la sede de la toma de posesión, sin consultar a nadie más al respecto. De la Plaza de los No Alineados a la Plaza La Fe. Una modificación que ocasionó caos y desconcierto entre organizadores e invitados. En general, un evento considerado por los cuerpos diplomáticos como "insultante".


El juramento de rigor y la promesa de respetar la Constitución de la República antes de recibir la Banda Presidencial solo fue un punto más en la agenda. Pasó desapercibido.


Los presentes en el acto de investidura se escandalizaron cuando el entonces presidente de la Asamblea Nacional, René Núñez, le colocó la Banda Presidencial a Ortega en el hombro izquierdo, algo que junto a su camisa blanca de mangas largas (remangadas) rompía por el protocolo del acto.


Pudo ser un accidente provocado por los nervios del momento, o algo planificado, pero hubo quienes lo vieron como un presagio.


2012: Presidente eterno


En medio de graves acusaciones de fraudes y su abierta complicidad con el Consejo Supremo Electoral (CSE), dirigido entonces por Roberto Rivas, Ortega se reelige para un segundo período continuo y el tercero en el edil. El domingo 07 de noviembre de 2011, Rivas declaró ganador a Ortega con el 62.46 % de los votos, pasando por encima de las prohibiciones constitucionales.


Daniel Ortega en su toma de posesión en 2012 | Fotografía de EFE
Daniel Ortega en su toma de posesión en 2012 | Fotografía de EFE

Durante la toma de posesión, en la que llevó como fórmula a un militar, el General Omar Halleslevens, Ortega hizo referencia en su discurso a la muerte del dictador libio, Muamar el Gadafi, responsabilizando a la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte) de su "asesinato", ocurrido tres meses antes del acto. Gadafi fue aliado y benefactor personal de Daniel Ortega y su familia durante mucho tiempo.


Mientras tanto, dos de las personalidades más destacadas que apoyaron esta tercera investidura del dictador Ortega fueron el Príncipe de Asturias, Felipe de Borbó —de quién Daniel Ortega dijo sentirse honrado por contar con su presencia, destacando a su vez la colaboración de España en Nicaragua—, y el Presidente de Irán, Mahmud Ahmadineyad, cuya visita fue criticada.


Previamente habían confirmado su asistencia Hugo Chávez de Venezuela, el Canciller de China-Taiwán, el presidente de Honduras, Porfirio Lobo, el Presidente de El Salvador, Mauricio Funes, entre otros.


También estuvo presente el gran capital nicaragüense representado por Ramiro Ortiz de Grupo Promerica, Roberto Zamora de Lafise-Bancentro y José Adán Aguerri, presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (COSEP). Hoy, todos considerados traidores a la Patria por el dictador.


Fue justo en esta etapa en la que el régimen Ortega-Murillo comienza a dar pasos más grandes y claros hacia la perpetuidad en el poder. En enero de 2014, con mayoría en la Asamblea Nacional, el FSLN reformó la Constitución Política nicaragüense, para con ello permitirle a Ortega ser reelegido de manera continua e indefinida.


2017: "Una pareja delirante"


En este ascenso al poder Ortega luce más solo que en otras ocasiones. Solo asisten cinco invitados "gruesos": Nicolás Maduro (sancionado por EE.UU. en julio de ese mismo año); la presidente de China-Taiwán, Tsai Ing-wen; el expresidente de El Salvador, Mauricio Funes (investigado en su país por corrupción y nacionalizado en 2019 como nicaragüense); el Presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández (acusado de corrupción y cuyo hermano fue encontrado culpable del delito de narcotráfico); Evo Morales, Presidente de Bolivia; y Salvador Sánchez Cerén, Presidente de El Salvador.


Tras un acto de al menos tres horas, Daniel Ortega fue juramentado por tercer periodo consecutivo en 2017 | Fotografía de La Prensa por Oscar Navarrete
Tras un acto de al menos tres horas, Daniel Ortega fue juramentado por tercer periodo consecutivo en 2017 | Fotografía de La Prensa por Oscar Navarrete

En el discurso de aceptación, que duró más de una hora, Ortega atacó a EE.UU, en presencia de la Embajadora estadounidense, Laura Dogu. Ortega incluso expresó sus esperanzas de que EE.UU. pague a Nicaragua los USD $16 mil millones de dólares que la Corte Internacional de Justicia (CIJ) le ordenó pagar en los años ochenta.


Era entonces la primera vez que Rosario Murillo obtenía la silla de la Vicepresidencia.


Aunque la conferencia episcopal fue invitada al acto, ninguno de los obispos de la Iglesia Católica asistió. "Es una pareja delirante, con una desmedida ambición por el poder y la riqueza", expresó en su momento la periodista Sofía Montenegro.


Al lado izquierdo, Tsai Ing-wen, presidenta de China-Taiwan, con quien Ortega ha roto relaciones en las últimas semanas | Fotografía de La Prensa por Oscar Navarrete
Al lado izquierdo, Tsai Ing-wen, presidenta de China-Taiwan, con quien Ortega ya ha roto relaciones | Fotografía de La Prensa por Oscar Navarrete

2022


Tras unos comicios sin competencia y con más de 160 personas encarceladas por razones políticas, el binomio del poder acudirá a la enflorada tarima el próximo 10 de enero para oficializar su cuarto periodo consecutivo y el quinto en total. No se esperan grandes representaciones. 53 naciones ya han desconocido al régimen.


La decrepitud en las tomas de posesión de Daniel Ortega aumentó con los años, y ahora, tras descabezar a la oposición y haber cometido crímenes de lesa humanidad en los últimos años, ¿quién se querrá juntar con un "gobierno" putrefacto? Hasta llamarle "gobierno" ahora será toda una odisea.


Con información de Voces En Libertad
0 comentarios
⌨️ ¡La meta es llegar a las y los primeros 100 suscriptores!
⌨️  Se parte del grupo de socias y socios que respaldan nuestra misión como medio independiente
📻 La radio en línea y plataforma de podcasts para Centroamérica y su gente
Publicidad:
Publicidad:
Publicidad:
Publicidad:
¡La democracia se defiende con periodismo!
Ya disponible el primer episodio
Publicidad:
EN DIRECTOAula Magna
00:00 / 01:04
Aula Magna.gif

AHORA: Programación regular

En cabina: De las 07:00 a las 11:30 a.m.

La radio para Centroamérica, de COYUNTURA

bottom of page