top of page

Ortega confirma un intento de EE.UU. por dialogar con su régimen, el cual rechazó por "clandestino"

Desde mediados de julio de este año, la relación entre el Gobierno del presidente Joe Biden y el régimen de Daniel Ortega se ha convertido en un vínculo irritante y crudo. Iniciando agosto, la dictadura nicaragüense arrecia aún más las tensiones, al confirmar ahora un intento de diálogo infructuoso en Managua, como el ocurrido en Washington -protagonizado por Laureano Ortega-, enfatizando una vez más que no habrá tal conversación con la administración de Estados Unidos, a pesar de la presión ejercida contra la autocracia.


Por Jairo Videa | @JairoVidea

Política

Managua, Nicaragua

El dictador nicaragüense Daniel Ortega participó este martes 02 de agosto en el acto de conmemoración del 43 aniversario de la Fuerza Aérea de Nicaragua, desarrollado en el Centro de Convenciones Olof Palme en la capital. Durante su acostumbrado y trillado discurso oficialista, el mandatario reveló -de forma realmente sorpresiva- que el Gobierno de los Estados Unidos de Norteamérica intentó entablar una vía de comunicación con su régimen. Sin embargo, asegura que rechazó dicho acercamiento debido a que este no se dio a través "de los canales oficiales".


Tras el grito inicial del acto y la formación militar, Ortega condecoró a varios soldados nicaragüenses, y luego de la intervención del Jefe de la Fuerza Aérea, Coronel Efrén Alejandro Marín Cerrano, y del Comandante en Jefe del Ejército de Nicaragua, General de Ejército Julio César Avilés Castillo, el caudillo nicaragüense, quien también ostenta el puesto de Jefe Superior del Ejército, inició su alocución felicitando a la Fuerza Aérea nacional, recapitulando luego los años del Ejército y de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de América, para terminar hablando de fascismo y explicar, según su torcida lógica, como Estados Unidos intenta mantener "su hegemonía a toda costa, aún a riesgo de hundir su propia economía".


Daniel Ortega este martes 02 de agosto en Managua | Fotografía de El 19 Digital por Jairo Cajina

Entre los rutinarios ataques contra el gobierno norteamericano y sus alabanzas para Rusia y Venezuela, Ortega asombró dando detalles sobre el acercamiento del gobierno norteamericano a Managua, entre reproches y más agresiones verbales, típicas de su política exterior. "Por un lado nos mandan mensajes, que les interesa abrir comunicación. Eso ya hace unos meses. Pero como ya los conocemos, por eso yo les recordaba la historia de Sandino. Diálogo, paz, comunicación. ¿Para qué? Para asesinarlo. Hemos preferido guardar distancia ante esos mensajes que nos han enviado, y, efectivamente, mandaron un mensajero aquí, estuvo en Nicaragua, y no lo hicieron por la vía oficial", dijo el dictador centroamericano.


El tirano, que raras veces sale de su estancia en El Carmen, brindó más pormenores sobre el intento de diálogo generado por Washington, en medio de tensiones y acusaciones cada vez más complejas y fuertes. "Un funcionario del Departamento de Estado estuvo aquí. Que quería reunirse ya. Y le digo que tendría que venir por los canales oficiales; tendría que se ser una comunicación que tendría que venir a través de nuestro embajador allá en Washington, y lógicamente a través de la embajada de los Estados Unidos aquí como para poder recibir a un emisario, y no en la forma en que vino. Vino clandestino", explicó Ortega, sin dar nombres o las fechas exactas de los hechos.


Esta sería la segunda interacción o intento de diálogo entre el régimen de Daniel Ortega y la administración del presidente Joe Biden durante este año. La primera fue registrada por The New York Times. Según el diario, el acercamiento fue encabezado por el hijo de la pareja dictatorial, Laureano Facundo Ortega Murillo, y se generó debido a que "las sanciones impuestas por el gobierno de Biden a fin de frustrar las medidas autocráticas de Daniel Ortega han resentido al presidente y su círculo íntimo".


Durante su discurso, entre otros tópicos y argumentos, Ortega aseguró que EE.UU. tiene una actitud prepotente debido a que "siente que todavía puede mantener y defender su hegemonía". Además, agregó que el gigante del continente americano lo que está haciendo es "hundiéndose y provocando un gran daño al pueblo norteamericano".


En defensa de Rusia y en romance con China


Ortega también aseguró que Rusia ha donado trigo a Nicaragua, y que gracias a las gestiones de su mandato, el pueblo y gobierno mexicano y ruso lograron mejorar la flota vehicular del transporte público en Managua, capital del país centroamericano. Bajo esa lógica, el mandatario nicaragüense defendió al gobierno ruso, justificando una vez más su invasión a Ucrania.


"Y con todas las sanciones que les han impuesto a la Federación Rusa, que está librando una batalla justa contra el fascismo, contra el nazismo, que está enquistado ahí, en el poder de los golpistas en Ucrania. Están destruyendo la economía europea. Están liquidando a la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte) también, con cada acción agresiva y las múltiples decisiones que han tomado para tratar de destruir a la Federación Rusa. Y también tienen como objetivo de destruir a la República Popular China, porque los ven como los dos grandes poderes que los están rebasando, en cuanto a desarrollo, en cuanto a ciencia, en cuanto a tecnología. Y se han ido contra la Federación Rusa, y ahí está Rusia dando la batalla contra el fascismo", dijo Daniel Ortega.


El nuevo orden mundial "sepulta al imperialismo y a los colonialistas", según el líder sandinista, mientras se "abre el campo para una democracia de naciones" y un "multipolarismo que se está manifestando de diversas formas".


El romance con China quedó evidenciado, tanto en la transmisión como en el discurso. El nuevo embajador del gigante asiático fue puesto en escena más veces que Rosario Murillo en esta ocasión, mientras Ortega decía una y otra vez "República Popular China".


"¿Qué daño le ha hecho la República Popular China a Estados Unidos, a los pueblos de América Latina, del Caribe, de Asia, de África?", se preguntó con enfado e indignación el dictador nicaragüense. "(Los Estados Unidos está) molestos e indignados, porque la República Popular China está colocando miles de millones en África, en Asia, en América Latina. Son inversiones para el desarrollo de nuestro pueblo. ¡¡¡Ah!!!. Para ellos está mal. ¿Por qué no hacen eso ellos?", siguió cuestionando el líder del Frente Sandinista de Liberación Nacional, partido que ha gobernado con mano dura a Nicaragua por cuatro períodos presidenciales consecutivos.


La visita de Pelosi a Taiwán


La visita oficial más importante de un funcionario de Estados Unidos a Taiwán en más de 20 años es un suceso de relevancia para el régimen nicaragüense, aparentemente. Horas después de que la administración de Ortega tildará de "provocación insólita" la visita de la Presidenta de la Cámara de Representantes norteamericana Nancy Pelosi a territorio taiwanés, el mandatario remarcó personalmente los argumentos oficiales, asegurando que la acción de la funcionaria norteamericana fue un acto enloquecido y una "provocación", que finalizó por titular como "invasión".


"En un acto realmente de enloquecimiento se lanzan contra la República Popular China. Simplemente porque es una potencia que está creciendo, sin hacerle daño a nadie. Y lanzan un desafío, una provocación, el día de hoy en la madrugada cuando vemos a una alta autoridad del Estado norteamericano del gobierno de los Estados Unidos, en una actitud prepotente, de invasión, en un acto de invasión, que eso está en la sangre del imperio yankee, la práctica de la invasión. Y dice 'allá voy'", expresó el mandatario sobre la visita de Pelosi a Taiwán.


Daniel Ortega y Rosario Murillo este martes 02 de agosto en Managua, junto a los altos mandos de la Policía Nacional y el Ejército de Nicaragua | Fotografía de El 19 Digital por Jairo Cajina
Daniel Ortega y Rosario Murillo este martes 02 de agosto en Managua, junto a los altos mandos de la Policía Nacional y el Ejército de Nicaragua | Fotografía de El 19 Digital por Jairo Cajina

Ortega siguió refutando: "Se sienten con el derecho de invadir un territorio que, bien lo saben ellos porque ellos fueron parte de los acuerdos y fueron parte de las resoluciones que se tomaron en Naciones Unidas cuando acordaron la existencia de una sola China. Pero ellos en el fondo no estaban de acuerdo. La prueba es esa, lo que vemos ahora. Lanzando un provocación. Eso es una provocación, porque es una potencia, como lo es Estados Unidos, invadiendo, entrando con su avión oficial, una de las más altas autoridades del Estado norteamericano, entrando porque ella así lo decidió, y porque se lo está avalando el mismo gobierno de los Estados Unidos, y es parte del gobierno, lógicamente".


"Lanzan el dron y sale el vaquero jactándose"


Ortega acusó al gobierno norteamericano de utilizar un dron para intentar asesinar al dictador venezolano Nicolás Maduro, y criticó el uso de un dron para asesinar al líder de Al Qaeda, Ayman al-Zawahiri.


"Seguro que la República Popular China no iba a hacer lo que ellos hacen. De lanzarles un dron para destruir el avió, porque ellos están acostumbrados a andar lanzando drones por todos lados, asesinando. Le lanzaron un dron a nuestro hermano Nicolás Maduro, allá en Venezuela durante aquel acto, en donde iban a volar a todos los ministros y funcionarios, mandos del Ejército que estaban presidiendo el acto. Esos fueron ellos. Y ahora lanzando drones de nuevo en Afganistán, y jactándose de que lanzaron un dron donde mataron a un dirigente que ellos califican de terrorista, después que salieron huyendo de Afganistán. Después que firmaron acuerdo ahí mismo".


"Como que necesitan sangre en las actuales condiciones", reprochó Ortega al gobierno de los Estados Unidos. "Lanzan el dron y sale el vaquero jactándose", dijo el dictador.


"Es una invasión. Un delito. Eso es un crimen", enfatizó Ortega, quien ordenó romper relaciones con Taiwán y confiscar su embajada, luego de varios años aprovechándose del comercio con la isla y los gigantescos proyectos donados a Nicaragua.


No habrá diálogo con Estados Unidos, ni Hugo Rodríguez será embajador en Managua


Tras la negativa del beneplácito a Hugo Rodríguez, propuesto por la administración de Biden para ser el nuevo embajador estadounidense en Nicaragua, por primera vez Ortega se refirió a los hechos, que causaron malestar y más fricción.


"Y luego dicen que van a nombrar un nuevo embajador, mandan la propuesta de quien va a ser el nuevo embajador. ¡Bueno! Hasta donde se puede leer en lo que es el historial de un candidato a ser embajador, pues, dijimos, vamos a darle el placer, y, va al Congreso entonces ya, con el placer. Sin el placer no lo llevan al Congreso. Y como les habíamos dado el placer, lo llevan al Congreso, al que está de candidato a ser embajador en Nicaragua. Bueno, y... se suelta a hablar el tipo. Como sí fuera William Walker. Y que va a ser el gobernador de Nicaragua. Y que va a venir aquí a acabar con el gobierno de Nicaragua. ¡Sí! Tranquilamente hablando ante el Congreso, entonces, inmediatamente les comunicamos que le retirábamos el placer, porque es elemental: ya sabemos que cualquier embajador yankee viene con propósito conspirativo. Siempre están conspirando. Pero, bueno... Como dice la canción 'afuera, afuera, que digan lo que quieran, pero aquí, en tierra nica, se respeta mi bandera'", dijo Ortega.



"Son cuestiones elementales que están en las normas de los Acuerdos de Viena. Que un embajador sabe que por mucho que le represente a un gobierno que quiere destruir al gobierno con el cual está el ahí, estableciendo esa comunicación porque es el embajador, tiene por lo menos el cuidado de no estar haciendo mensajes agresivos ni irrespetuosos dentro del país. Claro que conspiran. En las embajadas se conspiran, se reúnen, ahí andan, eso lo sabemos perfectamente bien. Pero, bueno... Se cumplió el principio. Pero este (Hugo Rodríguez) ni siquiera ha venido al país y ya empezó a despotricar. Pues que se quede afuera. Afuera, gritando lo que quiera. Pero aquí en tierra nica, se respeta mi bandera", dijo el mandatario. Palabras dignas de los primeros aplausos de la noche.


"Ahora, no sé hasta que punto, esa información no la puedo confirmar, pero sí, en la voz de los Estados Unidos, están informando que habían entrevistado a un funcionario del Departamento de Estado y que este había dicho que ellos iban a mantener a este tipo como embajador. ¿Será qué lo van a querer meter como un avioncito, como se metieron ahí en Taiwán? ¿Hasta ahí llegará la locura y prepotencia de esta gente?", cuestionó el dictador de Managua.


"Importante e histórico acto", le llamó Murillo al evento, en donde Ortega despotricó con prepotencia contra Estados Unidos, quien recientemente sancionó a varios jueces y fiscales nicaragüenses, y excluyó a Nicaragua de su cuota azucarera asignada para 2023.


"Por eso somos prontos, elocuentes para pronunciarnos frente a las agresiones, a las intervenciones, a las invasiones como decía nuestro Comandante. Porque, además, las hemos padecido. Y cuando digo padecido es que las hemos enfrentado, combatido y vencido, porque de aquí, los imperialistas de la tierra han salido derrotados en todo momento", dijo Murillo, estrenando frente a las pantallas un nuevo tono de morado en su cabello.


Al igual que el 19 de julio de 2022 durante el acto de conmemoración de la Revolución Nicaragüense de 1979, en esta ocasión Ortega también descartó la posibilidad de un diálogo con Estados Unidos.


Suscríbase aquí a El Boletín de COYUNTURA y reciba las noticias de la actualidad de Nicaragua, Centroamérica y el mundo.

0 comentarios
⌨️ ¡La meta es llegar a las y los primeros 100 suscriptores!
⌨️  Se parte del grupo de socias y socios que respaldan nuestra misión como medio independiente
📻 La radio en línea y plataforma de podcasts para Centroamérica y su gente
Publicidad:
Publicidad:
Publicidad:
Publicidad:
¡La democracia se defiende con periodismo!
Ya disponible el primer episodio
Publicidad:
EN DIRECTOAula Magna
00:00 / 01:04
Aula Magna.gif

AHORA: Programación regular

En cabina: De las 06:00 a las 11:30 a.m.

La radio para Centroamérica, de COYUNTURA

bottom of page